Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

¡Érase en aquel balcón!


Como vibraba en tu pecho

nuestra divina canción

Cuando mi mano tomabas,

¡Érase en aquel balcón!


Cuando tus sueños ilusos

entregabas al amor,

y  de aquella tu ventana

contemplabas el albor.


Era de seda tus trenzas,

tus pupilas de carbón.

Y era nuestro amor eterno,

¡Érase en aquel balcón!


Y cuando más tú me amaste

un largo viaje emprendí,

Jurando que volvería,

¡que volvería por ti!


Más iracundo el destino,

burlose de tu candor,

de nostalgia tú moriste

sin consumar nuestro amor.


Ignoras cuanto añoro,

niña de mi corazón,

aquel idilio que erase,

¡Érase en aquel balcón!


Rigoberto Montoya
Derechos Reservados de autor Año: 2011
Prohibido su uso sin autorización.

Visitas: 15

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Gracias, estimada. Saludos cordiales. Un abrazo.

Responder a debate

RSS

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio