Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

 

 

 

 

 

Nací hace un bojote de años en Caracas, Venezuela, pase mi juventud tratando de mirar en la oscuridad de una bola de cristal, que haría de mi futuro.

Pensé en la ingeniería, pero de verdad las matemáticas nunca fueron mi fuerte.

Medicina: hhumm¡ no podía, el lenguaje técnico hacia que se me trabara la lengua.

Así fui poco a poco recorriendo las posibilidades del arcoíris de las profesiones, pero siempre surgía un pero.

Decidido al fin (aunque con temor), opte por la literatura, aprovechando que un día caí en sus garras al leer unos panfletos y no pude despegar los ojos de sus letras.

Eso sí, estaba claro que un escritor en mi país era una especie de paria, es decir lo equivalente a un vago.

Empecé a leer revistas de farándula y periódicos, creyendo que era suficiente para un novato, craso error¡¡.

Algunos me preguntaban que hacía, y simplemente decía con orgullo: “soy escritor”, (a pesar que nunca había escrito ni mi nombre sobre un papel), más no había terminado de decir mi sentencia, cuando abrían la boca y con los ojos desorbitados, casi diciendo: “Dios este hombre está loco, se le quemó el cerebro¡¡¡”.

Al darme cuenta, bajaba la mirada y  casi con pena, recordaba que la sociedad veía al escritor como otro vago más, o sea un desempleado del montón.

Aún peor era cuando alguno me preguntaba por autores o que recomendaba leer, me daba cuenta que si había leído un par de artículos por allí sobre algún escritor era bastante, y empezaba a sudar, brindaba una sonrisa nerviosa, ponía cara como de abogado al perder un caso, en fin me volvía nada entre un par de mentiras, balbuceos y mi ignorancia.

Ser escritor no era tan simple como creí, el hambre golpeaba mi estómago como un mazo, no tenía idea de que hacer, camine como un político en campaña, solo para recibir insultos y puertas cerradas.

Pensaba como un viejo filósofo griego, si me iba a convertir en escritor, debía pensarlo muy bien y aceitar mi mente.

Debía buscar cual sería el estilo y área a trabajar.

Historiador?: no la verdad me perdía entre fechas, lugares, países, y sucesos

Novelista?: mucho menos tenía que investigar hechos e inventar sitios, ciudades, calles, y como nunca había salido del barrio donde me crié, era una tarea más que imposible.

Ensayista?: tampoco me servía, ya que nunca había ensayado nada, ni siquiera el baile de los quince años de mi hermana.

Mientras estaba en estos menesteres, con los pensamientos uno sobre el otro, sin saber qué hacer, me ocurrió que enfermé del mal de la juventud: me enamore.

Ahora todo era más complicado, sin saber qué hacer y de paso enamorado, en consecuencia, un verdadero desastre.

Un buen día la vi e frente, salía de la farmacia, me llene de valor, a pasar de estar más nervioso que ladrón frente a policía, acercándomele le dije ente balbuceos, (lo que me hacía ver más idiota aún): “es tu boca una flor de primavera que me llena con su aroma”, y fue tal el susto ante mi osadía que corrí sin parar, hasta dejar pegado el aliento a la calle.

Días después, cuando ya el susto había pasado, recordé esas palabras, una sonrisa nació en mis labios, con los ojos brillantes como los de un niño con juguete nuevo, me dije: “ eso es¡¡,  eso es¡¡, seré poeta”, pensaba que siendo poeta no tendría que aprender tantas cosas, ni tendría un trabajo pesado, o un jefe que me atosigara a gritos, o un horario a cumplir cual robot.

Pero por Dios ¡

Volví a equivocarme, no era tan simple, cada día comía un par de páginas del diccionario a ver si lograba aprender nuevas palabras, aprender a escribir poesía (gracias a Dios, a  alguien se le ocurrió escribir en prosa), hacerme el sabiondo y también interesante.

Luego de mil penurias, mil palabras gastadas, mil errores y mil tonterías, termine escribiendo un par de versos medianamente buenos (o al menos eso me dijeron).

Ahora camino erguido, algunos me llaman poeta, otros me dicen vago, los demás soñador y algunos hasta se han atrevido a decir que soy inteligente, y hasta recitales doy.

Aunque aún el hambre sigue siendo mi más fiel compañera, que mis ropas a pesar de estar roídas por el tiempo y mis zapatos rotos, se encuentran limpias y arregladas, que la soledad siempre camina a mi lado, vivo feliz en este extraño mundo para muchos como los las letras y en especial la poesía, la cual aprendí a amar.

Y tú amigo lector, también eres un vago?.

 

Luis Guillermo Villasana

 

 

 

Visitas: 1946

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Me llego ahora estoy reflexionando, porque no todos tenemos esa voluntad de seguir adelante LUIS es triste el destino que nos depara pero hermoso el compartir un pedacito de ti gracias me encanto leerte mi agradable amigo un Beso enorme.

Aunque tengo profesión ya definida (los números se me dan bien), mis ratos de ocio son para andar de VAGO, haciendo poemas... Desde que me enamoré también a los 17... De allí para acá he llenado cuadernos, agendas de composiciones de varios estilos y tipos... Que forman como un diario emocional. ¡Bien por tu aporte!

Vag@... Mummmmm pues no creo, y la verdad no tengo kien opine eso en mi mundo real.. Jejejeje..

Que bonito leerte y conocer un pokito mas de ti mi kerido Luis Guillermo.. Y en éste camino

largo x caminar, no importa si caemos 20 veces, pues kekan fuerzas pa' levantarse 40..

Y seguirémos errando día a día, pero mientras respiremos, aún tenemos tiempo para rectificar,

no importa si los años pasan, siempre habrá un motivo en el corazón para seguir adelante..

Te dejo un millón de abrazos Mi Kerido y Especial Amigo..

LUÍS GUILLERMO!  TE VOTASTE!.  ERES GENIAL. ESTO ES UN ESCRITO FORMIDABLE!. Tus peripecias por el mundo de la escritura, la búsqueda para definir lo que nos gusta, en que estilo anclamos, los conceptos que se forman otras personas sobre nosotr@s, los sueños en que nos sumergimos  y despierta aceleradamente, la musa e inspiración. Los dividendos en ganancias que no llegan porque no se cobra por ser espiritual, pero es un don maravilloso que nos ha regalado Dios y que quienes lo poseemos nos convertimos cada vez mas en seres sensibles, donde cala el dolor humano, las injusticias sociales. Pienso que el poeta es nato, no concibo armar un poema para que nos cuadren las rimas y buscar palabras que se ajusten  a este proceso. El poeta es un mago y su varita mágica es el cerebro que juega precipitadamente con las ideas que afloran en momentos específicos y que dan como resultado, el nacimiento de una poesía. FELICITACIONES. 

TRINA

QUE MARAVILLA DESCRIPTIVA , ME QUEDE PLASMADA FRENTE A LA PANTALLA CON TAN HERMOSA Y REAL HISTORIA .....ERES UNA GRAN PERSONA CON TANTA ESPIRITUALIDAD ,SENTIMIENTOS Y MUY HUMANO , DA GUSTO ENCONTRAR SERES HUEMANOS COMO TU , SENCILLOS Y SENSIBLES ,HOY EN DIA NO LOS HAY ... Y SI VAGO NOS LLAMAN , QUE VIVAN PORQUE PIENSO SOMOS MUCHOS.... Y DE ESTOS VAGOS SE ALIMENTAN MUCHAS ALMAS .... GRACIAS POR SER ASI Y EXISTIR ... UN GUSTO PARA MI SERIA FORMAR PARTE DE TUS AMISTADES ...... SALUDITOS CARINOSOS TIZIANA

Responder a debate

RSS

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio