Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

 

Ocurrió durante un mes de voluntariado en las vacaciones de verano.
Cuando llegamos a Nairobi (Kenya), nos preguntábamos cómo nosotros, inexpertos universitarios, podríamos ayudar en aquella África sucia, polvorienta y calurosa.
Quizá arreglando tejados, pero no teníamos experiencia en construcción.
Quizá pintando un colegio, pero no sabíamos de pintura.

Lo que sí teníamos claro era nuestra intención de darnos totalmente a los demás. Sin embargo, recibiríamos mucho más de lo que logramos dar: tuvimos la suerte de entrar en contacto con el Tercer Mundo, a través de un alojamiento para niños moribundos de las Hermanas de la Caridad en Nairobi.

Todos entramos en aquella casucha, un tugurio sin muebles, con poca luz. Contrastaban las hamacas llenas de niños enfermos y lloriqueando con los limpísimos trajes talares blancos y azules de las Hermanas de la Caridad, que rebosaban alegría.

Yo me quedé bloqueado, en mitad de la habitación.
Nunca había visto nada así. Mis compañeros universitarios se esparcieron por las estancias, siguiendo a distintas monjas, que requerían su asistencia.

Una hermana me preguntó en inglés:
-¿Has venido a mirar o quieres ayudar?
Sorprendido por tan directa pregunta y en estado de sopor, balbuceé:
-A ayudar…
-¿Ves a ese niño de allí, el del fondo que llora?
Lloraba desconsoladamente, pero sin fuerza.
-Sí, ése (le dije señalándolo).
-Bien: tómalo con cuidado y tráelo.
Lo bautizamos ayer.

Lo noté con una fiebre altísima.
El niño tendría un par de años.
-Ahora tómalo y dale todo el amor que puedas…
-No entiendo… -me excusé.
-Que le des todo el cariño de que seas capaz, a tu manera.
-Y me dejó con el niño.
Le canté, lo besé, lo arrullé… dejó de llorar, me sonrió, se durmió.

Al cabo de un rato, busqué llorando a la hermana:
-Hermana: no respira.
La monja certificó su muerte:
-Ha muerto en tus brazos…

...Y tú le has adelantado quince minutos con tu cariño el amor que Dios le va a dar por toda la eternidad.

Entonces entendí tantas cosas: el cielo, el amor de mis padres, el amor de Jesús, los detalles de afecto de mis amigos…

Mi viaje a Kenya supuso un antes y un después en mi vida.

Ahora sé que todos tenemos “Kenyas” a nuestro alrededor
para dar amor cada día.

“Voy a pasar por la vida una sola vez,
cualquier cosa buena que yo pueda hacer
o alguna amabilidad que pueda hacer
a algún humano,
debo hacerlo ahora...
porque no pasaré de nuevo por ahí”.

Madre Teresa de Calcuta

Visitas: 291

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

TIENES RAZÓN EUGENIA A NUESTRO REDEDOR SIEMPRE VA A VER ALGUIEN QUE NECESITE CONFORTARLO ... MUY HERMOSO PENSAMIENTO DEL LA MADRE TERESA DE CALCUTA ...GRACIAS POR COMPARTIRLO ...BESHITOS DE HADA.

bueno mi pregunta de tonto es la siguiente pero no se pudo hacer nada mas por ese niño si tenia esas fiebres tan altas por algo seria tan retrasados estamos no se quizas sea preguntas de tontos pero esa es la mía, saludos 

Gracias Ross...!!!

Es muy impactante esta historia, pero así sucede en esos lugares y muetra la acptacion y servicio de seres que intentan hacer algo por esas almas.

SOMOS UNO

SOMOS CONCIENCIA

TE AMO

Eugenia



Ross...Hada Amorosa. dijo:

TIENES RAZÓN EUGENIA A NUESTRO REDEDOR SIEMPRE VA A VER ALGUIEN QUE NECESITE CONFORTARLO ... MUY HERMOSO PENSAMIENTO DEL LA MADRE TERESA DE CALCUTA ...GRACIAS POR COMPARTIRLO ...BESHITOS DE HADA.

No es tonta tu presgunta...solo es pregunta de un corazón sensible...Gracias Enrique..!!

Están en Kenia, Africa, en sitio de niños desnutridos con guerras constantes, un sitio que se los está destruyendo..poco a poco los poderes que por algo deben querer el continente.

Hay seres, almas caritativas que los ayudan como esa monjita...los ayudan más a morir que a vivir, pues algunos como este chiquito no tenía modo de vivir.

Lo mejor lo ha recibido de parte de esta pesona que da testimonio...el lo ayudó a morir pero rodeado del AMOR que el niño seguramente reclamaba.

El transito de muerte es un momento sagrado y esta persona, sin saberlo sacralizó la partida de esa alma.

SOMOS UNO

SOMOS CONCIENCIA

TE AMO

Eugenia



enrique nieto rubio dijo:

bueno mi pregunta de tonto es la siguiente pero no se pudo hacer nada mas por ese niño si tenia esas fiebres tan altas por algo seria tan retrasados estamos no se quizas sea preguntas de tontos pero esa es la mía, saludos 

Muy buen punto de vista acerca del dar amor... Y contesto al comentario de Enrique: Mira, allí en Kenia, como otros centros de salud internacionales a las cuales yo mismo he asistido como misionero, las medicinas escasean, tardan en llegar o no llegan nunca. Todos los que ayudamos, resignadamente, simplemente hacemos lo que tenemos a mano, porque ni plantas medicinales quedan siquiera para tratar esas horribles fiebres de esas regiones. El dolor de ver a esos niños morir en medio de la impotencia, sólo nos deja lugar el aliviarles anímicamente sus últimos momentos de vida...

Mi corazón se ha conmovido Carlos con tu testimonio...!!

Hay que ser valiente para soportar estar allí, pero sobre todo hay que tener AMOR..!!

Qué tarea tan magna poder ayudarles en ese tránsito a estos niños...esa es una Obra por la cual serás reconocido.

"POR SUS OBRAS LOS CONOCERÉ"

Gracias hermano...por dar a estos niños lo más importante...AMOR...en su último momento en este plano.

SOMOS UNO

SOMOS CONCIENCIA

TE AMO

Eugenia

Responder a debate

RSS

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio