Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

Afuera Guanajuato se afanaba por dormir...
en nuestra habitación el sueño salía por la ventana,
entrando a manos llenas la pasión...
el amor contenido en tantos besos.

Las notas de Cavatina, de Bilitis y otras más
llenaron el ambiente, yo tomé tu mano
y te invité a bailar, mi mano acaricio tu cintura
y comenzaron un baile y una noche interminables.

De tu cintura mis manos pasaron a tu cuerpo,
sin dejar un lugar sin recorrer, como el agua,
mis labios llenaron de besos todo tu ser...
como un torrente indetenible...

Tu cuerpo se abrió a mí como un capullo,
como una flor que esperaba ansiosa el sol,
la noche fue muy corta, al menos parecía,
y te amé una y mil veces.

Al llegar la mañana te observé dormida...
y le di gracias a dios por tanta dicha,
observé tus labios frescos, sedientos...
y todo fue volver a comenzar.

JOSÉ JUAN GUZMÁN.

Visitas: 31

Responde a esto

© 2018   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio