Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

Estoy colocando el Árbol de Navidad

Tratándole como si fuera un general

Con su estrella dorada

Adornos, lucecitas y todo.

A sus pies, cajas bien empaquetadas

Vacías, sin juguetes

Pero llenas de deseos

De que llegue la Felicidad.

Con tan mala suerte que pisé

El cable comprado en los chinos

Haciendo caer el Árbol

Sobre mi pecho

Y no me podía levantar.

Menos mal que lo vio mi hija

Viniendo a mí contenta y alegre

Tratando de ayudar

Trayéndome una copa

De anís La Castellana

Y unas pastas de hojaldre de “Perines”

(“Polvorones y turrón, no

Que te hacen daño, papá”)

Cantándome esa cancioncilla

Que yo le enseñé

De su abuelo graduado militar:

“Muerto el perro, muerto está

Al toque de corneta

Se levantará; tararararí”.

Y por supuesto que me levanté

Con anís y con pastas de resucitar

Y esa su linda mano que me dio

De hija bella y natural.

Visitas: 32

Respuestas a esta discusión

Gracias, Josefa. Eres maravillosa¡

RSS

© 2020   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio