Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

“Morían rápida y quietamente

Y sin estertor superfluo andaban de prisa

De uno a otro lugar de muerte,

Entrados en años de anhelar con los años”

Luuk Gruwez

 

¡Ah tiempo!

                    Qué duermes, velo,

Poco hacemos el amor,

Estás, llego,

Hablas, escucho,

Sorbemos remanso,

Me apabullan los defectos,

                                     Son menos los atributos.

¡Ah tiempo!

                  Qué te apropias de todos los “muñequitos” posibles,

Trajinar, lavar, planchar,

La escuela, el gimnasio,

Cargar las penas de los hijos,

                                  Los parientes y sus dificultades,

Y deploras “que no te ayudo en nada”

Me siento invisible ante tu examen.

¡Ah tiempo!

                  Qué los seres queridos se alejan, para no volver,

Los muertos vienen por ellos,

                                                Se los llevan en taxi.

Nos vamos quedando solos,

Recordando los años maravillosos,

A la mesa le sobra espacio,

Entre achaque y achaque,

Los hijos toman su camino,

                      Dejan de parecerse a nosotros,

Trabajan mucho,

                           Se hallan atareados.

¡Ah tiempo!

                            Qué la fatiga fustiga,

Las neuronas toman aire, para respirar,

             Me rebasa lo innovador,

La experiencia es insuficiente,

Frente a las nuevas conquistas.

Captar programas cibernéticos,

Comprender  a los milenios,

Aplicar teorías inéditas.

¡Ah tiempo!

                  Qué echar las campanas al vuelo,

Son cuestiones de cautela,

                             Porque lo que arriba,

No es de tu época,

        Y a estas alturas de tu vida,

Árbol torcido jamás su rama endereza  

¡Ah tiempo!

                    Qué duermes, velo,

Poco hacemos el amor,

Haces rabietas,

                 Tu confianza hacia mí, disminuye.

Cuando viajas a la Conchinchina,

Encargas los pendientes,

La pagas la luz,

                          Tiras la basura,

Limpias la estufa,

Cuentas los centavos,

Abres las ventanas.

 

Soy un ensayo.

                          El escalón que piso, no es seguro

Horizontes desconocidos,

                                     Abruman mi alma.

A estas alturas de la vida.

 

Alejandro Cruz

 

 

 

 

Visitas: 19

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por LUIS GONZALO MACHADO SÀNCHEZ el viernes

Hermosas metàforas, una lecciòn de vida en las experiencias,felicidades amigo,un cordial abrazo

Comentario por Sir Galahanth el viernes
Simplemente ... hermoso.

Con una dialéctica impresionante y profunda.

Estilizada pluma

Un gusto leerle

Atte. Sir Galahanth

© 2017   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio