Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

Roma salía todas las mañanas,

muy temprano a trabajar; pero sin ansias.

El trabajo en un año llegó a cansarle,

y había menguado en sus labores familiares.

 

Una mañana Roma entró a la oficina,

y se encontró con un hombre, que adusto                                                                          

se instalaba al costado de su escritorio.

De pronto al cruzar miradas, la luz de sus ojos

eclipsó la ardiente y despejada mañana.

 

Desde aquel día Roma cambió de actitud,

cambió radicalmente de carácter, ganó unas ansias

por el trabajo, que se desesperaba por llegar

cada vez más temprano a su centro de labores.

 

Martel logró captar su atención, durante aquel tiempo,

y Roma sólo se enfocó en él, aislándolo del resto.

Es constitutivo de nuestra conciencia atender algo”

y en especial la mujer, y Martel lo supo bien.

Fue así como en ese lapso de tiempo logró enamorarla.

 

Una  mañana Roma salió de su hogar, una angustia la embargaba,

salió sin decir casi nada. Al llegar a la oficina comunicaba

su decisión a Martel, y él muy contento sonrió satisfecho.

Roma aplicó aquel pretérito dicho de San Agustín:

«Mi amor es mi peso: Por él voy dondequiera que voy».

 

Roma partió clandestinamente a otra ciudad con Martel,

al llegar la noche, y ver que Roma no llegaba, Aquilino,

su esposo, salió desesperado a buscarla por toda la ciudad,

muy preocupado la buscó y toda su búsqueda fue de adversidad.

 

Así pasó el tiempo, y las lágrimas de sus dos pequeños hijos

rodaron  a diario afligidas  por sus frágiles rostros durante varios

meses,  Aquilino no podía creer lo que todos le decían,

que su mujer se había largado con su nuevo galán,

él solo creía que su mujer se fue para ganar más dinero.

 

Desde aquel episodio triste para Aquilino y sus pequeños,

ya han transcurrido quince años, hace días fue el cumpleaños

número dieciocho de Eneas, el menor de sus hijos.

En el esplendor de la noche, Eneas recordó a su mamá.

 

Después de un rato, Eneas viró la cabeza hacia el postigo,

y se encontró con una sombra, o mejor dicho la silueta

de Roma, esa silueta era como la espada de Diomedes,

sus filos de rencor e incertidumbre estaban a punto

de  atravesarle el corazón. Pero Aquilino le salvó.

 

Roma había regresado arrepentida, Martel se cansó de ella.

Y no halló más solución que volver a pedir perdón a sus hijos,

y sus hijos la perdonaron, Aquilino fluctuó un poco, pero

terminó por perdonar; mas no regresaron con ella, solo la perdonaron…

Roma ahora pasa sus días sola, cansada, en un pequeño cuarto

alquilado por sus hijos, que una vez a la semana la visitan.

Visitas: 69

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por Erick el enero 9, 2011 a las 4:51pm
Gracias por tus bellas palabras amiga Koko, gracias por leerme. Tienes mucha razón en el comentario que haces:"cada quien elige su camino y por tal motivo sera el único responsable de su futuro...", saludos cordiales.
Comentario por Erick el enero 9, 2011 a las 4:46pm
Muy profundas y reflexivas tus palabras Josefa, te agradezco la acotación. Gracias por siempre estar por aquí, saludos cordiales.
Comentario por ♥«• …KOKO...°•»♥ el enero 9, 2011 a las 1:30am

Erik tus letras son una invitación a la reflexion profunda no solo del que perdona (entre comillas) sino para el que da y sigue por amor..............  Pero cada quien elige su camino y por tal motivo sera el único responsable de su futuro..... Tu corazón es sensible y tus letras son el vivo ejemplo.................. Gracias por compartir. Un beso y abrazo pleno de carió y amistad ¡¡¡¡¡

 

Photobucket

© 2020   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio