Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

NI PERDON NI OLVIDO.-

 

Con las manos en alto fui conducido a al encierro. Llevaba sobre mi espalda una pesada carga de impotencia y desconcierto. “Llévalo a la peor celda” ordenó un señor con jinetas. Mi cabeza parecía que iba a estallar cuando mis pasos de autómata me conducían a ella. Mi carcelero abrió la cerradura y un  rechinar de fierros se apoderó del silencio. “Pase” me dijo, “Esta celda al menos está más seca y tiene un tablero de madera. Tenga paciencia ya esto todo pasará” Sólo allí miré su cara y reconocí en él a uno de mis antiguos alumnos. La semilla sembrada por mis manos había dado sus frutos en esa tierra llena de inhumanidad en que me encontraba.

Entré  y fui recibido con una mezcla de olores indefinidos. Quedé solo meditando sobre el atropello que sufría. Miré el tablero y…un poco cansado me senté en él. Una manada de pulgas y de chinches me dio  la bienvenida y estuve a punto de vomitar.

A medida que transcurría el tiempo, la población de la celda fue aumentando con nuevos “Pensionistas” de todas las edades donde las flagelaciones y malos tratos eran evidentes.

Las sombras se apoderaron del entorno y nos recostamos repartiéndonos los parásitos. No pude dormir en toda la noche y tampoco en la siguiente. Cuando se dejaba caer la tercera fuimos sacados de allí y conducidos, como fardos amontonados a un lugar desconocido para nosotros. El esbirro carcelario nos dijo “Pórtense bien pues tenemos la orden de disparar al aire…..de los pulmones”

Llegué así a la cárcel del pueblo. Cruzamos corredores y cerradas puertas. Una de ellas se abrió  y entramos. Al menos ésta estaba más limpia y más amplia. Había allí viejos catres de fierro y viejos  cartones. Tomé algunos de ellos y las coloqué sobre el somier. Allí me recosté,  “entre tanto lujo” para dormír esa noche. El sueño acumulado y el cansancio me dieron el primer sueño en esta pesadilla.

Al despertar  un verso de Neruda se apoderó de mis labios “Mal año, año de ratas” donde los días fueron llenado calendarios de atropellos. Hoy 22 compañeros de infortunio son Detenidos Desaparecidos, entre ellos un niño que aún no cumplía 16 años. Me pregunto… ¿Esto es lo que debo olvidar y perdonar? Jamás….jamás. “Ni perdón ni olvido para los sicarios con olor a sangre, con olor a estiércol”

...............................................................................................

ALFONSO ESTEBAN JEREZ JEREZ

...............................................................................................

Visitas: 70

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio