Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

Durante el día, cientos de sentimientos ocupan mi espíritu”

Acechanza

Desde la última vez, que nos vimos ya me lo habías indicado; que no te conocía como una verdadera enemiga. Y que tus respuestas tendrían el sello autentico de tu temperamento.
Fue un martes trece. Ni te cases ni te embarques. La calle estaba abandonada, se llena de bache y encharcamientos. A esa hora, pocos transeúntes la recorren. Parece una noche especial de un árbol, brota el canto de un búho. Cuervos se apilan en el techo de los edificios. Tus ojos desafiantes brillaban en la oscuridad. Se mueven en el espacio sin respetar las leyes de gravedad. Desde una rama, contemplas el paisaje. Tus secuaces están atentos a las directrices, obedecen a l pie de la letra. “Cuando el tecolote canta el indio muere”.


“Hay muertos que no hacen ruido, llorona
Y es más grande su penar
Hay muertos que no hacen ruido, llorona
Y es más grande su penar”


Falto de cordura, no escuche a mi madre que me aconsejó sobre los riesgos de salir a la calle a medianoche. Acababan de espantar a la tía Susana. Aparecieron dos descuartizados, en esa época. El lugar se llamaba el callejón del Infierno.
Mantuve la actitud, de cumplir con mi destino, recordando a Emiliano Zapata, cuando fue a la hacienda de Chinameca, donde sería emboscado. Lo escrito en los designios de Dios, es imposible cambiarlo.
Pude percibir su agilidad, explorando el escenario donde obraría. Calculó bien el sitio, sin testigos o personas que la estorbaran. Del odio al amor, solo hay un paso. Quién imaginaría que después de una estrecha relación, acabaríamos denostándonos. Tu fantasmal recuerdo siempre acosándome. Tildándome de cobarde. Nunca dejabas de hablar de mí, menospreciando los instantes que vivimos juntos. Sin una oportunidad de reconciliación o un buen final en la amistad. Intenté muchas veces comunicarme con ella, para hacer las paces. Su rechazo fue de inmediato, me respondía con la entrega de una corona de flores. Una esquela donde el difunto era yo. El fatalismo dimanado en la relación que construimos, fue el principal obstáculo para que lo nuestro no fuera duradero.
Se desplazaba como un animal sediento de sangre. Su esquizofrenia se tasaba en una venganza premeditada. Aguardo paciente, tarde o temprano nos veríamos cara a cara, para decirnos nuestras verdades.
Solo tenía la duda como vendría personificada: felina o dama de la sociedad. Sus habilidades de nahual, la posibilitaba para sorpresas como estas. Alguna vez, se me presentó caracterizando a una loba. Fue una de las razones, por las que nunca asistimos a un evento público, prefería la intimidad de mi departamento.
Admiraba sus conocimientos sobre la hechicería, aunque bisoño en tal materia, le aprendí algunas fórmulas mágicas. Todavía practico la de comunicarme con los seres del más allá. Los espíritus no cambian: Madero, ingenuo; Juárez, terco; Díaz, patriarcal.
Me arme de valor, pudiera tratarse de un espejismo. Sin embargo, comencé a sentir tu respiración, en mi espalda. Indeciso, barajeaba varias posibilidades de acción. Saludar con naturalidad. Mantener una actitud agresiva. Esperar… que ella diera el primer paso. Por fortuna, sabía a qué me enfrentaría. Semanas anteriores, me alertaron sobre tus intenciones. Había llegado el momento. A la mejor, no como yo hubiera querido. A veces en la vida, así suceden las cosas. Tú siempre sorpresiva. Actúas bajo un as en la manga. Reactiva pocos soportan sus altibajos emocionales. Actualmente, me intriga cuales fueran las circunstancias que propiciaron nuestro enlazamiento. Nada cariñosa, se entregaba plena cuando hacíamos el amor. Había ratos en que develabas dulzura. El historial milenario amatorio te hacia experta en las cuestiones amorosas. Misterio inescrutable.


“Salías del templo un día llorona
Cuando al pasar yo te vi
Salías del templo un día llorona
Cuando al pasar yo te vi

Hermoso huipil llevabas llorona
Que la virgen te creí
Hermoso huipil levabas llorona
Que la virgen te creí”


Estudiando a la presa, buscas una posición de ventaja. Te gusta generar incertidumbre. La luz de los faros de un carro, instantáneamente alargaron nuestras sombras. Imagine, que ya te encontrabas lista para el ataque. Tuve la firme convicción de luchar hasta final. Arrinconado, solamente me quedaba la opción de luchar por mi salvación. Ningún policía se veía. La autoridad llega cuando el crimen se ha cometido. Quise encomendarme a todos los santos. Rezar un padrenuestro con el propósito de expiar mis pecados.
Una pesadumbre se deslizaba, deseaba que esto terminara. Seguramente estabas gozando, en tus adentros tendrías la certeza de que el miedo me amilanaría. Dentro de mí, en cualquier momento podría estallar una voz de rebeldía. Parece que no te das cuenta que el tiempo corre y puedo escabullirme.
Listo para el paredón, contuve el aliento que venga lo dispuesto para mi fortuna o tragedia. Se escuchan unas pisadas fuertes, se detienen. A veces se requiere de tener ojos en las espaldas. Las voces de ultratumba se intensifican. Duro y a la yugular.
Finalmente decides y espetas las siguientes palabras- desde hace mucho he querido encontrarte para darte lo siguiente: Me entregabas las cartas de amor que te había escrito cuando éramos novios. El espectro lanzó un alarido y rápido desapareció ¡ Aaay mis hijos! ¡ Aaay mis hijos! Respire hondamente. La Llorona no es tan cruel, como muchos la pintan, también tiene acciones de nobleza.


“Hay! de mi llorona
Llorona de ayer y hoy
Hay! de mi llorona
Llorona de ayer y hoy

Ayer, maravilla fui llorona
Y ahora ni sombra soy
Ayer, maravilla fui llorona
Y ahora ni sombra soy”

Alejandro Cruz

Visitas: 171

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por ALEJANDRO CRUZ VÉLEZ el julio 31, 2018 a las 9:10pm

Gracias Enrique. Buen día

Comentario por Enrique Nieto Rubio el julio 30, 2018 a las 6:53pm

muy bueno tu escrito amigo 

saludos . 

Comentario por ALEJANDRO CRUZ VÉLEZ el julio 29, 2018 a las 5:28pm

Sir Galahanth gracias por compartir tu experiencia. Pienso que alguna vez en la vida, se tiene una experiencia paranormal 

Comentario por ALEJANDRO CRUZ VÉLEZ el julio 29, 2018 a las 5:23pm

Josefa siempre agradecido, por lectura que realizas a mis trabajos. Buen día.

Comentario por ALEJANDRO CRUZ VÉLEZ el julio 29, 2018 a las 5:22pm

Gracias Celeste por tus comentarios y distinción. Excelente día, para ti.

Comentario por celeste hernandez el julio 29, 2018 a las 5:49am
Comentario por celeste hernandez el julio 29, 2018 a las 5:47am

Comentario por celeste hernandez el julio 29, 2018 a las 5:43am

Interesante relato donde se van perfilando el amor y miedo, la esperanza de un reencuentro y un crul final donde se termina con un rotundo adiós.Gracias ALEJANDRO CRUZ por compartir. Celeste.

Comentario por Josefa Alcaraz Martínez el julio 28, 2018 a las 7:22am

Comentario por Josefa Alcaraz Martínez el julio 28, 2018 a las 7:21am

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio