Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

Ayer los dejé

 

En mi casa  cuando niños se prendían velas, alumbrando en  los rincones a Cristos de palos de rubias cabelleras,  de pechos heridos de reseca sangre, de ojos desvalidos cayendo una lágrima. Cuando niño rezaba entre diente pidiendo deseos, alentando milagros que nunca llegaron.   Como era esa infancia aun la recuerdo, desandando momento, desoyendo lamentos, buscando distancias, ignorando el instante, callando dolores , resignando palabras, silencios que dolían y voces que herían. Como era mi infancia  a un la recuerdo,  de jopo bien peinado  y de pantalones cortos, de elásticos tiradores, de medias con rombo y camisa con pechera , lucidas en fiestas , en días de hospital y de médicos,  desandando pacillos llenando papeles, hablando en vos baja que nadie escuchara el secreto guardado.

De mi infancia aun han quedado retazos de olvidos y viejos dolores, la muerte rondaba la casa en penumbra, anticipando el final andaba acechante hurgando en las piezas, buscando las almas. Un día el abuelo dijo basta a la vida y se fue de este mundo sin decirnos palabras, los ojos abierto los cerro mi padre y el último beso lo deje en su frente, apenas un tiempo, una efímera tregua volvería la parca llevando con ella a mi hermano mayor, los celos de un hombre cobraron su deuda y en el patio polvoriento del almacén por mayor de donde partió el disparo, cayo de rodilla y allí termino,

Rectaba la infiel muerte, los patios, las camas  buscando los cuerpos vencidos, abriendo las yagas, creciendo el dolor, ofreciéndose piadosa, llamándose dios,  tomaba la vida, asiéndolas sombras, volviéndolas polvo, dejando a su paso, espacios vacios en desoladas ausencias camino al olvido,

En mi casa cuando niños   escondíamos  la risa, y el llanto llegaba para dejarnos consuelos .En la blanca cama mi madre rezaba, rosario en las manos   y una cruz en el pecho que dé a rato besaba,  su cuerpo estremecido flagelado de dolor, su piel mortecina anunciaba el final, dejándonos solos, se negaba a partir. Un aire tibio espiro su boca y en el último aliento pronuncio- los amo-, mi padre en la puerta con dolor contemplaba el triste momento  anunciando futuros de tiempos de lágrimas y mucho dolor. La casa sola, teñida de grises, su ausencia vagaba  por cada rincón y en cada cosa que la recordara. Cómo tela de araña se tejía la angustia y en péndulos de tiempos sosteníamos la vida, vacía y sin ella ya nada teníamos y en un cántaro roto guardamos los sueños..

En casa cuando niño jugábamos con fuego de ramas encendidas en grandes fogatas  ahuyentando la muerte, despoblados sillas hablaban de ellos, las camas frías de quienes partieron dejando su nombre, grabando sus rostros en viejos sudarios. Crecimos entre velas y ramos de rosas, entre  cirios blancos y vetustos candelabros alumbrando las almas, guiando el camino, abriendo las puertas de prometidos paraísos.

 Un día mi padre sintió que sus manos ya no le  respondían, ceso el arado, crecieron los yuyos invadiendo la casa, un retrato de olvido empaño los ojos, traslucido paisaje de imágenes de nada llenaron de hastió lo poco que quedaba.   Me deje llevar hasta su pecho, pausados latidos casi inaudibles amenazando aquietarse, apenas percibidos, buscando apagarse, alerte mis sentidos y la oí llegar, rectando por las paredes, invadiendo la tenue luz, camuflada de piedad,  indiferente y fría, robándole el alma   metiéndose en él. Después el silencio, mas tarde  la quietud y al final la nada, de él solo yace  su cuerpo, inerte y postrado esperando el viaje  y llevándose consigo  sus ganas de seguir amándonos  más allá de las dudas y la oscuridad.

Quizás en cielo en donde quieran que estén, tonándose un mate, charlando de amor, mi madre pregunté -como están mis hijos  - y mi padre responda  -ayer los dejé -     

Visitas: 85

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por Laura López el noviembre 28, 2013 a las 2:16am
Estimado Rolando, de nuevo acabo sobrecogida con tus lineas, aun tristes son divinas, tan ricas en sentimientos y con una narrativa impecable.
Fue hermoso leerte amigo. Y sentir tanto a traves de tus letras.
Te dejo mi abrazo sincero y la estrellita sin duda

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio