Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

A propòsito del recièn celebrado dìa del maestro...

(Espero tengan el tiempo y el ànimo para leerlo)

En estas fechas especiales en que año con año festejamos y celebramos con gusto a los maestros, esos mentores y sacrificados guìas que dejaron huella a nuestro paso por las aulas, nos referimos regularmente agradeciendo a esas mujeres y hombres que a través de su esfuerzo y entrega dieron sin egoísmo, parte de lo mejor de su vida para guiarnos y apoyarnos en el desarrollo de la nuestra.

Siempre recuerdo con especial gratitud a varios de mis maestros, pero al mismo tiempo es inevitable que entre otros llegue a mi mente mi maestro del cuarto grado de primaria, el maestro Rosalìo, a quien entre compañeros y en voz baja apodábamos “Bolijandro”.

Rosalìo, ese contrastante personaje a quien algunos de sus compañeros maestros llamaban familiarmente “Chalio”, sobrenombre que no nos estaba permitido usar a los educandos, salió no sè de donde, Ignoro si tuvo alguna educación normalista o similar o era uno de esos ejemplares que se autonombraron maestro y ante la falta de oportunidades de trabajo aunada a la ignorancia de los padres y la laxitud de las autoridades escolares, logró colarse en las filas de educadores como si en realidad fuera uno de ellos.

Sabìamos poco de su pasado, solo lo que personalmente el presumìa que por cierto era repetitivo y exagerado (Presumìa de haber sido maestro universitario lo cual era una gran mentira) y pronto nos dimos cuenta de que su método de enseñanza era soberbio, marcadamente cruel, dictatorial y de absoluta prepotencia, amèn de su evidente falta de competencia y conocimiento, lo que convertía las clases en un remedo de infierno.

Bolijandro era un individuo que no levantaba màs del 1:50 de estatura, chato con aspecto de pequeño bulldog, rechoncho, de cabello grasiento ensortijado, que trataba de vestir a la usanza acadèmica clásica de la época, americana de cuadros, pantalòn bombacho que lo hacìa ver de menos estatura, chaleco tejido de rombos y vistosa corbata de flores, prendas todas de diferentes colores. (En resumen, un arlequín barato de banqueta). Un individuo de esos que parecen no tener cuello y por lo mismo para volverse cuando les hablan tienen la necesidad de girar el cuerpo para volverse. Usaba zapatos café tipo ladrillo boludo de gruesas suelas y solìa caminar casi de puntas y cuando estaba de pie, se balanceaba sobre ellas para dar la impresión de mayor estatura.

Era en síntesis, una curiosa y paralelamente grotesca personalidad, que distaba mucho de lo que pretendía aparentar y dado eso y su físico, complementado por su desconocido y dudoso historial cargado de complejos, aunados a una malsana y desviada autoridad, Bolijandro se cocinaba en verdad aparte.

Si algo aprendì de aquel nefasto individuo Bolijandro, es que hay etapas adversas en la vida, que en el mundo transita gente mala y abusiva, que existen los excesos de autoridad y la crueldad de supuestos maestro hacia esa maravillosa materia prima que son los alumnos, y aprendì también que existe el karma y tarde o temprano el que la hace la paga.

Lo que hoy llaman subrayadamente “bulling” era juego de niños para Bolijandro, pues ejercía la crueldad insistente y enfáticamente a los màs desprotegidos y desvalidos, amparado por la supuesta autoridad que le daba su cargo. Y claro, como lo he señalado antes, por la marcada desatenciòn de los padres y la absurda protección que daba las autoridades acadèmicas a quienes se decían maestros solo por ostentar un diploma normalista o acumular algunos años de supuesta experiencia.

Lo cierto es que Bolijando era un individuo cruel y negativo, altamente acomplejado que con su excesivo y despiadado maltrato fomentò en mucho la desviación de varios de sus alumnos (incluidos algunos de mis excompañeros) quienes acabaron en las garras de la delincuencia.  Al nefasto Bolijandro le gustaba castigar, golpear y humillar a todo aquel que no fuera de sus preferencias o no le simpatizara, amparado en las amenazas sobre atemorizados educandos de apenas 10 a 12 años en promedio, fácilmente impresionables.

Era un pésimo maestro, exhibicionista, narcisista y diabólico. Quizàs un resentido social que arrastraba un dolido pasado y por sus complejos buscaba desquitarse con quien se le pusiera enfrente (Aunque tenía el cuidado de buscar a los màs débiles y desprotegidos).  El menor pretexto, algún incumplimiento de tarea, una desatención en clase o el no aprender como el querìa la lección, eran causa suficiente para que despiadadamente golpeara y castigara al o los  involucrados y a veces al que ni vela tenía en el entierro. Salpicaba directa o indirectamente, algo asì como lo que hoy llamarìan “daño colateral”.

Acadèmicamente no recuerdo haber aprendido nada de èl. El cuarto año de primaria me pareció eterno, el màs largo, triste y desafortunado de toda mi instrucciòn bàsica y aunque en lo personal Bolijandro nunca me puso una mano encima ni se excedió conmigo, el que lo haya hecho abusando de los dèbiles le granjeò para toda la vida mi màs acendrada repulsa y desaprobación.,

Cuando afortunadamente terminamos ese negro ciclo escolar, fue como respirar nuevamente, como un volver a la vida.

Pasaron los años, concluimos la escuela primaria guiados por maestros “normales” y cambiamos de escuela.

Lo último que recuerdo de Bolijandro, es que un par de años màs tarde, cuando cursaba la secundaria, en lugar de como ocurre con muchos maestros, sus exalumnos al toparse con ellos los saludan, recuerdan anècdotas y vivencias y conversan con evidente gratitud, me tocò ver que algunos de mis ex compañeros se habìan topado con Bolijandro al que perseguían lanzàndole piedras y los màs estrepitosos improperios, mientras el diminuto y nefasto individuo corrìa despavorido con los ojos saliendo de sus òrbitas y hasta donde sus cortas piernas y boludos zapatines le permitìan. Por supuesto que varios de los proyectiles lanzados pegaron en su humanidad para satisfacción de sus agresores.

En ese tristemente inolvidable cuarto año de primaria, aprendì a conocer que hay gente abusiva, llena de maldad, complejos y resentimiento. No sè que infancia y juventud haya vivido el tipo aquel, lo que si me queda claro es que no le asistìa ningún derecho para desquitarse con nadie y mucho menos lastimar y humillar como lo hizo con varios de los jóvenes casi niños que tuvieron la mala fortuna de caer como alumnos en sus manos

Lo que màs me duele, es que por la época y costumbres no existiera la alternativa de ser escuchados y atendidos con seriedad, para frenar la serie de abusos y atropellos que impune y abusivamente cometìo el tipo aquel.

Asì que cuando se dan estas fechas y celebraciones a los maestros, aunque me gustaría no sucediera,  irremediablemente llega a mi recuerdo Bolijandro, y sin ànimo de parecer vengativo y en estricto pensamiento de justicia, mi deseo para el (Si es que aùn vive) es que se tope todos los días con sus ex alumnos y si ha pasado a otra etapa después de la vida, haya encontrado en aquella, la horma a su boludo zapato.

 

  

                                                                                                                   F.G.C. D.R.

                                                                                                                   Mayo 2018

Visitas: 102

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por Enrique Nieto Rubio el junio 26, 2018 a las 10:03pm

buen escrito  sobre los maestros 

saludos . 

Comentario por Josefa Alcaraz Martínez el mayo 25, 2018 a las 3:00pm

Diseño: Duende

Comentario por celeste hernandez el mayo 25, 2018 a las 8:18am

¡ Que situación mas lamentable se vive  a veces en el aula¡...un hecho que ha quedado impregnado en ti en forma desfavorable...de ninguna manera apruebo lo grosero de los muchachos... porque si no les gustaba como los trataba el maestro "ROSALÍO"  Y VIERON QUE SU METODOLOGÍA ERA CRUEL ¿ Porque lo imitaban? Nunca el mal se cura con mal...Pero desgraciadamente suceden así las cosas...Perdón a nombre de dicho maestro, perdón a todos los educandos por lo que pudo haberlos herido...Disculpas a nombre del gremio magisterial.

https://www.youtube.com/watch?v=7hoIDU1zFEA

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio