Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

Cacao

Cinturas de cacao, o caderas de metal,

Sin interrogación de la marea sin luna,

Entre una voz de caucho y una voz de un mar exhausto

Encuentro retazos de unos labios en sables y vientos sin sangres,

Cinturas de limón amodorrado o de duraznos sin atajo,

Entre la cosecha incipiente del barro sonriente y la luna impetuosa sin intemperie

Reza una oración dos ingles sin cielo, con garras de conejo,

Y aspiro tus profundos dientes de cacao con verano y cielo,

Y respiro tus enormes miedos sin mis cafés helados de verdor y sentimiento:

Y, me dejo deslizar, con mi taza de naranjas en café

Por entre las voces temblorosas de tu vientre sudoroso

Y me dejo acariciar, sin que tiemblen las arterias de mi frente

Por doce suave pulpejos esculpidos entre los versos libres de tus sueños:

Mientras, tus caderas temidas de cacao y tus pechos tímidos de melón

Frotan la fuente remecida de tus dedos tibios sin el seguro aguijón

de tus miradas de cielo

 

Entre los Dedos

Entre los azules de un verso

Entre lentejuelas de un tiempo

Tras los cetáceos terráqueos de un recuerdo

Suena el arpa móvil de una manzana el el azul vuelo.

Tras los rezagos del mar sin movimiento

(donde sus manos quedaron paralizadas del sueño Traverso)

He hallado dentaduras celestes de un delfín entre tus dedos.

Tus dedos, ópalos y marfiles sin dueño,

Tus dedos, caricias de felpas, sin magnesios ni, del mar, centelleos,

Tus dedos, petardos azucarados de tibiezas en el hielo

Caricias sosegadas de un piano roto del recuerdo.

Dedos de caucho o pulpejos de mimbre,

Caramelos o arcillas sin el heno del cruel sentimiento,

Alacenas retorcidas del omnipotente ombliguillo del desierto,

Un desierto de palabras en tus miradas de oca,

Desvanes de miradas con las pasiones más locas en sus dedos:

Dedales en rosaledas iridiscentes o canelas muy poco ardientes…

Faltas del verbo en una nalga pura bajo un barro desértico:

Canelas de tu pecho, resquebrajadas en mi pecho,

Que lloraron soledades que intenté quemar con mi quijada al viento,

Canelas de tus dedos entre los mástiles más serenos,

Canelas de tus senos bajo los portales generosos de mis poemas sin el cincel abierto.

ENTRE TUS DEDOS

POETALOBO-  2015

 

Visitas: 157

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por maria el febrero 14, 2018 a las 2:00am

Comentario por TRINA MERCEDES LEÉ DE HIDALGO el febrero 13, 2018 a las 2:43am

Comentario por Enrique Nieto Rubio el febrero 11, 2018 a las 9:10pm

muy bueno tu escrito 

conque ingles sin cielo y garras de conejo en jajajaj es muy bueno 

saludos . 

Comentario por hugo el febrero 11, 2018 a las 9:46am

¡Aijuna, canejo! Por poco no entro y me pierdo este poema tan estupendo, mi querido felino Juan Ariel... Es que, por leer muy apurado el título, entendí algo literalmente diferente... 

Más allá de mi pretendido buen humor, amigo querido y muy admirado, hallo en tu poesía la dosis necesaria que requiere un cuerpo humano y su abstracta esencia para la supervivencia en este Universo cognitivo y sensible al que arribamos sin estudios previos y sin fecha de graduación ni informaciones que nos den pistas acerca de próxima estación y futuro hospedaje. Agrada leerte, "poeta nutricionista". ABRAZONRISAS... 

Comentario por celeste hernandez el febrero 11, 2018 a las 9:06am

FELICIDADES MERECIDO DESTACADO, GRACIAS POR COMPARTIR. CELESTE.

Comentario por Josefa Alcaraz Martínez el febrero 11, 2018 a las 12:48am

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio