Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

Carmen
relato erotico



La noche había sido como era habitual en el club Domino, los clientes iban y venían, tomaban sus copas, entraban con las chicas en las habitaciones, todo normal salvo por las carcajadas y el buen humor de Carmen, una hermosa muchacha de Melilla que me tenia enamorado pero no correspondido, soñaba despierto con besar sus lavios, de acariciar sus pechos y de hacerle el amor, cosa que deseaba con toda mi alma, pero me tenia que conformar como cada noche otros se la follaban a cambio de la tarifa estipulada, también era a la que más controlaba no dejando pasar ni un segundo del tiempo establecido, ella solo disponía de la media hora bajo pena de pagar la habitación doble cosa que cuando lo hacia me enfadaba, también era de las que contaba los pormenores en la barra cuando había poco trabajo, yo me apartaba del corrillo de chicas por que no soportaba oírla contar si el cliente la tenia grande o pequeña o si se había ido en un segundo o tardo lo suficiente para ponerse cachonda ella.
Esa noche fue especial, sucedió algo en lo que podia sacar provecho, estaba acabando la noche cuando se presentaron unos clientes de ultima hora, eran habituales con lo cual la confianza basto para atenderlos bien, estaban un poco entonados pero aun asi pidieron más copas.
Lorenzo que era el dueño de la promotora dejo unos segundos a sus clientes y me hizo ir a la otra parte de la barra, queria proponerme algo y yo le escuche.
----Mira Joaquin, vengo con estos clientes a los que quiero agasajar.
----Bueno pues tu diras lo que quieres, la lastima es que quedan solo cuatro chicas, a esta hora ya empiezan a retirarse.
----En eso no hay problema, como ves están ocupados con ellas tomando copas, venimos de cena y discoteca y la verdades es que no están para pegar un polvo, están demasiado bebidos, les e prometido algo especial y se que tu lo conseguiras.
----Bueno, y en que estabas pensando.
----Quiero un espectáculo en vivo.
----Coño, quien sera el valiente que lo va a hacer.
----Había pensado contigo.
----Joder, yo soy el camarero, no se si mi jefe dejara que lo hagamos.
----Habla con él, él ya sabe quien soy y que hay dinero de por medio.
----Vere lo que puedo hacer.
Pase al despacho del jefe, un viejo salido que cogio el negocio para alejarse de su casa y de paso hacérselo con alguna más joven previo pago, salvo que alguna de las chicas no quisiera cobrarle, que alguna había, al comentárselo sabia que accedería, su vicio podia más que él, pero eso si, también tenia que estar presente.
Sali hacia la barra donde Lorenzo esperaba la aprobación, después vino el asunto economico, prácticamente no dige nada solo miraba las treinta mil pesetas que dejo en la barra, solo una pregunta, ¿a que chica eligiria?, yo no tuve ninguna duda y me acerque a Carmen.
----Carmen, tengo un asunto que proponerte.
----Cual es.
----Quieren que peguemos un polvo en vivo, delante de ellos.
----Estas loco, tu y ellos.
----Hay quince mil para cada uno.
----Por ese dinero me das hasta por detrás, venga vete a lavarte si no no hay nada.
Carmen no paraba de reír, le hacia gracia la situación, osea que ellos no lo pegaban pero pagaban a otro para que lo hiciese.
Cerre las puertas del club, servi unas botellas de cava para el espectáculo y me fui a lavar, mientras Carmen fue a buscar una sabana de raso de una de las habitaciones y la extendió en el suelo, cuando sali vi a diez personas entre clientes y chicas que esperaban con ansia el comienzo del espectáculo, entre un poco cortado ante tal situación, pero que coño, tenia quince mil y me lo hiba a hacer con Carmen, que más podia pedir, me arme de valor y como decimos valor y al toro.
Estábamos los dos de pie encima de la sabana cuando una de las chicas puso la musica, Carmen se movia a su ritmo como un diosa mientras poco a poco se fue quitando la ropa, ante tan bello espectáculo mi temperatura subia rapidamente, como un presagio de lo que hiba a suceder, en su baile se quedo solo con su diminuto tanga el cual me dio el honor de quitárselo suavemente dejándome ver su hermosa cueva del placer la cual me quede mirando ante tal belleza, ella que estaba bastante divertida al verme parado entre risas dijo: que vas a empezar, que esto no es un cine,
con lo cual y un poco sobresaltado recorri con mi lengua hasta el ultimo rincón de aquella belleza, haciendo hincapié en el punto más importante regalándome ella un gritito de placer y humedeciendo toda su erotica zona hasta humedecerme también mis lavios.
Yo me puse de pie y ella de rodillas comenzó a quitarme el pantalon, veia que el publico animaba cada cambio y más cuando llegaba alguna parte de todos favorita, Carmen cogio mi miembro y comenzó a recorrerlo con sus lavios mientras la cara de satisfacción del publico aumentaba, termino por introducirselo en la boca causando unos tímidos aplausos mientras yo con un gran placer
en mi cuerpo me hiba desnudando.
Tenia a mi disposición aquello por lo que soñaba, y ella me lo pedia,me pedia que la amase, que la poseyera, que me la follara, me acerque a ella y suavemente me introduje en ella , la sentia mia y sentir su cuerpo desnudo unido a mi fue maravilloso, apenas oía los comentarios de nuestro publico, solo queria disfrutar el momento tan hermoso que estaba viviendo, cambiavamos de posturas para deleitar al personal mientras nuestro juego de placer aumentaba en ambos hasta convertirse en locura.
Después de varias posturas paro, yo tenia el miembro a punto de explotar cuando ella cogio de su ropa un tubo de lubricante y con suavidad se impregno sus dedos y fue haciendo camino por detrás, después lubrico mi duro miembro y me invito a entrar, al principio tenia miedo, esa practica no la había hecho aun, pero despacio la fui introduciendo y a medida que el placer volvia a crecer nuestro ritmo comenzó a acelerar produciéndonos un placer aun mayor, ya no aguantaba más soltando en el interior de su culo un reguero de semen y unos gritos al unisono por el inmenso placer del orgasmo, a lo que siguieron unos aplausos por tan buen final de espectáculo.
Ambos nos vestimos y los clientes se tomaron la ultima no sin antes acercarse Lorenzo y soltarme una buena propina, Carmen y yo salimos juntos, estaba amaneciendo en la playa de Can Pastilla y decidimos desayunar juntos,mientras desayunábamos hablemos de todo menos de lo que había pasado, al llevarla a su casa ates de salir del coche me miro y riendo dijo.
----Pareces una mosquita muerta pero me hiciste correr dos veces pedazo de cabrón.
----Eso quiere decir que puedo salir contigo.
----No, eso quiere decir que si volvemos a follar sera como amigos, eres majo, pero no mi tipo.
La noche acabo rara, con dinero en mi bolsillo y el recuerdo de Carmen que fue mia durante un rato, nunca más lo volvimos a hacer pero ese momento no me lo quita nadie.

Visitas: 35

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por IVONNE CONCHA ALARCOn el octubre 17, 2009 a las 1:01pm
BUEN RELATO. LA FORMA DE DESCRIBIR EL EROTISMO NO ES VULGAR NI GROSERO . ESO HACE QUE UNO SIGA CON INTERES LOS RELATOS. GRACIAS POR COMPARTIRLO. PENSAMIENTO

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio