Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

CELEBRANDO EL PASO DE LA INMORTALIDAD DE RUBÉN DARÍO

Por: Alexis Rubén González Pérez    18 de octubre del 2015

 

 

“Sumergiéndonos en el Fascinante Mundo Azul, donde las Prosas Profanas se deleitan con los Cantos de Vida y Esperanza”

 Heme aquí, sentado junto a un gastado escritorio, con un lápiz de grafito para hacer un borrador del presente escrito -un gatito llamado “Max” me hace compañía-, con varios papeles echados al cesto de la basura porque la idea anotada no me parece la correcta, tratando de hilvanar ideas coherentes que nos llevase a conocer y comprender más la vida (¿Y muerte?) de un hombre que puso en alto nuestra querida Nicaragua. Quizá él, al hacer sus poemas o artículos periodísticos se sentía como me siento: deseoso de escribir algo realmente significativo para sus lectores, algo que guste y no raye en lo inapetente. Ese  hombre excepcional a quien me refiero es nuestro querido poeta Rubén Darío.

El Ensayo será muy diferente a los que estás acostumbrado a leer, sin embargo impregnado del orgullo por el hombre que puso, sobremanera, muy en alto el nombre de nuestro país. Un escrito que exalta el orgullo de sentirse nicaragüense, terruño donde han nacido grandes hombres y mujeres que han pasado a formar parte de la historia nuestra, de la historia patria. Conocerás los acontecimientos que, marcaron un antes y después de Darío, además te contaré algunas curiosidades del poeta que desconoces y que te sorprenderán. A través de estas líneas te sumergirás en el Darío desconocido, el Darío que nuestro Gobierno Revolucionario, en su afán por rescatar nuestros valores nacionales, impulsa campañas destinadas a calar el legado de Darío en el cerebro de cada niño, niña, adolescente y adulto que quiere y debe “Hacer Patria”.

A medida que avances en la lectura, se encontrarán interpelaciones como: ¿Qué habría pasado si Darío hubiese contado con la tecnología de nuestros tiempos para instruirse? ¿Qué acontecimientos que estremecieron el mundo vivió Rubén? ¿Darío, militante Revolucionario? ¿Cómo rescatar el nuncio de Darío?, entre otras, que aunque parecieren fuera de lugar, vale la pena darles respuestas ya que el que no se interese por la vida, obra y paso a la inmortalidad de Rubén Darío, sencillamente no merecería ser llamado nicaragüense.

Algunas ideas plasmadas en el presente escrito salen de la mente creativa del autor del ensayo, sumado a la interpretación de ideas del señor Carlos Tünnermann, presidente del Centro Nicaragüense de Escritores, artículos periodísticos y otros autores que en el afán de rescatar al Darío desconocido se adentran en argumentos admirables que nos invitan a conocer aún más la vida magistral del insigne poeta. Así es que –lector amigo- siéntate, relájate, ponte cómodo y “Prepárate a sumergirte en un fascinante mundo Azul, donde las Prosas Profanas se deleiten con los Cantos de Vida y Esperanza”.

Empecemos: Hablar del legado de Rubén Darío, es hablar de un ser excepcional quien se adelantó en el tiempo y el espacio; nacido el 17 de enero de 1867 en una pequeña, pero soñada, gran patria llamada Nicaragua. Es discernir sobre un ser excepcional nacido en una parte del mundo donde nadie, de su época, hubiese creído que daría fama Universal y colocaría a nuestra nación en la cúspide de la literatura mundial.

Sólo imaginémonos al poeta viviendo en una época donde el acceso a la información, como la conocemos hoy, era escaso. Sin celulares, internet, redes sociales o cualquier otro medio que facilitase el conocimiento. Viajemos en la máquina del tiempo, llamada imaginación, y has de cuentas que estamos en la casa del poeta (él no nos puede ver) y le observamos escribiendo uno de los cuentos de Azul, y como estamos haciendo una retrospectiva fantasiosa, imaginaremos que el cuento es “El Pájaro Azul”.

El joven poeta, introduce su pluma en el tintero y escribe: “París, lugar paradisíaco donde concurren bohemios.., nuestro poeta se detiene, engurruña el papel donde había escrito y lo tira al piso donde yacen otras cuartillas tiradas”. El poeta reinicia su escrito: (Darío, 2013) “París es teatro divertido y terrible. Entre los concurrentes al café Plombier buenos y decididos muchachos -pintores, escultores, poetas- sí, ¡todos buscando el viejo laurel verde!, ninguno más querido que aquel pobre Garcín”… ¡Qué bonito! Estaríamos presenciando el nacimiento de su obra maestra Azul, que sería todo un éxito para la perpetuidad. ¿Te diste cuenta que nos remontamos a 1888? ¿Increíble no?

Y precisamente, (ECURED, 2015) Azul, es considerado el libro inaugural del Modernismo hispanoamericano, recoge tanto relatos en prosa como poemas, cuya variedad métrica llamó la atención de la crítica. Presenta ya algunas preocupaciones características de Darío, como la expresión de su insatisfacción ante la sociedad burguesa. En 1890 vio la luz una segunda edición del libro, aumentada con nuevos textos. La etapa de plenitud del Modernismo y de la obra poética dariana la marca el libro Prosas Profanas y Otros Poemas, colección de poemas donde la presencia de lo erótico es más importante, y del que no está ausente la preocupación por otros temas. En este libro está ya toda la imaginería exótica propia de la poética dariana: la Francia del siglo XVIII, la Italia y la España medievales, la mitología griega, etc.

Bueno, dejemos a nuestro trovador disfrutar de su creación, emergida de ese cerebro privilegiado que papa Dios le dio. Ahora esbocemos otra pregunta: ¿Qué hubiera pasado, si el poeta hubiese nacido en nuestra época? ¿Hasta dónde habría explotado su potencial? Eso nunca lo sabremos, pero si hubiese sido posible, de seguro habría desarrollado un potencial inimaginable y la cantidad de obras sería mucho mayor; probablemente, hasta habría tenido   su cuenta en Facebook y tendría millones de seguidores de todo el mundo, a los cuales dedicaría algunos de sus poemas.

No obstante, pese al poco desarrollo tecnológico de la Nicaragua de los tiempos de Darío, según se sabe, por propio testimonio del poeta, a los 3 años aprendió a leer y a los diez años ya componía versos, y que no cometía nunca una sola falta de ritmo. Para él, el hacer versos le era innato, lo hacía por instinto y con sentimiento sublime.

Otro dato importante a señalar es el hecho que al cumplir los siete años de edad ya había leído El Quijote, Las obras de Moratín, Las mil y una noches, La Biblia y Los Oficios, de Cicerón. A los 15 años, ya dominaba ¡5 idiomas! A los 16 años  publicó su primer libro, que hizo en El Salvador, el libro llamado: Oda al libertador Simón Bolívar. Era de 15 páginas que incluía su “Himno a Bolívar” que después fue musicalizado. En la adultez fue embajador, Cónsul, escritor y poeta. Cosas son muy difíciles de superar, aún en la actualidad.

Por otro lado, resulta interesante imaginarse y señalar que el poeta conoció y leyó noticias en algún diario o escuchó en algún viejo radio, de esas noticias que impactaron el mundo y que todavía siguen dando de qué hablar. Por ejemplo en 1888, mientras Rubén publicaba Azul (a los 21 años), en Londres asesinaban a cinco mujeres de una forma tan brutal que pasó a convertirse en leyenda, me refiero al tenebroso Jack el Destripador, que fue un asesino en serie de identidad desconocida.

A los 45 años (1912), el poeta supo de un suceso trágico en donde el hundimiento de una embarcación que provocó el funesto saldo de 1.523 muertes aproximadamente, siendo uno de los peores desastres marítimos en tiempos de paz de la historia y de lejos el más famoso. Fue tal la magnitud del suceso, que la tragedia, en el presente, se llevó a la pantalla grande y fue acreedora de 11 Premios Oscar. ¿Sabes cuál fue esa embarcación? ¡Acertaste! Esa embarcación era El Titanic.

Con 47 años de edad, en 1914, seguramente leyó que después de treinta y tantos años de construcción, la draga Ancón sería oficialmente el primer navío en cruzar el Canal de Panamá. El Canal, en esa época, media 82 kilómetros que separan a bahía Limón, en el Atlántico, de la bahía de Panamá, en el Pacífico. Además, nuestro poeta se habrá preocupado cuando el 28 de julio del mismo año Estalla la I. Guerra Mundial, con la Declaración de guerra de Austria-Hungría a Serbia. El asesinato del archiduque y heredero al trono austrohúngaro, Francisco Fernando y su esposa Sofía Chotek, en Sarajevo, que fueron el detonante para la guerra.

Si siguiésemos escudriñando acontecimientos en la historia, que hayan ocurrido en la época de Rubén (ya me siento en confianza con él jeje), nos daríamos cuenta que ciertamente el mundo vivía una época de caos, con sus bemoles de prosperidad a como ocurre en nuestros días. Inclusive, algunos de sus poemas plasman bélicos acontecimientos, por ejemplo en “Cantos de vida y esperanzas” (1905), que por cierto fue el único libro que el poeta tuvo que costear de su bolsa, hace alusión a lo cruel de la guerra y el clamor al creador para hacer la paz, el poema inicia: Un gran vuelo de cuervos mancha el azul celeste. Un soplo milenario trae amagos de peste. Se asesinan los hombres en el extremo Este. Y en su séptima estrofa clama: “Ven, Señor, para hacer la gloria de ti mismo; ven con temblor de estrellas y horror de cataclismo, ven a traer amor y paz sobre el abismo”.

En lo referente a las obras de Darío, se pueden citar: Canto Épico a las glorias de Chile (1887), premiado en el certamen Valera en 1887; Azul (1888), el título se lo atribuían a una frase de Víctor Hugo l´arf c´est l´azur, que significa “El arte es azul”, pero Darío afirmó en su momento, que la frase de Víctor Hugo no la conocía, sino, que el azul era para él el color del ensueño, un color helénico y homérico, color oceánico y firmamental. Concentró en ese color célico (de celestial) la floración espiritual de su primavera artística. Francamente que Rubén tenía una forma única y bella de decir que el Azul era su color favorito ¿No crees?

Los Raros (1896) publicado en ocasión al 406 aniversario del descubrimiento de América; Prosas Profanas y otros poemas (1896), cosa curiosa de señalar es que, según palabras del propio poeta, las composiciones de ese libro fueron escritas rápidamente, ya sea en la Redacción de La Nación, ya en las mesas de los Cafés y en casa de los amigos;  Peregrinaciones (1901); La Caravana Pasa (1902); El Canto Errante (1907); El viaje a Nicaragua e intermezzo tropical (1909) y otro tantos que llevaron a nuestro querido poeta a la fama mundial.

No cabe duda que las obras de Darío eran y continúan siendo magistrales, en ellas se aprecian la influencia del simbolismo del escritor francés Theopile Gautier (1811-1872) en la frecuente utilización de símbolos, en ocasiones, de gran elegancia y delicadeza, como el cisne, un ave que aparece en numerosos poemas. Con objeto de subrayar la dualidad entre el hombre y la bestia, emplea también el símbolo del centauro.

Finalmente, también utiliza los parques y jardines para recoger el ambiente hedonista del poeta, haciendo uso, en otros casos, de la figura de la torre para enfatizar el aislamiento al que puede verse abocado en algunas circunstancias el poeta. Los mencionados símbolos son un ejemplo del exotismo (gusto por lo extranjero) que comunica el movimiento modernista liderado por Darío y, de este modo, en sus poemas aparecen figuras mitológicas como los mencionados centauros, las ninfas y los sátiros.

Llegamos a la parte donde hablaré, inevitablemente de la ¿muerte? de Rubén. Te estarás preguntando por qué la palabra muerte está entre signos de interrogación, ¿verdad? La respuesta no es tan difícil, sencillamente que hombres como Darío, que dejan un legado indeleble en todos los rincones de este planeta, al que llamamos tierra, no puede morir jamás, máxime si las nuevas generaciones continúan disfrutando cada una de sus obras. Por tanto relataré la muerte de Darío sólo por cuestiones de protocolo, y por tanto lo expresaré, mejor, como El paso a la inmortalidad del poeta.

(SILVA, 2014) La relación del poeta con los médicos no era nada afable. Así, el  miedo y odio, de esperanza y desprecio, se mantuvo entre Darío y los médicos hasta el final de sus días. Su temor a los médicos no era infundado: lo engañaban para tratarlo y una polémica intervención quirúrgica para sacarle pus a su hígado, falló en su diagnóstico y a criterio de muchos, esto aceleró la muerte del poeta.

La muerte física acaeció un 6 de febrero de 1916, el doctor Louis Henry Debayle, decidió extraer el cerebro. Su cerebro pesaba 1850 gramos, tenía un tamaño extraordinario. El médico salió de la casa con el cerebro en un frasco y el cuñado del poeta salió también, un poco más tarde, en su persecución: ya tenía apalabrada la venta del órgano a un museo de Buenos Aires. Tras una violenta discusión (frasco roto y cerebro tirado en el suelo como un pájaro muerto), la policía interviene y se llevan a todos al cuartelillo, donde esa misma noche el cerebro de Darío es robado y desaparece para siempre.

 Hasta hoy, su paradero es fuente de las especulaciones más disparatadas. Unos afirman que acabó en el burdel de La Caimana, en Managua. Otros aseguran que el dictador Anastasio Somoza se lo comió crudo, para apoderarse así de su talento, como, según él decía, era costumbre entre los indígenas chorotegas. Y los más desquisiados afirman que lo robaron los sandinistas durante el asalto a la casa de doña Emelina Tercero de Debayle en 1979, y que luego lo destruyeron en un acto de exorcismo revolucionario.

Esto último es lo más descabellado que alguien pudo imaginar, ya que desde sus inicios la Revolución Popular Sandinista se interesó y continúa interesándose por el rescate de las personalidades que, de una u otra manera han enaltecido nuestra madre patria. Lo cierto es que el Poeta, tuvo algo así como una epifanía, ya que en uno de sus sueños (pesadillas diría yo) vio como dos personas se disputaban su cerebro y que este caía al suelo llenándose de tierra leonesa; y, proféticamente, así pasó en la realidad. Cañonazos, redoblar de campanas, llantos colectivos, homenajes en plazas y atrios, flores en las calles, canéforas y musas desfilando, fueron parte del adiós que el país le dio, cuando el 6 de febrero de 1916, a las 10:15 de la noche, tras 42 horas de inconsciencia, Rubén Darío, después de un breve estremecimiento, exhala el último aliento de su vida.

No cabe duda que a partir del triunfo de nuestra Revolución Popular Sandinista en 1979, el amor y reconocimiento de las personalidades patrias tuvo un auge muy importante; no obstante, en la década de  los 90´ mengua debido a que los gobiernos neoliberales sólo se interesaron en la privatización de la nación, los megasalarios y la corrupción a más no poder. Es a partir de 05 de noviembre del 2006, cuando el pueblo nicaragüense decide acabar con la corrupción y elige presidente al Comandante José Daniel Ortega Saavedra.

La restitución de derechos son evidentes, como el derecho a la educación, a una vivienda digna, a igualdad de oportunidades, pero también el derecho a dar el lugar que se merecen los hombres y mujeres que han forjado la historia nicaragüense, la historia patria. Darío no podía ser la excepción, él con sus escritos no sólo revolucionó la forma de escribir, sino que fue un visionario que amaba a su terruño y añoraba verla libre de los déspotas que pululaban por doquier.

Ante todo lo antes expuesto, es necesario rescatar al Darío que dio y continúa dando honor y gloria a nuestra patria Nicaragua, por ello  no es de extrañar que Rubén Darío sea el personaje más ilustre de la historia de Nicaragua. Existen anécdotas, un tanto divertidas sobre la “complicada” poesía de Darío.

Por ejemplo, Cuentan que Federico García Lorca, oía recitar el verso de Rubén Darío: “…que púberes canéforas te ofrendan el acanto”, el poeta español se puso de pie y dijo: “A ver, otra vez por favor, que yo solo he entendido el ‘que’ y nada más”. Es que su única y original forma de expresar su poesía no tenía comparación.

Para rescatar el legado cultural de Darío, es preponderante empezar con la niñez, adolescencia y juventud nicaragüense ¿Por qué? Porque hoy este sector considera leer un buen libro de Darío como arcaico o pasado de moda, porque se viene influenciando por la sociedad de consumo que está en auge o propias de su edad, por ello, para las recientes generaciones es más importante tener un Smartphone con cámara de 20 o más megapíxeles, de alta resolución, 80 gigabyte de memoria interna, anti-agua, GPS y un sinnúmero de aplicaciones útiles para escuchar buena música, cámara para grabar peleas de los amigos y subirlas a YouTube. ¿Qué pasa con estos chavalos? Acaso las presentes generaciones olvidan que la cultura es el fruto espiritual de las comunidades, el campo de la creatividad y las expresiones trascendentales de la humanidad. Adjudica sentido de pertenencia e identidad junto con un espacio territorial, un grupo social y unas prácticas comunes.

Ante la situación anterior, los y las nicaragüenses debemos unirnos y enfrentar el desafío de entrar en una relación compleja con otras sociedades y culturas, en una creciente participación que presupone nuevos y mayores compromisos, que obligan a la reafirmación de su identidad como pueblo, a preservar su pluralidad y a fortalecerse como tal. Como nicaragüense y como educador, y más como docente de las Ciencias Sociales siento la responsabilidad de rescatar aquellos valores del legado cultural de Darío para que nuestra juventud la aprecien, crezca y se desarrolle con autenticidad y originalidad en el medio en el cual están inmersos y así puedan, en un futuro cercano, considerarse verdaderamente pinoleros, nicas orgullosos de que por su sangre corra la sangre indígena del cacique Chontal, Diriangén y Nicarao.

Pero ¿Qué estamos haciendo para conocer al Darío desconocido? La Responsabilidad Compartida promovida por nuestro Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional abarca todas las dimensiones, y, obviamente, el rescate del legado cultural de Darío no pasa desapercibido.  (ACANEFE, 2014) Rubén Darío no puede seguir siendo un desconocido en su tierra y se pretende actualizar a Rubén Darío, ponerlo vigente, que lo conozcan, que no sólo se recuerde su foto con su mano derecha en la barbilla o con su elegante traje diplomático.

A propósito de ese famoso traje, no puedo desaprovechar la oportunidad para proporcionarte una serie de datos curiosos que debes saber. Ese traje que observas en libros, en algún calendario o en algún periódico, de acuerdo a:

 (TÜNNERMANN, 2014) “Es el Traje Diplomático que usó Darío en la Corte del rey de España, Alfonso XIII, y fue donado primeramente por Francisca Sánchez del Pozo a la Alcaldía de León cuando ella visitó Nicaragua en 1923. Luego, el traje pasó al Paraninfo de la UNAN-MANAGUA donde se exhibió por varios años, hasta que Mariano Fiallos Gil dispuso su traslado al Museo Archivo Rubén Darío, en León, Nicaragua”.

El Sombrero es complemento del traje diplomático de Rubén Darío, el cual fue elaborado en 1908, en Madrid, España, por el especialista en confección de sombreros don Justo Gómez. Es de estilo napoléonico, de tela de color oscuro, para clima frío, adornada de un delicado plumaje blanco en la parte superior del sombrero.

El Espadín del traje diplomático que usó Rubén Darío se conservó por mucho tiempo en el Instituto Pedagógico de los reverendos hermanos de las escuelas cristianas de Managua y de Diriamba siendo entregado por el provincial de esta congregación religiosa al museo en octubre de 1984. Otro dato curioso acerca de la espada, es que el 27 de Julio del 2008 fue robada del Museo Rubén Darío de la ciudad de León. Siendo recuperada el 28 de julio del mismo año. La espada fue encontrada en un domicilio del barrio Subtiava de la ciudad de León, que fue allanado por las autoridades. El presunto autor del robo, fue identificado como Isaac Francisco García, de 19 años, un bebedor consuetudinario.

Como te abras dado cuenta, en las cosas más sencillas, como dar a conocer a nuestros educandos algún dato curioso, una frase, un cuento o un poema de nuestro querido Rubén, estamos contribuyendo a que su legado se extienda a todos los lugares de nuestra amada Nicaragua. Como educador he sido testigo del esfuerzo que realiza el Gobierno Revolucionario por rescatar el legado cultural de Darío, es así que oratorias, dibujos, poemas, ensayos, composiciones, dramatizaciones, entre otras actividades se realizan para celebrar el Centenario del Paso a la Inmortalidad del poeta. La temática es un Eje Transversal encaminado a dar a conocer vida, obra, amores, poemas, cuentos e importancia de Rubén para la historia nacional y mundial.

La iniciativa trasciende las paredes de las escuelas, ya que también se cuenta con una página web del Foro Nicaragüense de Cultura a disposición de los internautas, donde se pueden encontrar todos los títulos y autores relacionados con Darío, incluyendo más de 400 poemas escritos desde que tenía siete años de edad hasta casi su muerte. De igual manera muestra 26 títulos clasificados como “Obras desconocidas de Rubén Darío, publicadas después de su muerte”.

Estudios sobre el poeta, sus fuentes e influencias, también están colgadas en la web, donde a partir de este año (2015) acepta visitantes. También, se imprimen libros que serán vendidos en menos de un dólar y edificarán bustos de amigos de Rubén Darío, como el cubano José Martí, el mexicano Amado Nervo, el argentino Bartolomé Mitre, entre otros.

La meta del Foro Nicaragüense de Cultura es que para el 6 de febrero de 2016, cuando se cumplan 100 años de la muerte del poeta, Rubén Darío esté más vivo que nunca. Rubén Darío, el gran innovador de la poesía en castellano del siglo XIX, lideró muchos. Ya casi para concluir, una última pregunta, queridos amigos y amigas, ¿Y si Darío viviese hoy, sería militante Revolucionario?

Estoy seguro que si el compañero Darío viviese hoy, sería militante del Frente Sandinista, y aplaudiría la labor que ha venido haciendo el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional a favor de los más desprotegidos, a favor de la clase obrera, a favor de la igualdad de género, a favor de la restitución de derechos, el socialismo, el cristianismo y la solidaridad. Cada uno de esos aspectos, de una u otra manera, el poeta plasmaba, no sólo en sus escritos, sino oralmente cada vez que tenía la oportunidad de hacerlo. Ciertamente era un hombre culto, que sabía discernir elocuentemente en su hablar, capaz de reconocer quien era una rémora social y quién era un mecenas ecuánime acreedor de dirigir la sociedad nicaragüense.  

¿Qué no es nada coherente lo que acabo de decir? Seguramente dirán algunos, sin embargo cómo llamarías a un ciudadano que rechaza la ignominia, el despotismo, los conflictos bélicos, el odio etc., y por el contrario ama la paz, el amor, la bondad, el cristianismo, el socialismo, la solidaridad entre otras tantas cualidades que Darío buscaba plasmar y cristalizar en sus artículos, poemas y cuentos que con gran sentimiento escribía ¿Acaso no le llamarías Revolucionario? ¿Verdad que sí? Por tanto, me concedes la razón, y, por añadidura, tú también eres Revolucionario.

Por último, queda espacio para una pregunta más: ¿Qué cuándo caducara el legado de Darío? ¡Nunca! Porque Rubén Darío es un ícono en nuestra cultura nicaragüense, y como docentes es menester divulgar todo lo referente a Darío a nuestros estudiantes, a nuestros padres y madres de familia, a nuestros colegas, en fin a toda la sociedad en general y que nuestro eco retumbe en cada rincón de nuestra querida Nicaragua y se extienda como detonante que alcance cada rincón del planeta. La vigencia del legado de Darío, perdurará mientras su pueblo exalte cada una de sus epopeyas, eso sólo se logra cuando comprendamos que “En cada nicaragüense consciente de un cambio social, hay un Revolucionario más”  Gracias.

BIBIOGRAFÍA

ACANEFE. (2014). Rubén Darío, el “desconocido” poeta que quieren rescatar en Nicaragua. En: La Prensa, 26 de octubre 2014, p. 2 A, Managua-Nicaragua.

CONTRERAS, Francisco. (2011). Rubén Darío: Su Vida y su Obra. En: Revista de Temas nicaraguenses, Managua Editorial Temasnica.net, 166-182.

DARÍO, Rubén. (2013). Azul. "El pájaro azul". Santiago de Chile, Pequeño Dios Editores, 1a Edición, 2013, 153 págs.

ECURED (12 de octubre 2015). Rubén Darío.  Obtenido de: http://www.ecured.cu/index.php/Rub%C3%A9n_Dar%C3%ADo

MATUS, Roberto (2010). Darío para escolares: Prosas profanas. En: El Nuevo Dario, 22 de enero del 2010. p. 2-4, Managua-Nicaragua.

SILVA, Adán (2014). Agonía, muerte y funerales de Darío. En: La Prensa, 09 de febrero del 2014, p. 6 A, Managua-Nicaragua.

TÜNNERMANN, Carlos (2014). En la casa de Darío. En La Prensa, 02 de mayo del 2014, p. 6 B, Managua-Nicaragua

 

 

 

 

Visitas: 242

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por alexglez el noviembre 9, 2015 a las 2:53pm

Azul Universo, me complace que le haya gustado el escrito. No cabe duda que cada ciudadano debe exaltar a los personajes que hacen la historia de su país, con la finalidad que no mueran y continúen vigentes por siempre. Y nunca olvide que:  "Cada paso en este mundo te da un noviciado: con cada yerro aprendes a levantarte; con cada alborear, aflora una pertinencia más; con cada denuedo te acercas más a la meta, y con cada palma...aprendes a decir: !Gracias papá Dios por ser mi séquito y cicerone!" (AlexGlez)

Un abrazo cibernético desde la tierra de Darío y Sandino.

Comentario por alexglez el noviembre 8, 2015 a las 10:17pm

Gracias Josefa Alcaraz por incluir mi escrito en los Destacados del Desván, es un orgullo que lean lo que nace de la mente de este su humilde aprendiz de poeta. !Viva Darío: Padre del Modernismo! !Viva mi Nicaragua! !Vivan los poetas del mundo!

Comentario por Josefa Alcaraz Martínez el noviembre 8, 2015 a las 9:11pm

Comentario por Josefa Alcaraz Martínez el noviembre 8, 2015 a las 9:09pm

Mis felicitaciones a ti ¡Poeta alexglez! Por que son los grandes Poetas como tú los que mantienen vivos en nuestra memoria y en nuestro corazón a tan Magno Poeta. Los que hacen que se mantenga vigente su vida y trayectoria poética para toda nuestra Posteridad.


Bendiciones, abrazos y besos infinitos para ti

Comentario por alexglez el noviembre 8, 2015 a las 3:14pm

Después de un prolongado período de ausencia, de nuevo acá compartiendo mis escritos. Saluditos nicas para todos y todas.

© 2018   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio