Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

Corazón… parece que de sol a sol, en vano palpitas; 
por una insustancial ilusión que de a poco te mata. 
Hoy te invoco…mi frágil y muy exhausto corazón, 
pues en la medida de lo posible, aconsejarle quiero!!!
Corazón mío; que afligido y en pedacitos estas, 
demandarte quiero... ¡Tranquilo, tómate tu tiempo! 
Haz un alto, y comienza amarle muy despacito; 
entrégate lentamente y no le busques a cada instante. 
No te precipites, no sueñes con el roce de sus labios; 
y mucho menos anheles, en sus brazos un día estar. 
Ve y amale gradualmente, y cada vez que puedas… 
permanece en pausa, y así soslayar perderte más. 
No persistas en alejarte del mundo, no te ciegues; 
antes siempre busca la verdad, y tu felicidad. 
Sigue tus instintos, nunca jamás ignores la señales; 
y evita quedarte en silencio, porque podrías lamentar. 
Sí, cándido corazón, rogarte vehementemente necesito, 
Amalo por favor, más no te dejes llevar por vana ilusión. 
Si lo deseas, a su lado camina, en tus días y tus noches… 
más nunca olvides hacerlo, con cuidado y precaución! 
Silvia Regina Cossío Cámara

*Andrés Alfredo Orellana Pineda*
Derechos Reservados


Visitas: 46

Los comentarios están cerrados para este post

Comentario por Silvia Regina Cossío Cámara el febrero 13, 2019 a las 2:44am

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio