Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

¡CUAL ROCÍO DE LA AURORA.!
Caminando por el verde prado, voy deshojando una rosa flor, fresca, húmeda cual rocío de la aurora, en mi memoria evoco tu recuerdo y siento el deseo de correr en tu búsqueda, respiro profundo, no quiero llorar, son mis ansias, mis deseos que me abraces como aquella primera vez, el mismo camino, los mismos árboles, la intensa quietud, todo me hace recordarte, eran tus manos blancas y suaves que tocaban las mías y con tu mirada tierna me decías ¡te quiero.! caminamos como dos enamorados sin importar el tiempo, solos tú y yo y nuestro mundo sublime en el paraíso, tocaste mi rostro y sin palabra alguna me diste un tierno beso, y yo que ansiaba el dulce momento te correspondí con mi ternura, era un mundo de nívea color, entre auroras, arcoíris y crepúsculos a nuestra tierna edad no había malicia solo el amor que empezó a fluir por nuestros poros, una tarde de junio cuando ya se anunciaba el crepúsculo, rodeaste tus manos en mi cintura y me cargaste, la lluvia nos empapó, y sin importarnos entre risas siempre con tu tierna mirada de amor, caímos sobre la hierba y la miel de tus labios endulzaron mi vida, el olor de tu piel, entre los verdes arbustos, rozagantes, transparentes, rociadas por la lluvia, la sublimidad de tus besos me cautivaron, tus ojos límpidos, de mirada intensa y el fuego de tu piel, hizo de mi que te amara. CONTINUARÁ
Martha Córdova Chacón.
Lima-Perú.
Derechos Reservados.

Visitas: 109

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por Martha Marina Córdova Chacón el junio 27, 2015 a las 5:12am

Gracias mi querida amiga, bendiciones Celeste, me place tu comentario.

Comentario por celeste hernandez el junio 26, 2015 a las 7:17am

QUE BELLA FORMA DE AMRA, GRACIAS MARTHITA UN PLACER LEERTE SALUDOS. CELESTE. una tarde de junio cuando ya se anunciaba el crepúsculo, rodeaste tus manos en mi cintura y me cargaste, la lluvia nos empapó, y sin importarnos entre risas siempre con tu tierna mirada de amor, caímos sobre la hierba y la miel de tus labios endulzaron mi vida, el olor de tu piel, entre los verdes arbustos, rozagantes, transparentes, rociadas por la lluvia, la sublimidad de tus besos me cautivaron, tus ojos límpidos, de mirada intensa y el fuego de tu piel, hizo de mi que te amara.

© 2020   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio