Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

Dolores se casó a los quince años, con un gallardo militar, en tiempos de guerra.

Su esposo fue ascendiendo grados militares, hasta llegar a Coronel de Infantería.

Transcurrieron duros años de dolor y fatiga, pues la guerra era muy dura, haciendo muy difícil que compartieran tiempo de calidad.

Así pues, Dolores...cuando su esposo regresaba, gustaba de estar con él, y compartir momentos llenos de pasión con su amado esposo.

Un día, comenzó a sentir algunos malestares, y cuando acudió al médico, y este le dijo, que estaba embarazada.

La chica se sentía totalmente feliz, pues ese bebé era fruto de su gran amor.

Pasaron los meses y dio a luz un niño precioso. Como era usual su esposo que estaba luchando en el Sahara, no pudo estar con ella.

Pasados unos meses, al coronel le concedieron licencia y pronto marchó a casa con suma ilusión, pues ambos se profesaban un gran amor.

En los últimos tiempos, solamente habían podido expresarlo diariamente a través de cartas de amor...y esto era suficiente para Dolores, y así sentirse muy feliz.

Cuando el coronel conoció al bebé, estaba muy feliz...pues era hermoso y muy sano. 

 

Lo celebraron por todo lo alto, pues ofrecieron una gran fiesta, invitando a familiares y a todos sus amigos.


Más el coronel tuvo que regresar, pues a media noche le llamaron por teléfono, informando que debía de volver de inmediato.

Dolores quien era una chica preciosa, bella como pocas...y apoyaba a su esposo todo el tiempo; así pues igual lo despidió feliz.

La pareja vivió durante mucho tiempo...él iba y venía; hasta que de nuevo en una de las visitas de su marido, ella volvió a quedar embarazada...en esta oportunidad nació una niña preciosa.

Tal como era su costumbre, la pareja se seguía enviando cartas de amor.....pero por alguna razón, estas no llegaban a destino...tanto ella como el coronel desconocían que esto estaba sucediendo. 

La falta de entrega de las cartas, era debida a que el batallón del coronel estaba fuera de combate...todos desaparecidos.

Un año después, Dolores recibió una carta de Intendencia, en la que le informaban:
-Señora Dolores, dentro de seis días...el Sábado; su esposo volverá a casa licenciado, pues regresa en una ambulancia.

Hasta ese momento, ella desconocía que su esposo, regresaría derrotado y en silla de ruedas para siempre; pues en la cruenta batalla, perdió las dos piernas y uno de sus brazos.


Ella se entero justo antes de que él apareciera,  por medio de otro soldado, amigo de la familia.

Para Dolores fue un duro golpe, y lloraba todo el tiempo; más no le importaba, solo quería que su amor llegara, y abrazarlo sin importar como estuviera.

Más en tiempos de guerra, la vida es injusta con todos; y sin importar que algunos ya estén heridos de muerte...se les busca para darles el golpe mortal.

Pues tal como habían anunciado, llegó la ambulancia el sábado tarde; esta se detuvo frente a la puerta de su casa. Dolores ansiosa y emocionada esperaba en la acera, a que sacaran a su esposo....quién llegaba en silla de ruedas.

Sin embargo, apenas habían colocado al coronel en suelo, cuando repentinamente salieron de un coche cuatro saharauis; todos con ametralladoras en mano, acribillando a sangre fría al Coronel y a los dos camilleros que lo transportaban.

Los hombres después de cometida su fechoría, salieron huyendo...acto seguido se escucho un escalofriante grito de los labios de Dolores, quien apenas podía asimilar todo cuanto estaba aconteciendo.

Cuando le informaron que habían llegado las autoridades pertinentes, para recoger el cuerpo...la chica salió de nuevo a la calle; entró en estado de shock, pues había sangre y pedazos de los cuerpos por todos lados...

 

Segundos después se desplomó, dándose con el bordillo de la acera,  justo en la cabeza.

 

La llevaron de emergencia al hospital, mientras que los abuelos se quedaron a cargo de los pequeños hijos.

Dolores estuvo en cama varias semanas, y aparentemente parecía repuesta pero no era así...había perdido completamente la razón.

Un día sin decir nada, salió de casa en busca de su esposo...perdida por los cuarteles, a través de la valla de seguridad, preguntaba a los soldados...pero ninguno le daba información alguna, pues no sabían nada de lo sucedido.

 

La chica se sentaba a esperar y cuando salía algún militar, ella entablaba conversación con él, tal cual como si fuera su esposo.

 

 Algunos infelices se aprovechaban de Dolores, y se la llevaban a algún Hotelucho o pensión de mala muerte.

Hacían el amor con la pobre infeliz y luego ellos desaparecían. Dolores cada vez más pérdia  la razón, comenzó a vagar por las calles, como una vagabunda.


Para sobrevivir vendía sangre en los hospitales, y así tener dinero para comer.

Así durante mucho tiempo, fue vagando por diferentes ciudades de España. A los años volvió a casa de sus padres, vestida con harapos, llena de bisutería barata, con grandes hematomas, y con un pañuelo en la cabeza; como si fuera una húngara...no se.

En parte parecía estar bien...pues llamó a la puerta, preguntando si podía pasar.

 

 Los padres sumamente felices...pero sorprendidos a la vez, la acogieron y recibieron con los brazos abiertos.

Después de pasados unos minutos, se dieron cuenta de que la chica, había olvidado a sus pequeños hijitos; ya que nunca hubo indicio alguno de que les reconociera.

 

Así pues, los padres optaron por no forzarla; limitándose solamente a acompañarla, y brindarle todo su cariño.

A los pocos días se volvió a marchar, sin dar ninguna explicación. Tan sólo marcho con lo único que llevaba puesto, y portando una vieja maleta de cartón, con algunas prendas igual de deterioradas.Se encaminó rumbo a la estación, y allí al lado de un banco se echó a dormir. Cuando el tren paró, ella se subió...olvidando su maleta....en esta oportunidad, ella se bajo solo Dios sabe donde, pues a ella parecía no importarle a dónde iba, o en qué lugar se encontraba.

Para infortunio de la chica, al poco tiempo volvió a quedar embarazada de otro "romance" que tuvo. Pasaron los nueve meses, dio a luz a un nuevo bebé...y lo dejó en el hospital, y de nuevo se largo sin rumbo establecido.

Transcurrieron varios años, y de vez en cuando alguna carta mandaba a sus padres, pero nunca jamás sin preguntar por los críos.Tiempo después, se supo que andaba por Valencia donde dio a luz otro bebé, al que abandonó a su suerte también.


Mas adelante por Lérida...también dejo a una niñita, en la casa de unos conocidos.

Deambulando de un lugar a otro, pasaba sus días...volviendo al hospital para continuar con su venta de sangre; después de algunos años...nada más se supo de ella.

Algunas personas comentaban, que en una pensión de mala muerte, había aparecido una mujer muerta, en su habitación, sin identidad alguna...y que fue enterrada en algún cementerio gubernamental...más nadie sabía dónde.

Una de las hijas mayores de Dolores, después de escuchar la historia de madre, se dio a la tarea de buscar a sus hermanos y familiares; para así entender que le había sucedido a su pobre madre; encontrando que había perdido la razón por un amor...que el ingrato destino le arrebató.

Enrique Nieto Rubio 

 

*Derechos Reservados*

Visitas: 427

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por Enrique Nieto Rubio el marzo 27, 2016 a las 6:16pm

amigo BETO gracias por tu comentario.

entonces sobran las palabras

mas esta historia fue mi tía, 

saludos .

Comentario por Beto Brom el marzo 27, 2016 a las 10:44am

Triste historia, que impacta más por ser autentica, de acuerdo a tus explicaciones.

Agradezco el compartirla.

Shalom amigazo

Comentario por Enrique Nieto Rubio el marzo 11, 2016 a las 8:15pm

GRACIAS AMIGA TRINA POR TU COMENTARIO

BESITOS

Comentario por TRINA MERCEDES LEÉ DE HIDALGO el marzo 2, 2016 a las 4:28am

Sabes que los nombres pueden tener karman, como el de DOLORES?, a lo mejor esta es la causa de que pasara por tantas desgracias y  sufrimientos, jejeje., me ha encantado leerte. Abrazos en la distancia.

Comentario por Enrique Nieto Rubio el marzo 1, 2016 a las 10:34pm

gracias amiga JOSEFA por tu comentario besitos de cielo,.

Comentario por Josefa Alcaraz Martínez el febrero 29, 2016 a las 10:15pm

Mi amado Gran Poeta y amigo Enrique...


¡Mis Felicitaciones por tu merecido Destacado!

Comentario por Enrique Nieto Rubio el febrero 29, 2016 a las 7:59pm

GRACIAS AMIGO UVER por tu comentario

saludos amigo.

Comentario por Uver el febrero 29, 2016 a las 7:02pm
Maravillosas letras
Comentario por Enrique Nieto Rubio el febrero 28, 2016 a las 8:42pm

GRACIAS AMIGA, CELESTE POR TU COMENTARIO Y POR ESTE PRECIOSO DESTACADO

BESITOS ,

Comentario por Enrique Nieto Rubio el febrero 28, 2016 a las 8:38pm

GRACIAS AMIGA KATY por tu comentario, seguro que es así amiga,

las guerras nunca son buenas para nadie.

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio