Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.







Esta vivencia está inspirada en el bello poema de nuestra querida poetisa Verónica, El silbido del tren.

Quiero llevar a cada uno de los sitios que me acogieron, donde había muchas personas sufriendo,  y sintiéndose atrapadas ante su dificultad. Como hice con el otro cuento que también lleve.
En su día me leían bellas reflexiones y cuentos de personas que querían compartir su vivencia, que yo consideraba utópicos en ese momento, pero que nunca deje de darles vueltas, hasta que un día me permití dudar si se trataba de una utopía y me di cuenta que aunque entonces no lo veía, esas letras tenían mucho de ciertas. Y que mucho ayudaron en mi crecimiento. Y yo quiero dejar por pequeño que sea mi granito de arena y todo mi cariño en esos lugares, quizás a alguien le haga pensar cuando se lo lean como hicieron en mí los cuentos que me leían.
Hoy quiero compartir mi sentir con todos los estimados poetas y poetisas que tanto admiro y aprecio de este maravilloso desván:


                                        
                                                                    EL CAMINAR DEL TREN  





¡Cuántos años me sentí presa en ese tren a punto de descarrilar del que habla la canción!

Ese torpe tren que estropea la vía en su rodaje, que no se encuentra, que no se quiere. Un tren que pedía por no seguir caminando, que no podía más, que se sentía pesado. Un tren que veía que no llevaba control alguno, que estaba vendido a su suerte, a merced de la única dirección que podía alcanzar a ver y que no le gustaba. Mucho tiempo sufriendo en ese tren, sintiendo como golpeaba fuertemente con los raíles, sintiendo como a veces se salía un poco de ellos, que desolado temblaba pues se sentía a puntito de descarrilar, ese tren que no sabía como evitar eso.


A la esencia de mi tren lo adoraban otros trenes hermosos. Veía el dolor en sus pasadas cerca de mí, les costaba ver esa estampa en la que estaba sumergido y a mi tren lo mataba observar ese dolor que causaba en otros trenes a los que él amaba.

 

¡Pero ver a la negra damisela visitarme tan de cerca, hospitalizada, me hizo abrir los ojos, y cogí con fuerza el mando, y hoy, aunque mi tren se tambalea a momentos, ya se curo mucho en torpeza y consiguió mucho, con mucho empeño y lucha empezó a encauzarse, a caminar!


Y gracias a maravillosas personas, bella compañía, grandes maestros sin saberlo, ese tren empezó a querer aprender de cada cosa, a decir basta, a encontrar manantiales de aficiones y compañía donde desconectar, tomar respiro, refugiarse. Estoy aquí contenta de poder contar que a este tren le queda fuelle y que está decidido a pasar todas las vías que haga falta hasta encontrar esa vía soñada, la que ansía, la que le reporte calma.


Aprendí que ese tren lo conducimos nosotros, que habrá vías empedradas, con miles de obstáculos que deberemos pasar, que habrá otras claras y alegres, otras con un poco de todo, descubrí que nosotros decidimos a quién y qué cosas subimos al tren pero también a las que debemos decirle por nuestro bien en un momento dado, baja, aunque duela despojarse algunas veces.
Que habrá que hacer descansos en la estación, hablar con el limpiador de almas y mirar el típico reloj que está presente en cada estación, mientras nos decimos, ¡dónde estará mi destino! ¿estará cerca ya la calma?


Y de seguro el hombre con su escoba nos dirá, aquí no es de verdad, descansa lo que necesites y por favor deja aquí tu pesado equipaje que has cargado en este trayecto hasta ahora, anda coge fuerzas, y vete, marcha en busca de lo que quieres. Como no harás nada es si te quedas aquí en mi estación llorando. Ya viniste muchas veces, te aseguro que hay pequeñas cosas que hacen de las vías que sean hermosas,  pasajeros bellísimos que su deseo sea acompañarte, que te tendrán un amor grande y tú a ellos, ese amor impulsará a que se haga más fácil el trayecto de todos vosotros.  


Atrévete a buscar esas vías, a ver más allá, a capturar la belleza de las pequeñas grandes cosas. Vive dentro de ti el poder hacerlo. Sé que lo harás. Confío en ti, en que así será. Mucha fuerza en tu camino. ¡Suerte niña, suerte!


    
     Autora: Laura L


                                                                                        

Visitas: 1405

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por Laura López el mayo 24, 2013 a las 2:07pm

Que lindo eres Juan, que hermosa huella, tan sentida , te la agradezco en el alma. Saber que te llegaron asi mis humildes letras. Me emociona. Mando un cálido abrazo para ti y mucha fuerza.
Le diste color a mi casita hoy :)  Un besito



Comentario por juan ferrer el mayo 24, 2013 a las 11:03am

Se me ha puesto la piel de gallina, pues me identifico mucho con tus letras, ojalá todos tengamos esa ansiada calma que nos deja respirar aliviados, tomar el camino correcto o por lo menos tomar un camino que ya es algo, me dejas con el corazón blandito Laura,un besito.

Comentario por Laura López el mayo 24, 2013 a las 4:23am

Muchas gracias Trina, bella poetisa, por comentar mi trenecito. Cariños.

Comentario por TRINA MERCEDES LEÉ DE HIDALGO el mayo 24, 2013 a las 3:56am

Comentario por TRINA MERCEDES LEÉ DE HIDALGO el mayo 24, 2013 a las 3:56am

Hermosa redacciòn literaria, profundo, positivo y aleccionador contenido. Somos un tren y en cada estaciòn cambian las facetas de nuestra vida para bien o para mal. Un abrazo de oso.

TRINA LEÈ DE HIDALGO

Comentario por Laura López el mayo 24, 2013 a las 2:28am

Mi querida Nueva Vida, que linda eres, muchas gracias por pasar a leerme, ha sido una alegría muy grande. Me estremecio tu comentario, pero yo se que tus maletas y toda tú , tu alma es bienvenida en cualquier tren que tenga ojos de ver y corazón, eres un cielo de persona. Ya sabes que en mi tren ( a veces las vias son algo caoticas te aviso) siempre tendras un lugar muy cerquita mío. Tu tren de seguro que le esta esperando un bello lugar, cuestión de tiempo , y de pasar cuantas vias sean necesarias. Pero ese lugar de seguro que tiene un brillo especial. Un besito preciosa! Muchas gracias

Comentario por Laura López el mayo 24, 2013 a las 2:22am

Mil gracias, que tierna huella me dejas Vanesa. Es un honor para mi recibirte en mi humilde tren. Me alegra que sintieses tanto estas letras que deje con tanto cariño. Espero donde voy a llevarlos que estuve , las sientan también mucho. Pero como me hagan leer me morire de la vergüenza jajaja.
De nuevo muchas gracias. Un abrazo linda.

Comentario por Laura López el mayo 24, 2013 a las 2:15am

Veronica, bella, muchas gracias por pasar a mis letras. Tienes toda la razón , muchos pasan a nuestro lado pero son pocos los que suben de verdad al tren. O quizas unos suban miren un poco, y bajen. Y al tiempo suban otro poco y bajen. A los que de verdad aman nuestro tren atraviesan cualquier via sea como sea, estan con nosotros.
Te mando un cálido abrazo. Siempre es un gusto verte en mis letras mi linda amiga. Lo agradezco un monton.
Un besito grande

© 2020   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio