Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

De tanto andar con la rabia

envuelta en mis torbellinos

y derramando suspiros

de alboroto y desazón,

no recordaba al encino

que estaba junto al galpón.

 

Es que la lluvia no cesa

y el dinero se evapora

y la sangre se devora

los gritos y los lamentos,

los inútiles gobiernos 

dan cuotas, tristes subsidios,

palabrejas de cartón,

y así ignoré al encino

que estaba junto al galpón.

 

El siempre hubo soportado

tormentas y vendavales.

En sus ramas, tiernas aves

hicieron nidos y amor.

Fue compañero del sol

y silencioso vecino,

mas yo olvidé al encino

que estaba junto al galpón.

 

Cuando perdí mi trabajo

y debí pedir prestado,

supe del triste legado

que regala la miseria.

Entendí que en esta tierra

pocos tienen corazón,

y me olvidé del encino

que estaba junto al galpón.

 

Hoy, que el tiempo no me alcanza

para soportar mis huesos,

y debo partir, ya viejo,

por culpa de una hipoteca

a desmayar mi razón

en la dádiva de un asilo,

recién recuerdo al encino

que estaba junto al galpón.

 

Él no sufrió los rigores

que sufre el alma del hombre

ni padeció tentaciones

por mantener ideales.

Él sólo fue la canción

de un paisaje en mi destino,

el simple y oscuro encino

que estaba junto al galpón.

Ricardo Alvarez Morel

Visitas: 525

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por celeste hernandez el julio 6, 2013 a las 8:16pm

hermosisimas letras...

...El sólo fue la canción

de un paisaje en mi destino,

el simple y oscuro encino

que estaba junto al galpón.

Comentario por Ma. Gladys Quintero el junio 26, 2013 a las 6:30am

Retomaria del encino las virtudes de resistencia y  fortaleza en su razon de ser y existir,  el encino que estaba junto al galpon, no era cualquier encino brillaba con luz propia; lo veo  relacionado a dos historias paralelas,  la vida de un arbol / un hombre,  donde la evolucion y desarrollo depende de la recursividad para  tratar de permanecer vigentes como protagonistas de una historia muy comun,  ese detalle se le debe a la madre tierra  y sus bondades de la misma naturaleza con la  especie natural / humana. Las comparaciones frente a la  vida pueden  llegar a ser semejantes mas que contradictorias.

Maestro siempre hay algo nuevo que aprenderte. Mi aprecio y cariño por tu  repertorio para bordar un poema con lujo de detalles. Felicitaciones!.  

Comentario por Laura López el junio 25, 2013 a las 11:27pm

Gracias estimado Ricardo!! La verdad que no conocía al artista, y lo he escuchado, y que linda experiencia fue, apenas ahora escuche dos canciones pero de seguro que cuando pueda buscare más, quiero conocer, me ha encantado! Gracias por decirme. Tenía musicalidad tu poema, es muy hermoso, volví a leer, y de seguro regresare, suelo volver a releer, normalmente en silencio, los poemas que tan buen sabor me dejaron. 

Un abrazo para ti, para tu tierra y me tome un tiempito para traer un presente en agradecimiento y que revoloteen por el encino que estaba junto al galpon, precioso tu poema! Al final dices "el simple y oscuro encino" pero para mí ese encino que imagine junto a un galpon, luce de una manera hermosa, con un encanto y magia inigualable, esa magia y ternura que le diste a tus versos, yo me enamore de ese encino precioso que sento en mi corazón tras la lectura de tus versos!! Mis felicitaciones y cariño




Comentario por Ricardo Alvarez Morel el junio 25, 2013 a las 4:47am

Gracias Laura por tus amables elogios a mis letras. De igual manera que en tu tierra escuché cantar saetas, en la mía es muy común escuchar una modalidad que se llama milonga campera. Si te tomas el trabajo de buscar en Youtube canciones cantadas por José Larralde, podrás encontrar el sonido que deberían tener estas letras. Nuevamente gracias.

Comentario por Laura López el junio 25, 2013 a las 2:17am

Exquisito, ¡es precioso Ricardo! Que linda sensación durante y después de la lectura, sentí mucho tus versos, gracias por la experiencia que me regalaste, fue entrañable y muy bello leerte. 
Felicito estos bellos versos y a tu admirable y versátil pluma, ningún poema de los leídos de tu autoria me ha dejado nunca indiferente,siempre admire mucho y hoy no fue menos, escribes muy lindo. Agradecida por el aporte.

Cariños. Dejo mi estrellita brillando de admiración,  y deseando una linda semana a tan maravilloso poeta 

Comentario por ✿ღMyriamღ✿ el junio 22, 2013 a las 12:11am

No te preocupes Ricardo, todos tus poemas me gustan, los que rimen y los que no

y la idea es que no te encasilles, aunque se que eso es dificil que suceda con los buenos poetas como tu.

Gracias por tu respuesta 

Comentario por Ricardo Alvarez Morel el junio 21, 2013 a las 10:09pm

Gracias Myrian por tu aporte. Intentaré darte más poemas rimados, pero no es fácil ya que eso sería encasillarme y es lo que no deseo hacer.

Comentario por ✿ღMyriamღ✿ el junio 21, 2013 a las 10:04pm

Precioso, me encanta cuando riman los poemas

Te doy como favorito y muchas felicitaciones

como siempre Ricardo

Con afecto 

Myriam 

Comentario por Ricardo Alvarez Morel el junio 21, 2013 a las 6:38pm

Rosa Ma García Ávila, agradezco profusamente el elevado concepto hacia mi persona que deja usted impreso en su comentario. En lo único que discreparé es en lo de Perfecto Poeta, dado que no avalo la perfección humana en ninguna de las facetas que el hombre puede adquirir. Acepto lo de poeta, porque eso es un sentir, pero creo que aún en ese rol poseo extremas imperfecciones. No obstante lo dicho, reitero mi agradecimiento a la generosidad de sus palabras.

Comentario por Ricardo Alvarez Morel el junio 21, 2013 a las 6:03pm

El último mendrugo se cayó por la alcantarilla y por culpa de la artrosis en mis manos no logré sujetarlo. Eso tampoco hubiese valido de mucho ya que no se puede derrumbar paredones con las encías. Algunos amigos han dicho que desaparecer por inanición no es doloroso, aunque resulte algo lento. En realidad no tengo demasiado apuro en convertirme en telaraña y protegerme de los recuerdos mediante sutiles hilos de no ser. Allá, donde habitan los imperecederos habrá algún encino que me preste su madera para hacer mi camastro donde recibiré a las flores.

Pilar, maga de las metáforas y quizás creadora de ikebanas, dado que todo es posible, gracias por venir con tus luminosos vestidos a poblar las sombras de mis palabras.

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio