Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

 AMIGOS DEL DESVAN    LES DESEO A TODOS DE CORAZÓN UNA MUY FELÍZ NAVIDAD Y MARAVILLOSO AÑO NUEVO ..Y LES REGALO  ESTE CUENTO¡¡

Hace ya muchos años vivía un viejo, pero muy viejo Gnomo llamado Torniquete en una antigua campiña, por donde corría un extenso arroyo y desde donde unas extensas enredaderas cubrían hasta la mitad un pequeño puente casi derrumbado, y allí debajo de este puente rodeado de hermosas campanitas azules que le servían como techo  había construido su casita  nuestro gnomo, quien tenía casi doscientos treinta y tantos años…tan  ancianito era que las patillas blancas de su graciosa cara se confundían con su blanca, blanca larga barba blanca y que a su vez se confundían con sus largas, largas  cejas blancas..a propósito de su aspecto la señora rana que vivía también en ese mismo arrollo , debajo del puente-viejo-casi-derrumbado , solía cantar en las noches de luna llena cuando la blancura de la luna , le recordaba la blancura de las barbas del Gnomo torniquete  y cuya letra decía mas o menos así :

                        ¡¡ Croac, croac, croac,

                         “ Blanca, blanca la luna

                          es la cara barbuda

                         de torniquete que asoma

                         su blanca barba blanca 

                        por entre la ventana abierta

                       en esta noche de luna…”

                       croac, croac, croac….

       

              Y así entre la barba,  su blanco pelo y las cejas blancas, apenas se le distinguían sus ojos negros pequeños pero tan vivaces que parecieran sonreír siempre, mientras se arrugaba su ancha nariz y se asomaba una sonrisa socarrona y traviesa en su pequeña boca.

Acostumbraba vestir el Gnomo un gorro de dormir ¡tan gracioso ¡que jamás se sacaba  de su cabeza , ya que el  mismo decía “ que era una pérdida de tiempo ponerse y  sacarse el bendito gorro , si llega siempre la noche y después el día, y después la noche y después el día,  “ y vaya alguien a decirle algo al respecto porque de inmediato pateaba el suelo con una pierna en la cual calzaba unas  muy , pero muy viejas botas, se ponía las manos en  el cinturón ancho que llevaba en la cintura e  imitaba  de manera absolutamente burlona y con el mismo tono de voz de cualquiera que tuviese en frente , haciéndole notar lo anticuado y viejo que estaba su gorro y mas encima hacía un buen rato , pasado de moda y por cierto de un color que en siglos pasados había sido rojo…que de verdad nadie nunca más osó hacer ningún comentario más al respecto de su gorro.

Un día cercano a la Navidad en que nuestro Gnomo Torniquete amaneció contento, porque el día anterior le había visitado la señora ardilla Eusebia y le había obsequiado como regalo de navidad un saco lleno de nueces maduritas, después de desayunar un puñado de estas exquisitas nueces, se echó su morral al  hombro con la intención de buscar un adecuado  regalo para obsequiárselo al Gran Espíritu de la Navidad que  se posaría en la Tierra en un par de días y ¡por supuesto llevaba su infaltable gorro puesto y para esta ocasión se puso una corta chaqueta , tan, tan corta que sobresalía su pancita gorda de  comer tan deliciosas nueces, pasas y frutos de los árboles con que se alimentan los Gnomos.

Así pues empezó a caminar  nuestro simpático Gnomo, bordeando un pequeño atajo que conocía para llegar a la otra orilla del puente y mientras caminaba y caminaba, comenzó a tararear una pegajosa cancioncita y  que decía así:

                   “Tarará ,  tararín , tarará,

                   Un pasito adelante

                   otros tres pasitos al frente,

                  y tres pasitos atrás,

                  el señor caracol  nunca sabe

                 si se devuelve o si va…

                 Tarararían, tarararán

                 Un pasito adelante,

                  otros tres pasitos al frente

                  y tres pasitos atrás,

                  el caracol se devuelve siempre

                 para volver a andar.

                Tararín, tararan …etc, etc,etc,….

          Y así caminaba y cantaba y caminaba repitiendo muchas veces la misma pegajosa melodía, unas veces a todo pulmón  y otras veces silbándola. Tan distraído iba que casi,  casi se cae de bruces al tropezar con una inmensa piedra que había al final del puente, ¡¡canastos dijo¡¡ y justo cuando se estaba enderezando escucho gritos y alegatos y voces que discutían con mucho enojo, entonces el Gnomo se agachó para ocultarse detrás de esa  enorme piedra para mirar que ocurría….de inmediato se dio cuenta que había en el camino  otro gnomo muy parecido a el , pero mucho más joven y más bajo de estatura , que estaba discutiendo muy acaloradamente con una pareja de conejos que estaban muy bien vestidos como para asistir a una gran fiesta y `por ello mismo tenían todo el camino cortado con  un tremendo carro  con enormes ruedas y que tenía dentro un enrome árbol de Navidad adornado con un montón de grandes  zanahorias , y por supuesto, revoloteando alrededor sus veinticinco hijos..Los conejitos lucían en sus orejas unos simpáticos adornos navideños, y que eran ramitas verdes de las zanahorias puestas en sus cabecitas a modo de sombreritos. El ruido y chacoteo que tenían hacían enojar mucho más el Gnomito joven que tenía que gritar para que los señores conejos, papá y mamá, lo escucharan  y que le decía mas o menos estas palabras muy enfurecido ¡¡ ustedes no saben que está totalmente prohibido interrumpir este camino con todos estos cachivaches que llevan, díganme como yo cruzo con mi carrito ahora , a ver?? Y se ponía furioso las manos en la cintura ¡ Antes que los papas conejos alcanzaran a responder, salió de su escondite de la roca el Gnomo Torniquete , y Oh ¡ milagro ¡ sacándose su gorro para hacer una venia , les saludó a todos , diciéndoles  “ Mis amigos queridos, todo se puede arreglar, deben estar contentos y tranquilos para que el Espíritu de al Navidad  pueda llegar , si están enojados e inquietos , la energía tan resplandeciente que  trae no iluminará  con tanta belleza y resplandor”, Los papas conejos y el Gnomo pequeño –que se llamaba  Rinpón  se quedaron mudos de asombro y pasada la sorpresa papa, conejo tomó la palabra y le dijo ..¡ Mucho gusto en conocerte , Honorable Gnomo ..(aquí carraspeó el Gnomo y le dijo ¡me llamo Toroniquete ¡ )  señor Torniquete, sucede que se desinfló la rueda de nuestro carro y no puede pasar el carro del Gnomo Rinpón y todos llevamos prisa porque ya se acerca el Espíritu de Navidad y debemos poner nuestro árboles navideños en nuestras casas.. Así mientras papa conejo le explicaba  a torniquete este problema los veinticuatro conejos hacías de las suyas , subiéndose por los hombros de Torniquete , tirándole los blancos pelos de su cabeza, cejas y barbas, registrándole su morral y metiéndose hasta en sus botas a lo que EL Gnomo se sacudió bruscamente mientras entre risa y enojo decía ¡¡uff, ¡¡que me hacen cosquillas, niños estén quietos¡¡ De inmediato intervino Mamá coneja en un tono que no dejó lugar a desobediencias de nadie “ no cenarán  las ricas zanahorias que les tengo hoy”, y así como si fuera un relámpago los conejitos se quedaron todos quietecitos¡¡

¡Bueno, bueno , dijo Torniquete , buscaremos de inmediato ayuda y rápidamente sacó de su morral un flautín y se puso a tocarlo con toda su fuerza , pasados unos minutos aparecieron como por arte de Magia un ejercito de  Chinitas que a su vez llamaron a un ejerecito de hormigas y que a su vez llamaron a un ejercito de abejas ¡--Bien dijo entonces Torniquete ¡manos a la obra ¡ y nuevamente llevando su flautín a la boca  comenzó a hacer sonar unas notas y comenzó así a dirigir a todos los ejércitos , a si que en menos de lo que se demora una canción ya estaba el carro levantado para que papa conejo cambiara la rueda y pudiera avanzar con su carro , camino a casa.. De inmediato y haciendo sonar nuevamente su flautín, Torniquete despidió a todos los ejércitos mientras todos les daban las muchas gracias.

Y así los papas conejos invitaron a pasar las navidades en su casita al Gnomo torniquete y al Gnomito Rinpón quienes vivían solos y por supuesto aceptaron encantados ese  maravilloso regalo de compartir juntos la Navidad y mientras iban todos arriba del carro de los papás conejos (habían amarrado atrás  el carro del Gnomito Rinpón ) transcurrió el día en alegre viaje, los conejitos pequeños portándose lo mejor que podían por temor a perder la gran cena de Navidad que les esperaba,  cayó la noche y se asomó la luna llena , y a lo lejos , muy a lo lejos se escuchó el canto de la señora rana.

                        ¡CROAC, CROAC, CROAC,

                        Blanca , blanca la luna

                        es la cara barbuda

                        de Torniquete que asoma

                        su   blanca  barba blanca

                        en esta noche de luna..

a lo que se le sumaron  a ese canto todas las ranas que vivían en esa campiña y de pronto los grillos tocaron sus violines para acompañar con sus melodías, las cigarras entonaron sus voces, las luciérnagas prendieron sus faroles y la Tierra entera se ilumino de una blancura del cielo , porque muy alto en el cielo se prendía otra vez una estrella gigantesca que era el espíritu de la Navidad y que con el fulgor de sus Rayos parecía decir : ¡PAZ EN LA TIERRA, AMOR Y BUENA VOLUNTAD ENTRE TODAS LAS CREATURAS DEL MUNDO¡¡¡

 

                                                                                                               Mirtha Verde.Ramo.

                

                

              

                   

           

 

 

Visitas: 343

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por Laura López el diciembre 25, 2013 a las 3:41am

Que bonito y fantasioso relato Mirtha, esta muy simpático y muy ameno para leer. Tantas sonrisas me sacaste con el gnomito Torniquete y su caracter entrañable, com esa llegada del espíritu de la navidad!! Muchas gracias por compartirnos. Te doy mi estrellita, te mando un abrazo y también aprovecho amiga para desearte unas muy felices navidades .

Comentario por Josefa Alcaraz Martínez el diciembre 24, 2013 a las 2:42pm

Tu maravilloso cuento ¡"El maravilloso regalo del Gnomo Torniquete"
Ha sido destacado en la Página principal.
Felicidades ¡Poetisa Mirtha Verde.Ramo!

Comentario por Josefa Alcaraz Martínez el diciembre 24, 2013 a las 2:29pm

Comentario por VIVIAN el diciembre 23, 2013 a las 11:12pm

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio