Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

Cono sur americano.

Egregio sol de febrero.

Descarga el disco de oro

los sudorosos sahumerios

y el hombre bebe los vahos

con la agitación del pecho.

Verano de Buenos Aires.

Húmedo estío caliente.

Calles en fila se estrechan

sobre pieles satinadas

y el hombre, en sus soledades

aspira ausencias lejanas.

La ciudad danza en sus bares

somnolientos parroquianos.

Está jugando en el aire

el humo de los cigarros

y el hombre, ve en el licor

a una costilla de barro.

Donde caminan los pasos

una sombra va marchando.

Se bambolean los cuerpos

sobre filosos resabios

y el hombre, trenza los surcos

de pensar lo ya pensado.

Se desplazan las agujas

sobre cuadrantes vencidos.

Atardecen los fulgores

un hueco gris perseguido

y el hombre, besa en silencio

a Febo en su último atisbo.

Cono sur americano.

Egregio sol de febrero.

De la uva apisonada

nació este vaso de vino,

y el hombre que llevo dentro

brinda tu muerte de siglos.

Ricardo Alvarez Morel

Visitas: 202

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por Samara el febrero 7, 2013 a las 4:30pm

Donde caminan los pasos

una sombra va marchando.

Se bambolean los cuerpos

sobre filosos resabios

y el hombre, trenza los surcos

de pensar lo ya pensado.

Se desplazan las agujas

sobre cuadrantes vencidos.

Atardecen los fulgores

un hueco gris perseguido

y el hombre, besa en silencio

a Febo en su último atisbo.

Querido Ricardo, -Poemazo- para no variar. Trenzar surcos me parecen unas palabras con mucho trasfondo. Un placer disfrutar de poesía compañero. Besitos tropecientos

Comentario por Ricardo Alvarez Morel el enero 21, 2013 a las 9:45pm

muchas gracias Amada, por dejar tu huella en mis letras

Comentario por Ricardo Alvarez Morel el enero 21, 2013 a las 9:45pm

Trina, agradezco tu profundo comentario y el tiempo que tuviste que dedicar a mi humilde poema.

Comentario por Ricardo Alvarez Morel el enero 21, 2013 a las 9:44pm

Gracias Alejandra, por tu visita, por tus palabras  y por los elogios que me regalas.

Comentario por TRINA MERCEDES LEÉ DE HIDALGO el enero 16, 2013 a las 5:40am

CADA POETA TIENE SU SELLO DE DISTINCIÓN y a través de el, enarbola su categoría y calidad humana, refleja sus sentimientos e inclinaciones, que en este caso, tienden hacia lo social y filosófico, mientras se observa el mundo circundante, conjugado con las propias experiencias y vivencias cotidianas, el lugar de origen que constituye el preciado terruño en el cual se sustentan nuestras raíces geográficas. Felicitaciones!.

TRINA

 

Comentario por ANGIEMAR el enero 15, 2013 a las 7:18pm

EXCELENTE EN SU FORMA DE PLASMAR...GRACIAS POR COMPARTIR.

ANGIEMAR

Comentario por ANIEL el enero 15, 2013 a las 3:33am

GRANDIOSO RICARDO...GRANDIOSO HOMENAJE A NUESTRO BUENOS AIRES QUERIDO....

NO PODIA DEJAR DE PASAR POR TUS LETRAS QUERIDO AMIGO...UN ABRAZO Y MIS FELICITACIONES. ALE

Comentario por Ricardo Alvarez Morel el enero 14, 2013 a las 10:08pm

Ariel, ante tanta gentileza y añoranza a la vez, solo puedo responder tu comentario con este poema de Alfonsina, para que nunca decaiga tu argentinidad.

BUENOS AIRES


Buenos Aires es un hombre
Que tiene grandes las piernas,
Grandes los pies y las manos
Y pequeña la cabeza.

(Gigante que está sentado
Con un río a su derecha,
Los pies monstruosos movibles
Y la mirada en pereza.)

En sus dos ojos, mosaicos
De colores, se reflejan
Las cúpulas y las luces
De ciudades europeas.

Bajo sus pies, todavía
Están calientes las huellas
De los viejos querandíes
De boleadoras y flechas.

Por eso cuando los nervios
Se le ponen en tormenta
Siente que los muertos indios
Se le suben por las piernas.

Choca este soplo que sube
Por sus pies, desde la tierra,
Con el mosaico europeo
Que en los grandes ojos lleva.

Entonces sus duras manos
Se crispan, vacilan, tiemblan,
¡A igual distancia tendidas
De los pies y la cabeza!

Sorda esta lucha por dentro
Le está restando sus fuerzas,
Por eso sus ojos miran
Todavía con pereza.

Pero tras ellos, velados,
Rasguña la inteligencia
Y ya se le agranda el cráneo
Pujando de adentro afuera.

Como de mujer encinta
No fíes en la indolencia
De este hombre que está sentado
Con el Plata a su derecha.

Mira que tiene en la boca
Una sonrisa traviesa,
Y abarca en dos golpes de ojo
Toda la costa de América.

Ponle muy cerca el oído:
Golpeando están sus arterias:
¡Ay, si algún día le crece
Como los pies, la cabeza!

 Alfonsina Storni

Comentario por Ricardo Alvarez Morel el enero 14, 2013 a las 3:58pm

Gracias Matilde por tu aporte y tu comentario

Comentario por matilde heras maema el enero 14, 2013 a las 3:52pm

Precioso amigo me encanto leerte besos

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio