Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

EN BUSCA DE LA ESENCIA MILAGROSA (relato a dos manos / primer capítulo de cinco)

 

 

Capítulo I

 

Llevaban varios días caminando, y el hecho de desconocer el terreno, aumentaba la ansiedad del grupo. 

Al sexto día, de una noche cerrada y silenciosa, el sistema de comunicación dejó de funcionar, todos los intentos fueron en vano, quedaron aislados, completamente solos en un lugar tan alejado... la incertidumbre cobró fuerzas. 

Era necesario tomar una decisión, y debía ser a la brevedad posible. Volver sobre sus pasos o continuar con el plan propuesto. 

Francesca, la geóloga del grupo, jugueteaba con sus rizos al tiempo que miraba de reojo al líder de la expedición. Ella le había sugerido tomar otro camino, a sabiendas de que ése no era fiable, pero entonces él se hallaba abstraído por el volumen de sus senos y no le prestó la debida atención.

Uno de los expedicionarios, el de más edad, se acercó a ella y le pidió en voz baja que dejara de tocarse el cabello, para no distraer nuevamente al guía en momentos en que debía tener sus sentidos puestos en la importante decisión a tomar.

Sin responderle y haciendo caso omiso de tal sugerencia, se acercó a Bernardo, y como confiando un secreto, le dijo en voz baja, casi al oído... - Estoy contigo, acepto tus decisiones, y además soy de la opinión que debemos continuar con la empresa que nos propusimos.

Escuchó, la miró directamente a los ojos, sin siquiera responder.

Era imprescindible escuchar los puntos de vista de todo el grupo, por lo tanto pidió que todos se expresen para así llegar a una resolución, agregando que consideraba importante que sea una decisión en conjunto.

    - De acuerdo a como veo la situación -expresó Germán, especializado en antropología- "el profesor", como lo llamaban todos- interpreto que debemos dar por finalizada nuestra expedición, no debemos arriesgarnos a una dudosa aventura que puede llegar a convertirse en una nada agradable experiencia, como la ocurrida en una expedición al nacimiento del Amazonas, organizada por la Unesco, en la cual participé, donde nos enfrentamos a una situación semejante a ésta, y que por la fallida decisión tomada, sufrimos una tragedia, que hasta el día de hoy no puedo sacar de mi memoria.

    - Yo debí suspender algo importante para unirme a esta expedición y no pienso regresar con las manos vacías. Se nos dijo que había un valioso tesoro escondido y que su hallazgo podría ser de suma importancia para la humanidad. Pues bien… quien quiera abandonar, que abandone. Yo seguiré adelante, aunque sea solo - expresó con firmeza Mateo, el alpinista del grupo.

    - Me inclino a pensar que lo que pueda haber allí no será más importante que nuestra propia vida, por lo tanto opino igual que el “profesor” - dijo Lionel, el fotógrafo

    - Creo saber de qué se trata el hallazgo, aunque me comprometí a guardar silencio para evitar especulaciones. No obstante, les aseguro que vale la pena seguir adelante. - observó Francesca

Bernardo -el guía- dirigió una mirada a los dos expedicionarios que aún no habían abierto la boca y les dijo:

    - Sólo nos falta conocer su  opinión, daré a conocer la mía después de haber escuchado sus argumentos. Por ahora hay dos votos a favor de continuar con la expedición y dos en contra.

Varda y Alex, jóvenes universitarios en el último año de Geología, se miraron entre ellos; rumorearon unas pocas palabras y la damita respondió:

    - Fuimos invitados por el profesor -al cual agradecemos- pero poseemos un espíritu aventurero, natural a nuestra corta edad, y estamos muy entusiasmados en ésta, nuestra primera vivencia de este tipo; no obstante, tanto mi compañero como yo aceptaremos la decisión que tome Bernardo. Esperamos que sea acorde a nuestros deseos de proseguir.

Todos los ojos fueron dirigidos al guía.

    - Antes de tomar una resolución -expresó Bernardo-,  deseo hablar con cada uno en forma particular, espero que no tendrán inconveniente alguno, ¿verdad?

Se escuchó un sí general.

Al primero que se acercó fue a Germán.

    - Escúcheme, profesor, sabe que respeto su palabra y no sería de mi agrado contradecirla; sé que -de proseguir- correremos ciertos riesgos, pero le aseguro que se tomarán todos los recaudos necesarios como para evitar posibles obstáculos que entorpezcan nuestra excursión. Desearía, por lo tanto, recibir su bandera verde para ayudarme a decidir.

    - Reitero mi posición ya explicada, sin embargo, dada la buena reputación que tiene acumulada en su haber, le propongo una buena salida para ambos; si logra convencer a todos los demás participantes de continuar la expedición, pues entonces desde ya cuente con mi OK.

Con una leve sonrisa en su rostro, Bernardo fue a probar suerte con el simpático Lionel.

Mientras Bernardo dialogaba con el profesor, Francesca no perdió la ocasión de acercarse al fotógrafo, para pedirle unas tomas junto a un raro arbusto de curiosas formas.

Su verdadero propósito era empatizar con él y obtener su voto positivo para continuar con la expedición. Pero el instinto de conservación de Lionel estaba por encima de su curiosidad y fue necesaria la intervención de Bernardo para modificar su postura.

    - El mundo es de los valientes, mi querido Lionel. Si tuvieras ante ti un enorme oso aplaudiendo, y te ofrecieran por esa toma un millón de dólares… ¿te irías sin fotografiarlo? ¿no correrías el riesgo? - le preguntó el guía

    - Tal vez aceptaría el desafío, tratándose de una oferta tan interesante… pero ¿qué tengo para ganar si sigo adelante en esta expedición? - inquirió el otro

    - La satisfacción de haber plasmado con tu cámara un hallazgo de suma importancia para la humanidad - concluyó Bernardo

    - ¿Tanto así?... Mmm... no es fácil decidirse; hay mucho en juego - expresó Lionel

    - Ésta podría ser tu consagración como fotógrafo - exageró el otro para convencerlo

    - De acuerdo, cuenten conmigo, espero no arrepentirme - dijo, por fin

Antes de que Bernardo continuara con el siguiente, Mateo tomó la palabra:

    - Con el permiso de nuestro respetable guía, quisiera proponerles que abreviemos este trámite. El tiempo apremia y nos conviene llegar a destino antes del cambio de estación, o las cosas se complicarán aún más.

Bernardo, ya reforzado después de escuchar las variadas opiniones, dijo con voz segura:

    - Los escuché y he tomado la resolución: continuaremos en la marcha, y es el momento de revelar la meta de nuestra expedición en este tan peculiar Myanmar (Burma). Debo agradecer la gentileza de las autoridades de la Universidad de Agricultura de Yezin, que nos han permitido concretar esta excursión con su gran ayuda. Estimados colegas, nuestra ambición será llegar a descubrir donde florece la exótica flor Selvius, verdadera fuente de la juventud.

Todos, excepto Francesca, exteriorizaron expresiones de asombro y expectativa ante tal anuncio.

El jefe continuó explicando los detalles técnicos, ya programados, y distribuyó los distintos cargos que cada uno ocuparía.

La hora de salida sería bien al amanecer, no más tarde de las cinco, por lo cual les recomendó aprovechar las pocas horas que restaban.

CONTINUARÁ

||||||||||||

 

Autores:

Laura Camus (Argentina)

Beto Brom (Israel)

|||

*Registrado/Safecreative N°1606058078337

*Imágenes de la Web

 

 

Visitas: 93

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por Beto Brom el julio 26, 2018 a las 12:10am

Te esperamos en la continuación, NELSON...

Shalom

Comentario por NELSON LENIN el julio 25, 2018 a las 4:54pm

Es un relato como pocos al tener magia desde la primera letra que se va desgranando conforme la tinta se corre en el tapiz, dejando la necesidad de ir perfilando para nuestros adentros que viene en esta aventura, saludos para este bien conformado dueto,     

Comentario por Beto Brom el julio 25, 2018 a las 12:54pm

MARÍA, CELESTE, JOSEFINA, EDITH, 

contentísimos con vuestra llegada.

Los esperamos en la continuación.....

Comentario por celeste hernandez el julio 25, 2018 a las 10:14am

GRACIAS BETITO ME ENGANCHO TU HISTORIA

CELESTE.

Comentario por Josefina Camacho el julio 25, 2018 a las 2:01am

Beto, amigo  como siempre nos dejas ansiosos esperando seguir la lectura de esta relato que tiene  pinta de aventura con bastantes percances. Gracias a ambos por  compartir y quedamos a la espera de más, abrazo desde el sur-

Comentario por Edith Elvira Colqui Rojas el julio 24, 2018 a las 3:47pm

un hermoso relato

Comentario por Maria Beatriz Vicentelo Cayo el julio 24, 2018 a las 3:28pm

La curiosidad y los logros de una expedición  están realmente MUY BUENOS.. pero viendo que corre peligro la vida misma, creo que debieran pensarlo mejor.  Se podría postergar la expedición e ir más prevenidos para los imprevistos; pero como es una historia, veamos qué es lo que sigue.

Empezó el relato a despertar la curiosidad del lector...

Si,te sigo Beto. 

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio