Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

EN BUSCA DE LA ESENCIA MILAGROSA (relato a dos manos / quinto capítulo de cinco)

 

Capítulo V

El profesor Germán tomó su lupa y la colocó a centímetros de la mancha rojiza sobre la superficie de la piedra… luego concluyó:

    - No me cabe duda de que se trata de una mancha de sangre

    - ¿De origen humano? – preguntó Bernardo

    - Es posible. Por el tamaño debe haber sido una herida profunda la que provocó la pérdida – respondió Germán

    - Tal vez alguna de las tribus que habitan esta zona realiza rituales en los que se cometen sacrificios de animales. Pudieron haberlo matado aquí mismo – se aventuró a opinar Varda

    - No es tan descabellado lo que dices – sostuvo el profesor

Lionel tomó fotografías de la roca desde distintos ángulos, pensando que quizás podrían servir de evidencia en el hipotético caso de un asesinato.

    - ¿Qué sigue ahora, Bernardo? – preguntó Francesca a su guía

    - Continuaremos con lo nuestro, los perros nos alertarán si llegara a presentarse algo nuevo – respondió él

    - ¿Y si fuera ésta una de las piedras que mencionó ese ermitaño? – interrumpió Mateo

    - Buena observación… por si acaso, miremos en detalle todo lo que rodea a la misma – indicó el guía

El avezado Mateo sintió que a su juego lo llamaban, con pasos rápidos y pequeños saltos ascendió hasta la parte superior de la piedra en cuestión; una vez allí comprobó que se trataba de un conglomerado de escombros, de lo que supuso habría sido una destacable construcción en sus momentos, y observó que varios componentes se encontraban dispersos en varios metros a la redonda, lo cual certificaba lo adelantado por el viejo ermitaño. Le llevó escasos minutos descender y hacer partícipes de tales datos a sus correligionarios.

Luego de haberlo escuchado, Bernardo propuso al grupo que eligieran pareja para recorrer los alrededores en busca de la codiciada flor. 

En su fuero interno sintió que la meta no estaba lejana; él prefirió aguardarlos junto a la inmensa piedra, a la que se animó a considerar como una antigua casa sagrada de rezos y oraciones.

No pasó mucho tiempo hasta que -casi al unísono- se escucharon exclamaciones de júbilo provenientes de distintas direcciones.

Al escuchar esto, Bernardo se apartó de la roca y fue a reunirse con el resto.

Francesca y Mateo, que desde el inicio de la expedición conformaron un dúo inseparable, tanto por las directivas de su guía, como por la afinidad que habían desarrollado entre ambos, fueron los primeros en hacer el descubrimiento.

 

    - ¡Eureka! – gritó Mateo

    -¡La encontramos! ¡Y es bellísima! – exclamó Francesca

    - Esta flor nos va a hacer ricos ¡Bendita sea! – agregó Mateo, al tiempo que le daba un beso en la mejilla a Francesca, motivado por la emoción… y quizás algo más

    - ¡Las hay por todas partes! – gritó Varda, emocionada

    - Es de una belleza impresionante, si el efecto que produce se equipara con eso, estamos ante un verdadero tesoro de la naturaleza – comentó Lionel, que no dejaba de tomar fotografías, pensando en la fama que ello le proporcionaría

    - Manéjense con cuidado, no se dejen llevar por la emoción – aconsejó Bernardo

El profesor, más cauto y experimentado que el resto, procedió a buscar en su mochila los elementos necesarios para tomar muestras de la flor. Solicitó para ello la colaboración de Alex, al que consideraba alguien con un futuro promisorio como expedicionario, en vista de lo demostrado por el joven hasta entonces.

Los perros, entretanto, parecían ajenos al hallazgo de la flor. Se hallaban ocupados olfateando la zona, como si estuvieran siguiendo un rastro.

    -¿Qué estarán buscando esos perros? – preguntó Varda viéndolos alejarse

Y no terminó de decir esto, cuando de repente se escuchó un aullido.

Todos interrumpieron lo que estaban haciendo y miraron en dirección al sonido.

    -¿Habrá sido uno de los perros? ¿Qué pudo haberle sucedido? – preguntó Francesca con preocupación

    - Tal vez cayó en una trampa – opinó Alex

    - Ustedes continúen con lo que estaban haciendo, Alex y yo iremos a ver qué sucede con los perros – indicó Bernardo

A poco de emprender la marcha, vieron aproximarse a dos hombres. Se hallaban como a cien metros de distancia y portaban algo en sus manos, que no llegaron a determinar debido a que ya estaba por anochecer.

Cuando estuvieron cerca, Bernardo y Alex se miraron con preocupación, pero nada pudieron hacer, esos hombres estaban apuntándolos con sus escopetas.

    - Hasta aquí llegaron, señores. ¿Acaso pensaron que se alzarían así sin más con semejante tesoro? Llevamos meses detrás de esa flor y todo aquel que se interponga entre nosotros y ella, lo pagará con su vida – dijo uno de los hombres

   - ¿Acaso esa mancha de sangre sobre la piedra?... – alcanzó a preguntar Bernardo

Y el otro hombre se apresuró a responder:

    -Pertenece a alguien que llegó antes que ustedes 

Bernardo y Alex se quedaron petrificados ante esta revelación. Pensaron en las peripecias que habían tenido que atravesar para llegar hasta allí, en la ilusión de toparse con esa flor y lo mucho que podía significar para todos. No era justo que todo se esfumara así de fácil. Pero su vida estaba en peligro y no iban a oponerse a las ambiciones de esos inescrupulosos, de modo que la expedición había llegado a su fin y se irían con las manos vacías.

Sin embargo, no estaba dicha la última palabra al respecto.

De pronto, los perros que los habían acompañado en la travesía, aparecieron detrás de esos hombres (uno de ellos estaba herido en una pata, debido al disparo recibido minutos antes). Y como si se tratara de dos bestias salvajes, atacaron ferozmente a ambos sujetos.

Bernardo y Alex aprovecharon esto para desarmarlos. Luego, este último volvió a hacer gala de su buen manejo con los perros y les hizo una seña para que se apartaran de los sujetos.

Heridos y desarmados, estos no tuvieron otra alternativa que rendirse, y se fueron por donde vinieron.

El guía y su acompañante, seguidos de cerca por los canes, regresaron junto a los demás, que ya habían culminado con su tarea.

Mientras comentaban lo sucedido, Francesca le realizaba curaciones al animal herido con los elementos de primeros auxilios que llevaba en su mochila. 

El mal momento había pasado, era hora de celebrar el hallazgo.

Bernardo arrojó las escopetas al río, cuyas aguas se encargaron de llevárselas bien lejos. Luego reunió a todos y los felicitó por el trabajo realizado.

Cantaron y bailaron y los perros se sumaron al festejo sacudiendo sus colas y ladrando.

Y de esta forma dieron por finalizada la expedición a Myanmar.

|||||||||||||

Autores:

Laura Camus (Argentina)

Beto Brom (Israel)

|||

*Registrado/Safecreative N°1606058078337

*Imágenes de la Web

*Música de fondo: Future world music/Dream Chasers

Visitas: 125

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por Beto Brom el agosto 4, 2018 a las 10:56pm

Dejamos nuestro agradecimiento a todos los LECTORES ANÓNIMOS por visitarnos.

Shalom

Comentario por Beto Brom el julio 31, 2018 a las 1:57pm

MY querida Josefa, mil perdones por mi negligencia, prometo que tendré en cuenta tu sugerencia.

Comentario por Josefa Alcaraz Martínez el julio 30, 2018 a las 11:54pm

Por favor amigo Beto, los reproductores automáticos se colocan al final de la publicación.

-Al colocarlos en la cabecera, se reproducen en toda la Página principal de Blogs.

-Hasta 3 imágenes he colocado a veces en mis Post para que no se produzca este hecho.

Gracias a ti amigazo Beto por tu gran participación, comprensión y cooperación.

Tu amiga siempre para servirte, Josefa

Comentario por Beto Brom el julio 30, 2018 a las 6:44am

Mucho nos alegra que nos hayan acompañado durante la excursión, y más al saber que la disfrutaron.

Con vuestros comentarios incitan a continuar creando, y así lo haremos.

JOSEFINA, NELSON, PABLO, JOSEFA, CELESTE, ENRIQUE....

Comentario por Josefina Camacho el julio 30, 2018 a las 1:35am

Laura y Beto., creo que algún capítulo  perdí ,¿o es que pasó tan rápido? El caso es que   fue placentero y entretenido leer y terminó con buenas para todos , gracias por estar, abrazo desde el sur.

Comentario por NELSON LENIN el julio 30, 2018 a las 12:58am

Entre tribus, sangre y un largo recorrido de bellas letras en esos senderos que recorren valles, hondonadas y que al suspiro nos haces trasladarnos para juntos aplaudir este excelso trabajo de este dueto maravilloso, saludos y felicitacioes mi buen amigo Beto junto con tu compañera de dueto   

Comentario por Pablo Grados Tapia el julio 29, 2018 a las 5:16pm

Hola Beto, aquí llegue, para degustar tu bello relato, por cierto muy bien elaborado.
Abrazos

Comentario por Josefa Alcaraz Martínez el julio 29, 2018 a las 1:22pm

Comentario por celeste hernandez el julio 29, 2018 a las 5:03am

Comentario por celeste hernandez el julio 29, 2018 a las 4:35am

Un final feliz, Toda una trama que nos mantuvo expectantes y atrapados para ver lo que seguía... felicidades a ambos. Dios les siga dando gracia y talento literario. Bendiciones. Celeste.

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio