Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

Resultado de imagen de postales de hadas

En el país de las hadas de Enricostro.

Lucilia se llama es una niña,  tiene 11 añitos, en un accidente de coche,  una mañana de agosto, su coche con sus papás y su hermana mayor, se desbocó por un terraplén. Aquí en despeñaperros,   es un paso de montaña, bastante peligroso. Esto fue hace un añito

Allí está el coche todavía, pues no vale la pena subirlo de tan hondo como está.

De allí salieron todos muertos,  menos nuestra querida Lucilia. Ella desde entonce está en una cama pues está parapléjica.

Tiene la mirada perdida en el horizonte. Siempre está mirando por una ventana. aquí en una bonita casa en el campo. Cerca del campo Bosco.  En la sierra de Córdoba.

Yo soy su cuidadora y siempre estoy con ella. Nunca desde el accidente ha hablado. pero estos días de primavera, ella se siente más despierta y juguetona. Los ojillos quieren ir más lejos. pero el poyete de su ventana, no le deja Ver más allá.

Sus tíos vienen poco por aquí.

hoy he decidido sacarla a la calle. claro que aquí no hay muchos metros para pasear, pues´´ esta casa, está construida, en una de las montañas más altas de la sierra. Pero los paisajes son de lo más hermoso de este mundo. Aquí en su sillita el sol reflejándose en sus hermosos cabellos , parece resplandecer de belleza.

Lucilia es una niña de cabellos rubios, piel muy blanca chatita vamos es preciosa. Su sonrisa la hace aún más preciosa. la he dejado en el porche cerca de un muro,  que rodea toda la finca. y he entrado a hacer algunas cosas. Pues la vigilo por la ventana en todo momento.

Yo me llamo Guadalupe y soy de México me vine con mis padres a España, tenía entonces 14 años,  ahora tengo 21 año, y desde hace 5 años estoy en esta casa, duermo como y vivo aquí siempre. Me tratan maravillosamente.

Y cuando llegó lucilia, mi vida cambió por completo,  desde ese día,  ella ha sido mi muñequita, la quiero como si fuera mi hermana. Moriría por ella en cualquier momento, ella es el reflejo de mi vida, y me llama Guada desde entonces.

Como os he dicho, la tengo fuera de la casa, he sentido reírse a carcajadas y se está mirando el brazo, tiene una luciérnaga revoloteando a su alrededor, y se le posa en cada vuelta en su brazo, ella ríe, con locura hasta se le ha posado en su nariz. está loca de contenta he salido.

¿Qué te pasa Lucilia, por qué te ríes tanto.?

¡Hay Guada, es un hada me ha visitado, y me ha dicho que me llevará un día volando, por todo el campo.!

?A si yo me alegro mucho, ya tienes otra amiguita.?

¡Si Guada es un hada preciosa, tiene sus alitas de oro y su cuerpo de plata, es muy bonita estoy muy contenta.!

¿Bueno quieres que te meta en casa ya.?

¡No por favor déjame un poco más, el sol me calienta mucho, y me siento muy agustito, Guada te quiero mucho.!

¿Yo tanbien mi tesoro.?

¿Si me necesitas me llamas vale, esto de que hables es maravilloso

Estaré en la casa.?

Al ratillo unas risas tremendas salían de su boca, yo me fui a la ventana del baño que daba enfrente de ella, así le veía la carita y lo que hacía. tenía en su mano una santa terecita, pero me a sorprendido mucho, esta hablando con ella, y lucilia le está contestando, yo siento un sonido bajito, que salé del bichillo este y también mueve la cabeza, este bichillo,  parece que es cierto, que habla con ellos lucilia les dice.

¡De veras que sois hadas.!

Ellas parecen responder.

¿Claro que  hemos venido a llevarte a dar una vuelta.?

¡Si me llevareis en serio.!

¿Claro que si.?

He seguido con lo mío, pero ase unos minutos que no la oigo, he creído que se había quedado dormida, he salido y me he asustado mucho.  Su silla está vacía,  los temblores se han apoderado de mí. Estoy mirando por todos sitios, pero no veo a mi niña, no se que hacer estoy mirando por los acantilados estos. Pero no se ve nada. Esto parece una pesadilla, he cogido el teléfono,  para llamar a los tíos, y de pronto se me ha parado encima del teléfono, un bichillo. Si es como una libélula, pero no es, es un hada, es preciosa me ha dicho. ¿No busques a lucilia pues está con nosotros, visitando el reino de las hadas.?

¡Venga no me lo puedo creer cómo es posible.!

¿Pues ya lo ves las hadas hemos existido siempre, solo hay que creer.?

Me he sentado en una silla,  me he quedado flojita.

¿Me dejas que te coja.?

¡Bueno si así te sientes mejor.!

La he cogido en la palma de mi mano es preciosa, me la he pegado a la cara y me hace cosquillas con sus alas,

Su olor es parecido al de la vainilla unununun es para comérsela, la estoy besando, muchísimo el hadita me ha dicho.

¿Quieres venir conmigo, te llevare a el reino de las hadas y estarás con lucilia.?

¡Si, si por favor lo deseo tanto.!

Así que de pronto he desaparecido, y al instante me he encontrado en el país de las hadas, unas cascadas de agua de colores, maravillosos valles todo llenos de flores preciosas, millones de hadas revoloteando por todos sitios, y un inmenso palacio de cristal, subido en una cúpula inmensa de grande, rodeada de raíces gigantes enroscadas todas echas de color esmeralda.

Millones de estrellas en las que las hadas revolotean de una en una, y hacen soplar a las galaxias, para que sigan girando, mundos preciosos de flores que vuelan y mares de olas hermosas. en que las hadas corren por su superficie.

Es lo más bonito jamás visto por mis ojos, oo....... y allí mi lucilia.

La llamo;

¿Lucilia, lucilia.?

Mi niña me miró diciéndome con una cara de felicidad.

Guada mira estoy andando.

Mi lucilia corría por encima del agua. Llevaba un camisoncito de encaje blanco, y sus piernecitas corrían tremendamente, y el agua salpicaba y daba vuelta y vueltas con sus brazos en cruz. estaba llena de felicidad.

Yo me deslicé por el aire y le agarré de su mano, y bailamos las dos durante muchísimas hora, éramos muy felices las dos.

Y cuando yo miraba para arriba, allí veía a lucilia en su sillita de ruedas. Mis lágrimas brotaron y no quisimos volver jamás.

Así que decidimos las dos estar en el país de las hadas para siempre. Nos quedamos abrazadas y dando vueltas por el aire, las hadas nos rodeaban dando vueltas, a nuestro alrededor.

Aquí en este mundo, nunca anochece y nunca existe la tristeza, todo es amor y alegría y siempre se está jugando.

Todo es real, si tú lo quieres y pronto nos convertiremos como ella, seremos hadas para siempre jamás.

 

Solo cerrando los ojos,  puedes imaginar mundos insólitos llenos de todo lo más maravilloso FIN------------------.

Enrique Nieto Rubio.

derechos reservados .

dd0d0yyaco98.

Visitas: 30

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por Enrique Nieto Rubio el octubre 9, 2019 a las 4:49pm

 Sonia tavares muchas gracias por comentar, y bienvenida a esta tu casa si. 

saludos .  Resultado de imagen de postales de hadas

Comentario por Sonia tavares el octubre 9, 2019 a las 8:16am

MUY BONITO...BELLAS Y SENTIDAS LETRAS PLASMADAS CON ARTE GENIAL.GRACIAS.

Comentario por Enrique Nieto Rubio el septiembre 19, 2019 a las 1:21pm

 Críspulo Cortés Cortés  muchas gracias amigo por tu comentario 

saludos . Resultado de imagen de postales de hadas

Comentario por Enrique Nieto Rubio el septiembre 19, 2019 a las 1:20pm

Sir Galahanth  Muchas gracias amigo por tu comentario y cuando las vea no te preocupes que yo se lo diré,

y si nos vamos juntos lo pasaremos muy bien , aqui no se sufre amigo, Resultado de imagen de postales de hadas

Comentario por Sir Galahanth el septiembre 19, 2019 a las 8:12am

Bellísimo cuento Enrique ...

Hermoso y cautivante de principio a fin.

Quizá cuando te encuentres a alguna de

esas mágicas Hadas... le hables de mi...

y me quieran llevar a ese su mundo.

Donde para mi, no existan más lágrimas.

Un abrazo de oso ...

Andres

Comentario por Críspulo Cortés Cortés el septiembre 19, 2019 a las 7:57am

ESPECTACULAR ESTIMADO POETA Y AMIGO ENRIQUE

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio