Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

Fueron tus cabellos… cuando por fin decidí disponer nuevamente de mi vida,

Un nuevo comienzo, una nueva aventura

Lejos de toda decepción, oscuridad elegida. Cuando amanecido de silvestres sensaciones de perplejidad

Sin preguntarme porque, decidí acercarme a esa tenue línea de luz que se introducía valerosa por un resquicio de la puerta.

Me pareció eternamente lejana. Acerque mi mano para tocarla y comprenderla

Aun soy valiente me dije cuando esa línea de luz impacto en la palma  y como queriendo tocarla en las yemas de mis dedos, sentí su calidez, y me descubrí existiendo, me observe gracias a la luz, mi mano, mis dedos… existo.

Saque mi mano y la observe, la deje de esa manera seguir su camino pero en mi oscuridad la observaba a diario imaginando su plenitud, su euforia,  su calor, es de fuego me decía, tratando de convencerme a mí mismo de alejarme lo más pronto posible de ella, me di cuenta que solo desaparecería si cerraba mis ojos.

Me sentí estúpido en mi oscuridad, pues al cerrarlos jugaba su mano la imaginación y transformaba a la luz en algo misterioso como las mismas sombras que me empañaron la vista, le daba distintas formas y no me permitía desecharla, dejarla de lado, olvidarla.

Cautivado por ella en donde su rayo llegaba a mostrarme hasta el cuerpo de las motas de materia que suspendidas disfrutaban en ese haz de luz en donde se apoderaban de su brillo, y se creían estrellas, tome la decisión de tomar el picaporte y abrir solo un poco más para verla según mi confusa mente mejor.

Fue cuando ella aprovecho y se metió en todos los rincones de mi habitación, me dio otra visión, y me dijo ya no estás en oscuridad, estas en penumbras, esa palabra me sonó a penas marchitas con olor a viejo a mohoso, a basura guardada, aterrorizado no pude guardar mi compostura cuando vi mis contornos difusos, mis pies en tierra, cerré la puerta por varios días. Sin Embargo mi imaginación me traicionaba y me devolvía la imagen idealizada y cálida de la luz.

Ya mi curiosidad harta de esperar un milagro que no vino, pues mi haz de luz no apareció por sí sola, me dijo, déjala entrar, solo hay cosas que dependen de ti, nadie hará por ti lo que tú debes hacer. Abrí la puerta y quede ciego aprendí que la oscuridad no es la única que no te deja ver así que en cierta manera ambas hacen lo mismo al principio, y que la luz es una ladrona en la oscuridad, me robo sin darme cuenta y me llevo con ella, sinceramente no me di cuenta, al principio me costó muchísimo, mas de una vez intente bajar los brazos y volver a mi amada oscuridad, porque me veo en ella tal cual soy y no me gusta, pero es tan atractiva, hoy mi cuerpo tembló, fueron esos cabellos que guarde en el cofre donde guardo los recuerdos que me hicieron recordar porque me fui, porque elegí, y me angustie, porque recordar lo que la ame me hace tanto daño, ese es otro problema de la luz, mostrarme la realidad, soltarme los perros de las viejas fobias y ver los rostros de mis crueles demonios, sus sonrisas malignas.

Que hacer ahora? Qué hacer con mi vida o mi muerte?, porque aun no sé si estoy vivo, aunque el haz de luz me recuerda  lo que mi curiosidad me enseño, abre la puerta lo demás déjaselo a la vida porque en el amor siempre habrá locura.

Bonita N4ty

 

Visitas: 62

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por Fransisco Garrison Carter el septiembre 25, 2013 a las 3:45am

Profundas reflexiones sobre las alternativas que juegan los recuerdos, los sentimientos y la mente, plasmadas en una prosa poética original que arrebata de principio a fin.

Un gusto pasar por tan respetables lineas. Enhorabuena!

Mi saludo con afecto

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio