Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.


La amona

Sentada en su mecedora vieja

próxima a la chimenea,

frente al calor de la leña

resignada y temblorosa

acurrucada la amona esta

se balancea muy suave,

se van quemando sus días

como tronco en el hogar.

Tiene la espalda encorvada

por el trabajo y los años

que no quiere ya contar

El pelo tiene de nieve,

sus ojos están hundidos

secos de tanto llorar

afilada la nariz,

el mentón muy prominente

son los surcos de su cara

y la escasez de sus dientes

delatores de su edad,

pronto ya un centenar

que se niega a recordar

vacíos en su memoria

en su mente hoy mil lagunas

tan profundas y tan negras

como la noche sombría

que van borrando su ayer

que lo van dejando en blanco.

Viste negro riguroso,

perpetuo luto.

Negros y ajados,

la mantilla el delantal

las raídas alpargatas

e incluso el viejo sayal.

Me cuenta que un día

Miguel se marcho a la mar

y allí se quedo a morar.

Se quedo con siete hijos,

¡Cuanto tuvo que luchar!

De todos recuerda el nombre

y también su cumpleaños

sin olvidarse ninguno,

tan solo el suyo a perdido.

Dos murieron en la guerra,

se los quito la patria.

Una hembra y un varón

que se fueron al convento.

Otro, marcho a las Américas ,

la pequeña se caso,

y abatido en un zarzal

encontraron al que queda.

Soñaba con volar…

gritaba la verdad al viento

hablaba de justicia y libertad.

Tanta locura era imposible.

Se le empañan los ojos

cada vez que hace balance

y una leve sonrisa se le asoma

iluminando su rostro.

En sus manos temblorosas,

ya muy viejo un breviario

y un renegrido rosario

con las cuentas desgastadas

por las vueltas que le da.

Negra mantilla,

delantal negro,

el sayón, las alpargatas

el pañuelo a la cabeza

Y todo ello bien negro.

Visitas: 93

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

© 2020   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio