Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

¡¡¡ LA CARMELA !!!

*** Versos de la Rosa ***

 Entre jirones de nieblas y un guijarro del camino

arrastra el carro su mula maldiciendo su destino,

es un carro de Gitanos de humanos de pura raza

 y entre su lona entreabierta la Carmela lo guiaba,

sus herrajes de su mula cascabeles y un bruñido

 tintinean con los hoyos entre los canchos y el río,

 la esencia de esos Gitanos camina con la mañana

 junto a las riendas del carro la Carmela lo llevaba.

La llaman la rebonita por ser Calé con mil gracias

con cara de noche y luna y el embrujo de su raza,

su madre la guarda y mira sentada junto a la vara

 mientras su carro fatiga desde albor hasta el alba,

con este andar de los ejes las pezoneras reclaman

la grasa de sus quejidos por chirridos de su ansia,

con cadencias de las trochas la caravana se apaña

mezclando este caminar entre los canchos y jaras.

Donde su noche se posa es cuando el carro se para

le alumbran las hogueras con maderas de retamas,

suspira la acampada entre los humos de las brasas

guisando para la cena una puchera con sus papas,

Candongo contra la piedra afilando su gran navaja

 entonando entre el humo sus quejido de garganta,

hay aromas de jarales entre esos canchos de plata

 es la sombra del embrujo noche de luna muy clara.

 El Taranto que se siente por rasgueos de guitarras

 como sombra sarracena acallando a estas cigarras,

las manos con el palmeo en el ritmo se empalagan

 meciendo los sentimientos con aprieto de su alma,

Carmela sigue bailando con torbellinos de enagua

 pisando los pies desnudo el polvo que ella levanta,

 el Candongo con quejidos entre arrugas en la cara

 lanza al aire el quejido que las sombras arrebatan.

 El quiere a la Carmelita por ser bonita y con gracia

 pretendiendo sus amores de esta gitana que baila,

 en las pautas del silencio con aromas de las habas

 se fulguran las pasiones entre el danzar de gitana,

el aire extiende la gracia de la Carmelita que canta

  un manto extiende la noche por el sudor y la llama,

 penumbra de sinsabores con el cante que arrebata

 gitaneando por los celos de esas fajas sus navajas.

 La trifulca entre Gitanos con roja sangre se empapa

  por la expresión de la muerte por aceros de su faca,

 el respeto por costumbres le emboza esa ley gitana

  que mejora sus heridas con los talantes soslayados,

 un perro ladra en la noche con el croar de las ranas

  mientras la Luna alumbra el calor de esa albergada,

 contento canta Candongo con el voto y casamiento

con Carmelilla la apuesta con dos rosas en su pelo.

Su ceremonial de boda se celebra en cumplimiento

 esa boda entre gitanos se empapa de sentimientos,

su escudilla que se rompe y rasgones de camisetas

 ese grito de alborozo se muestran en sus hogueras,

su boda de los candongos con comidas se celebran

 mientras corre un vino añejo en su barriga sin cena,

 en el interior del carro con sabio amor y esa entrega

 entra el sudor de los cuerpos con aromas de canela.

 Fuera con tiento y fandangos se calientan sus ideas

con quejidos de guitarras, como lo quiere esa tierra,

cante hondo entre jarales grito de fuentes vaqueras

romances del alabastro con rostros de sal y hiedras,

el sacramento Gitano es salvaguardar honor y casta

 por truhanería elegancia son de estirpes Macarenas,

por nacimiento de aurora cuando la Luna se acuesta

se aglomeran en sus carros para vagar por su tierra.

 En el pescante Carmela con su guedeja con greñas

 que esconden los ojos verdes de felicidad completa,

 la comadrona comadre grita aclamando en la senda

enseña una tela blanca manchada de sangre fresca,

su sabana de ese camastro la Carmela la contempla

ella se enseña al Candongo entre gemido de fiestas,

el Candongo con sus brazos desgarra una camiseta

 clamando en soplo y al viento la felicidad completa.

 La Carmela es levantada en hombros por la vereda

entre gritos de garganta en homenaje á la hembra,

con un pasar de sus tiempos como semilla de tierra

sale un nuevo churumbel del vientre de la Carmela,

Candongo el viejo Gitano llora con pena en la brasa

esos gruesos lagrimones recorre el rostro con pena,

llora de pena el Candongo por su criatura que llega

gime muy triste el Cale con su mano en sus greñas.

 Las gitanas calentando su agua clara de esa sierra

 sus manos prestas limpiando su tierna cara canela,

 llora su tiempo el gitano que de llorar nadie muera

 se muere por malo o viejo o por navajas camperas,

 estos hijos de la angustias por vagar por esa tierra

  sufriendo por un desprecio, que su libertad genera,

 vibra de aprensión Cales por esa vida que empieza

  con semilla de Candongo que le da vida la Carmela.

 Le ponen al churumbel nombres con mucha solera

  poniéndole a esta criatura Candongo Reyes Utrera,

 el gitanillo cuando crezca sus penas las deja fuera

 jugando con los matojos entre sus jaras camperas,

 la Luna tiende su manto al compás de las cazuelas

 que brilla entre las ascuas al tufo de las hogueras,

 sus estrellas en el cielo los guiños les hacen señas

 a esta matrona Carmela con brillos de Luna entera.

 Entrando plena la noche se sosiega esa ceguera

 el roció entre sus carros pinta esa tierra de seda,

en el interior del carro el niño mama de una teta

 con su madre acariciando su tierno rostro canela,

la vida sigue su tiempo en ese andar por la tierra

 la independencia gitana con el sueño se doblega,

sosegada la albergada su quietud al mundo llega

mientras un perro devora la carne de su placenta.

 El Candongo está soñando con sonrisa placentera

con el convite de razas que coman de esa cazuela,

las nubes cubren la Luna y su oscuridad se acerca

haciendo brillar las brasas por remolinos de tierra,

su churumbel ahíto de leche se suelta de tersa teta

con las manos que acaricia el pecho de la Carmela,

las luces de la mañana les llegan sin esas tinieblas

entre rumores del agua que forman las torrenteras.

 Candongo pesca sus peces entre el cañizo del río

 los peces miran la caña entre esa ova escondidos,

la Carmelita está lavando los pañales de ese niño

 con miradas al Candongo que pesca cerca del río,

la paz que deja el ejido se entremezcla al suspiro

 de esta Gitana Candonga que teme por su marido,

con galopes de caballos su corazón a ha encogido

son las verdes calaveras que trotan en el camino.

 Los grises de los aceros de púrpura se han teñido

 vertiendo sangre Gitana entre los canchos y el río,

suspirando va la parca con un gritar que ha salido

de la boca del Candongo en sus últimos suspiros,

la Carmela está llorando curando al Gitano herido

sufriendo por la miseria que la muerte la á traído,

el cadáver del Candongo en su carro le ha metido

prendiendo fuego al Gitano con la carreta y avíos.

Antes de que llegue el día escapan de la ceguera

por tierra de adversidad por sables de la ceguera,

la carreta de Candongo cubierta con fuego queda

 depurando con su llama ese compendio de penas,

con el pasar de los tiempos ese alma se regenera

 con la Carmela alumbrando su pelo de plata vieja,

entretenida esta apañando una pechera de barro

avía con arte un guisó de cordero y su gazpacho.

 Tiene su rostro arrugado de trascurrir de sus años

 esperando que se alcance un alivió a este calvario,

 bajo esta lona del carro se está apagando Carmela

 con su hijo acariciando su antigua arruga de seda,

el lamento de la muerte al llevarse su alma buena

se junta con los quejidos de cantar por peteneras,

su hijo mirando al Cielo recibe guiños de estrellas

con fragancia de Patriarca y color de madreperlas

 El puño bien apretado se cierra con la impotencia

por luces independientes que los Gitano profesan,

la vida está tan punzada y su muerte habita cerca

que el valor de los cales llama afanoso a tu puerta,

cuando no vivan gitanos en caminos ni en veredas

sus flores de los juncales se secaran de vergüenza,

entre un suspirar de sombras su hijo de la Carmela
besa la faz de su madre que viaja por  las estrellas.

 Autor:

Críspulo Cortés Cortés

El Hombre de la Rosa

12 de agosto año 2019

 

 

Visitas: 49

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por Críspulo Cortés Cortés el agosto 14, 2019 a las 7:07pm

ESTIMADA POETISA Y AMIGA JOSEFINA CAMACHO

Comentario por Críspulo Cortés Cortés el agosto 14, 2019 a las 7:06pm

ESTIMADO POETA Y AMIGO ENRIQUE NIETO RUBIO

Comentario por Críspulo Cortés Cortés el agosto 14, 2019 a las 7:05pm

ESTIMADA ADMINISTRADORA JOSEFA ALCARAZ

Comentario por Críspulo Cortés Cortés el agosto 14, 2019 a las 7:03pm

ESTIMADO POETA Y AMIGO BETO BROM

Comentario por Josefina Camacho el agosto 13, 2019 a las 9:04pm

Gracias poeta por engalanar este lugar con un tema que dice la vida de los gitanos , gracias , abrazo desde el sur

Comentario por Enrique Nieto Rubio el agosto 13, 2019 a las 8:03pm

muy bueno tu escrito de esta boda gitana,saludos 

fea tradición si . 

Comentario por Josefa Alcaraz Martínez el agosto 13, 2019 a las 3:07pm

Comentario por Beto Brom el agosto 13, 2019 a las 10:21am

Como siempre, leyéndote se aprende.

He conocido un poco de cerca, el conflictivo mundo gitano.

Shalom javer

Comentario por Críspulo Cortés Cortés el agosto 13, 2019 a las 10:15am

ESTIMADA POETISA Y AMIGO EDITH

Comentario por Críspulo Cortés Cortés el agosto 13, 2019 a las 10:14am

ESTIMADA CELESTE HERNANDEZ

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio