Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

-Hoy: martes 13 de junio del año en curso, siendo las 23 horas con 45 minutos, empezamos con el programa, un café para tres… Quiero presentarles a nuestro querido invitado, a quien le damos la bienvenida a este espacio…  Y díganos. ¿Cómo se encuentra esta noche?

-Bastante cómodo- dijo mientras tomó un sorbo del vaso de vino que tenía en la mesa- supongo que es por mi trabajo, ya que siempre me mantiene en cercanía con todo el mundo, no me encuentro nervioso, a pesar de que esta es mi primera entrevista...

 -Bien entonces hablemos de ello, de su trabajo ¿Cómo llego a ser…? – El periodista  se detuvo un instante, suspiró y continuó con su pregunta - ¿Cómo es que empezó en este trabajo?

- Se refiere a como me escogieron, - el invitado dijo mientras degustaba del vino, - yo no fui escogido, ni tampoco escogí ser lo que soy, digamos que fui… Hecho, sí, me hicieron para este trabajo. Usted entenderá que no cualquiera puede ir por el mundo como yo lo hago, ni tampoco creo que alguien tenga el valor suficiente para hacer mi trabajo, así que simplemente soy como un engranaje, no escogí este trabajo, ni él me escogió a mí, simplemente fui fabricado a la medida para ejecutarlo…

- Bien, vamos a una pequeña pausa musical y retornamos para continuar platicando con nuestro invitado de la noche

El periodista tosió un poco, se acomodó la corbata, buscó en el bolsillo de su saco un paquete de cigarros, lo colocó en sus labios y cuando iba a encenderlo su invitado lo miró fijamente por un instante.

-No creo que le importe que fume verdad… Digo por lo del cáncer y eso.

-No tengo ningún problema- contestó el invitado - De hecho, pensé que tal vez no fumaría por mi presencia ya sabe por lo del cáncer y eso…- dijo mientras se señalaba a sí mismo.

El periodista se tornó un poco intranquilo, ante lo extraño de la situación, apagó el cigarro y lo guardó en su caja, se notaba en él su nerviosismo, como el de un novato en su primera entrevista, era de esperarse, pues no todos los días alguien puede hablar con la muerte…

El productor al otro lado de la cabina anunció que ya volverían al aire, el reportero que iba recobrando relativamente la calma preguntó entonces:

-Bien, pero dígame algo, usted dice que nadie podría hacer su trabajo, sin embargo, en el mundo hay cientos de asesinos, criminales y bueno….

-No ellos son solo tipos perturbados, sujetos ambiciosos que buscan eliminar un obstáculo, o simplemente causar daño, yo en cambio no…. La vida me es indiferente, yo no hago distinciones ni selecciono a mis clientes, por llamarlos de alguna forma, para mí es igual un niño con tuberculosis, un gato en medio de la autopista, un clérigo anciano o periodista enfermo… Yo solo recojo el soplo de vida, no busco nada más. Además, todo el mundo muere, así que asesinos, niños, mujeres, hombres, clérigos, locos, doctores, reyes y ladrones… tarde o temprano me mirarán directamente a los ojos.

- ¿Y usted no siente algo por lo que hace?  No sé ¿cómo un remordimiento?

El invitado se puso a reír, mientras continuaba bebiendo el trago... El periodista en cambio miró a su invitado con un poco de miedo.

- Me encanta esa costumbre suya tan humana de usar la personificación para poder entender cosas que están más allá de sus capacidades… – respondió el invitado. – Al igual que su dios, lo visten de blanco, lo llenan de cabello canoso, barba, hacen que tenga los mismos sentimientos que ustedes y le dan la capacidad de crear al mundo en una semana; solo para tratar de comprenderlo, o en otros casos usar su nombre para ganar poder, pero eso no es el punto. El punto es que cuando no entienden algo lo rebajan a su nivel, le dan carne y huesos; un rostro para temerle y piensan que tiene sentimientos similares a ustedes…

-Pero ¿usted se ríe como nosotros?…

-No, usted me ve reír porque su mente así lo quiso, me está personificando simplemente, me dio sentimientos y una cara a la que temer, nada más, mis sentimientos y mi aspecto está más allá de su comprensión

- Cambiando de tema entonces, ¿No le ha fatigado el trabajo de la muerte?

- Solo en ciertas épocas…-respondió el invitado mientras se rascaba el mentón- y curiosamente son épocas que trascienden en su historia. Para ser una especie que ha tenido comprensión de su propia muerte, y luchan incansablemente por evitarme, son a la vez responsables de que mi trabajo se acumule con sus guerras y sus plagas…. Nunca en toda mi existencia había visto seres que me huyen y a la vez corren a mi encuentro.

- ¿Cree entonces que somos un mal para el mundo?

- Si, desde que dominan el planeta han hecho mucho daño. Me he llevado la esencia de vida de especies enteras… No negaré que me sorprende su inteligencia, pero a la vez su ambición los ciega, su envidia los corroe, solo buscan poder… Y estar en la cúspide de su sociedad esperando que todo el mundo los venere… Mientras los espero en silencio a que su mente los lleve a mi encuentro

- Entonces ya tenemos una cita ¿no es cierto?

- Me has comprendido…

-Vamos a un pequeño corte y regresamos para finalizar nuestro encuentro…

Después de que silenciaran los micrófonos, el periodista y la muerte rieron un instante, luego callaron. El silencio que siguió fue incomodo y tuvo que ser roto por la voz del productor anunciando el retorno al aire. Entonces el periodista dijo:

- Bueno mis estimados oyentes creo que nuestro tiempo se ha terminado ¿no es así?

- Solo le queda tiempo para hacer una pregunta nada más…-mencionó el invitado.

El periodista se quedó en silencio un instante, y sin despegar la vista del invitado dijo: - Dolerá, ¿verdad? Creo que esa es la verdadera pregunta que vale la pena hacer en estas circunstancias…

- No le mentiré…- contestó la muerte- cualquier forma en que llegues a mi encuentro será dolorosa, hay quienes buscan la forma más rápida y otros quienes prefieren la agonía para purgar sus culpas, pero al final es su decisión... Tomas el camino fácil y rápido, o el largo y lento, los dos llevan a lo mismo y lo sabes, aunque si quieres un consejo de un amigo, tomaría el camino lento….

- Y ¿Por qué me aconseja que tome el camino lento?

- lo siento, pero su tiempo ha terminado…

Galo F. Altamirano

29/01/2019

Visitas: 31

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por Críspulo Cortés Cortés el enero 30, 2020 a las 10:23am

ENTREVISTANDO A LA MUERTE QUE HERMANA LA VIDA DESDE QUE NACEMOS. ESTIMADO POETA Y AMIGO GALO FERNANDO

Comentario por hugo el enero 30, 2020 a las 8:07am

He sido la novena visita a este texto, lo cual me agrada. Más allá de mi loquimentario, estimado Galo Fernando, he leído con atención tu relato, al cual hallé estupendo y prolijamente escrito, esto es, con escasos yerros o ausencias ortográficas, lo cual destaco especialmente. Confío en que sabrás disculpar mi sutil franqueza. 

P.S.: dejo genuinas FELICITACIONES por tan preciosa obra que disfruté leyendo. Abrazo sureño y mis buenos augurios para este 2020 que nos encuentra cohabitando en tan prestigioso foro. 

Comentario por celeste hernandez el enero 30, 2020 a las 7:35am

                                                                    

Comentario por celeste hernandez el enero 30, 2020 a las 7:24am

Que momennto mas bochornoso...y pensar que todos lo debemos tomar...Gracias Galo eres un genio en las letras, Gracias de corazón.Celeste.

Comentario por Enrique Nieto Rubio el enero 29, 2020 a las 10:42pm

CIERTO ES QUE ES PARA MORIRSE.

PERO SIN DOLOR ES MUCHO MEJOR VERDAD. 

felicidades amigo por este escrito en entrevistar a la muerte.  

saludos . 

© 2020   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio