Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

LA ESPOSA DE MI PADRINO

 

 

Desde que la conocí había fantaseado con ella,  sin advertir de imposibles, no dejaba de  sentirla siempre cerca de mí.  Me parecía volar cuando me peinaba   rozando sus pechos en mis hombros,  cuando me tiraba a su lado a hojear libros sobre sus hombros y percibir su piel en un suave aroma a mujer que ya empezaba a  inundarme, a meterse en mí, intrigado por lo desconocido.        

                                                                          

Cuando llegaba y pronunciaba mi nombre,   la sentía respirar en un agudo sonido que me elevaba por sobre el mundo, aventurando deseos, alentándome a  meterme  entre sus brazos  para descansar en su falda, sintiendo sus piernas y su interior tan cerca y prohibido emanado perfumes.  Sentir su vientre latiendo al compás de su corazón, desde donde la percibía mía,  dispuesta a hacerme estremecer. 

 

Haciéndome el dormido me quedaba en ella acurrucándome mansamente entre su pechos, sintiéndolos latir, expandiéndose, retrayéndose como en juego inconcluso, mientras, en una desesperada ansiedad,  me disponía a sentirla desde  sus manos acariciando mi cabeza, jugando con sus dedos haciendo rulitos  con mi pelo, con esa  mansedumbre  que la mostraban distinta.           

                                                                              

Aun hoy la recuerdo.  ¡Cuánto necesitaba de sus caricias y de esa extraña ternura que confundía y trastornaba mis sentidos, llevándome por sueños de futuros ansiosos de una dolorosa y postergada espera!  Ella había llegado de la mano de mi padrino hasta la vieja casa donde se la recibió  como una más de la familia.                                               

 

Fue llegar y revolucionar todo con su actitud jovial y siempre dispuesta   a reír, mostrándose vital en la cercanía a todos cuanto a su lado buscábamos relacionarnos,  donde ella sin pudores se mostraba sin perjuicios.                     

 

Recuerdo escucharla, azorado  de las cosas que a solas contaba a mis hermanas, eternas santurronas mostrando siempre menos de lo que sabían.   Por aquel entonces me deleitaba observándola  cuando en el canal se bañaba   vestida de pantalones cortos y alguna remera que se pegaba a su pecho mostrando la redondez y el rojo color de su piel.

 

Nunca a nadie comenté de mis secretos, no quería compartir algo que para otros pasaría a ser simplemente una calentura de pendejo. Después,  a solas, cuando la luz se apagaba, me detenía a pensarla y retratarla  en la sombras todo cuanto mi mente febril recordaba  haber visto.

 

De aquel entonces recuerdo  con trascendencia  el día que se me informó que viajaría con mi padrino a la capital.  Ni lerdo ni perezoso comencé a hilar maneras de estar cerca de ella.  Comencé a sentirla  desde su cariño.  Mi padrino  defendía el  amor de ella.

-        Déjalo aquí a mi lado, le decía a su esposa.

Y a modo de certeza, ella respondía.               

- ¿No ves que al chico le falta el cariño de su madre?     

                 

No fueron pocas las peleas con mi padrino,  pero ella defendía mis actitudes que desagradaban  al esposo que le reprochaba la excesiva atención que  me brindaba a expensas de olvidarse de él.   Por ello y por otras razones crecía en mí el cariño  por aquella mujer a la que nunca le dije madrina,  tal vez reservándole otro rol en  mi vida.                               

  

Pasaron los años y mis deseos comenzaron a magnificarse desde otra postura y desde una mirada de hombre que no dejaba de soñar con que algún día se cumplirían mis sueños. Con arrepentimiento me he dicho, muchas veces,   lo poco que de mi padrino me importó cuando tuve que decidir entre ellos. Siempre nos separaba la porfiada elección de apoyarla más allá de sus errores;   hoy me atrevo a reconocer que eran muchos.                       

 

Fui descubriendo  comportamientos en ella que me causaban dolor.  Sabía,  después de presentirlo que  engañaba a  mi padrino con otros hombres.  Me dolía y me llenaba de rabia saberlo,  atreviéndome a decirle  lo que sabía.

 

Un día, sentado frente a frente, comencé por decirle cuanto dolor sentía  y con detalles que la sorprendieron,  le confesé con rabia  que sabía  de su engaño, lastimando a un hombre que la quería.  A lo que ella agregó  casi con ternura.

          -Son celos, tontito.

Luego,   me atrevería a más; y en un estado de confusión en el cual me liberaba ya  con atrevimiento, le  pregunté sobre las diferencias  de un hombre a otro y de lo que sentía cuando era poseída por otros cuerpos.    Sin detenerme,  en una morbosidad que desconocía de  mí, me atrevía a ir más lejos y, sin dudar,  me adentré al tema de la sexualidad.  No era mucho lo que de ello conocía, pero me bastó para sorprenderla con mis apreciaciones. Comencé diciéndole  de la vergüenza  y del dolor que le causaría a su esposo.

 

Dándome cuenta que hablaba desde mí, separé   los reproches; haciéndolos en segunda persona, continúe diciendo  cuánto en mi sentía.  Ella río y tomando mi mano me llevo hasta el lado de la cama donde se hallaba sentada.       

 

Me acarició  buscando que volviera la calma, después, para mi sorpresa enumeró las ocasiones en que se había dado cuenta de lo que yo por ella sentía. Sin rodeos, agregó.

-         Vos y yo somos iguales, solo que yo me atrevo, y vos no sos capaz de decirme lo que sentís, yo sé que te caliento  y me deseas, que te confundo y te causa dolor cuanto sabes de mí, desgraciadamente, más de lo que deberías saber. 

Luego continúo diciendo.

-        Lo sé desde cuando me dejaba estar para tenerte en mis pechos  y sobre mis piernas, sintiéndote, cuando comenzabas a temblar.  Además, sé que reprochas mi actitud, en la que engaño a tu padrino;  de ello no puedo decirte más, algún día lo averiguarás cuando entiendas más de las mujeres, En cuanto a los otros hombres,  sé que te gustaría ser vos y no ellos. ¿O no?

Luego confesándose, agrego.

-        También te he sentido y he pensado en ello, formulándome  millones de veces la misma pregunta: ¿estará bien alentar los deseos del ahijado de mi marido?  Hoy me digo sin miedo. ¡Sí, vale la pena intentarlo! 

 

Dicho esto, me dio vuelta tomándome de los hombros, se recostó y me dejó caer sobre sus pechos y entre sus labios que comenzaron a morder los míos, sentí cómo se abrían sus piernas, dejándome caer en ese bello abismo al cual no terminaba nunca por descender.  Luego, sus manos fueron hasta mi espalda, bajaron por mi cintura y se quedaron allí, acariciándome.  De a poco fueron descendiendo,  sus manos buscando un espacio entre los cuerpos que se posesionaban uno sobre el otro, sin ganas de separarse nunca. En la ansiedad de lo desconocido, sentía deseos de disfrutarla gota a gota, pétalo a pétalo como el rocío sobre la rosa, como un  desvelado amanecer esperando del sol  para hacer cierto  mis sueños.       Desesperado  en la intriga que alimentaban mis sueños, me estremecí  y busqué en su cuerpo el placer postergado en un largo tiempo de miedos, de   conteniendo deseos en la cobardía de no atreverme; callando en el silencio de la tonta timidez  cuanto del amor y del placer necesitaba.        

                                                                 

 Me elevo sobre sus brazos y descubro en el inconsciente  de  sus  deseos todo cuanto necesita y quiere  de mí.    Incontrolado y torpe busco el ruedo de su falda y lo llevo más arriba de su vientre  blanco  y terso. Dejando para después,  en el propósito de detenerme,  arriba, sobre la cumbre encrespada de finos tallos, para andar  por infinitos  rincones donde se espesa el monte antecesor de su volcán a punto  de erosionar. 

 

Luego, ya más calmo, me  detengo a contemplar su talle,  territorio de húmedas fosas donde morir quisiera. Cuerpo, retrato y paisaje de mujer, semejanza divina parecida a la gloria, sinónimo de miles de placeres a donde voy  por frutales jugos para saciar mi sed de caminante extraviado  en el desierto rojo de tu piel.

 

Nómade vagabundo,  perdido y descarriado en la planicie  deforme e inconclusa, donde se gesta la vida y late en apresurados estremecimiento  lacerada piel, agredida de manos y caricias esperando por el horizonte,  confín cercano donde se avienen reiterados espasmos  de placeres, allí donde se acaba  el deseo, tras  llegar de un largo camino de una dulce espera satisfecha   para después ir mar adentro, humedecido de saliva y sales, para ascender a las cornisas más elevadas de su carne aun tibia.   

                                                                          

Me quedo allí donde desesperada espera  por mí; imperturbable  a punto de incendiarme, apegado a su piel después que ella desabrocha mi camisa, dejando parte de nuestros cuerpos bebiéndose en el fragor de una incontrolable locura. Descarriado  en el ardor de la piel, me detengo, atreviéndome a hurgar más en ella; y en el desbocado deseo de explorar lo desconocido,  me atrevo a las profundidades, allí, donde  las sombras  perpetuaran nuestras culpas    

                                                                           

Enredándonos  en agitados abrazos,  laceramos de furia nuestros cuerpos estremecidos, liberando tabúes encadenados a temores.  Exasperamos el silencio y la frágil calma en acelerados latidos, después,  en   descontrolados  gemidos dejamos testimonio de nuestro atrevimiento reprimido.  

                                                      

Entregándonos sin descaro  ni culpas sobre transpiradas sabanas,  conteniendo,  impávidos y desnudos nuestros trajelados torsos. Mientras  ágiles piernas aprisionan los deseos en la desmedida locura de sentirnos. 

 

Sin rendirnos,  nos atrevimos.  El horizonte buscado estaba allí al alcance del placer, en las llamas de un infierno  que no cesaba de arder. Cómplices nos dejamos estar para saber y sabernos uno del otro;  y aún cansados de todo cuanto dimos,  nos disponemos a terminar, dejando pedazos de nosotros en el arrebato final del estremecimiento de un orgasmo, cobardemente postergado. 

 

Después, cuando menguaron las llamas,  apenas las brasas comenzaran a volverse cenizas,   nos vimos tiernamente, sin prisa; lentamente saboreamos el tibio roció de una dulce y placentera transpiración, donde se confunden  lo aromas, en un tibio aliento a flores de una boca ávida y sabedora de caricias  y de placeres.   Luego, nos tendimos a pensarnos, guardando inútiles palabras, acallando endebles arrepentimientos, nunca liberados.                     

                                                       

Me incorporo para examinar  minuciosamente el lienzo donde dejé mi obra, aún sudada de cansancios y descontrolada  agonía,  de ansiedades  y murmullos exacerbados, mordiendo  los labios, delatando, apenas,  la plenitud  complacida de dos cuerpos copulando  en la bella rabia de los deseos .                                                                                            

Después, en la paz recobrada, pereceaban mis huesos y mis músculos.  Todavía confundido, me niego a pensar, me sacudo,  me despabilo y como un animal satisfecho,  me decido a partir. Cumplido mis sueños no me atrevo a mirar atrás. Ella se queda allí, donde siempre esperó por este instante, Ahora,  un poco menos joven y menos arrepentida, más satisfecha y plena, sin vergüenza ni arrepentimiento.  Quizás por eso la quise.

Visitas: 166

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por Enrique Nieto Rubio el mayo 14, 2017 a las 8:34pm

baya una mujer maravillosa capaz de volverte loco en 

es muy bueno tu escrito amigo .  saludos . 

Comentario por francisco oliva quiroz el abril 27, 2017 a las 2:52am

Bravo poeta tu relato es todo un arte en la expresión escrita bella forma de decir y expresar los sentimientos me agrado leerlo...felicidades...saludos y abrazos

Comentario por maria el abril 26, 2017 a las 2:58am

MUY ORIGINAL, INTENSO ESCRITO CON MUCHO EROTISMO,MUY
HERMOSAS LETRAS, ME GUSTO LEERTE AMIGO POETA.

Comentario por JOSE DE JESUS GIL DELGADILLO el abril 26, 2017 a las 1:53am

VAYA QUE ES UN INTENSO Y EROTICO.. MUYEROTICO
RELATO.. DE COMO SE TORNA EN REALIDAD.. UN ACA
RICIADO SUEÑO. - FELICIDADES ROLANDO..
QUE LAS LETRAS SON TAN BELLAS.. QUE CON ELLAS
TAMBIEN LOS POETAS.. EN SUS LOCURAS.. COPULAN..

Comentario por Siby Castro el abril 25, 2017 a las 7:19pm

Buenisimo relato que nos regalas.

felicitaciones.

Siby

Comentario por celeste hernandez el abril 25, 2017 a las 7:01pm

UNA DESCRIPCIÓN SIN TABUES. FELICIDADES POR TU FORMA MAGISTRAL DE HECER PROSA, GRACIAS POR COMPARTIR. CELESTE.

Comentario por Josefa Alcaraz Martínez el abril 25, 2017 a las 3:42pm

Comentario por TRINA MERCEDES LEÉ DE HIDALGO el abril 25, 2017 a las 5:06am

Excelente relato, su trama atrapa de principio a fin, secuencia de ideas bien coordinadas, un tema erótico que rompe barreras- Felicitaciones.

© 2020   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio