Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

Un ángel sobrevolaba,

entre suaves nubes llamadas cúmulos

atisbaba entre los copos de blanco algodón

y observaba fascinado los bosques de la tierra

amaba la oscuridad y las sombras de sus ramas

anhelaba jugar entre sus hojas secas  

deseaba tener un bosque para sí mismo.

 

Un día, Dios lo llamó  a su lado y le encomendó

un viaje terrenal de muchos años en la tierra,

donde viviría junto a una hermosa mujer

quien lo cuidaría y que sería su madre.

 

El ángel miró los árboles y deseó ir

sin embargo, cuando llegó percibió

que sus amados bosques estarían lejos

y se enfadó mucho

no sabía que conociendo su díscolo carácter

Dios le tenía reservada una prueba muy dura

nada más nació y su madre partió junto a Dios.

 

Entonces, el ángel que había tomado

la forma de una niña blanca y regordeta

vivió muy sola en un castillo de cristal

encerrada entre cercos espinosos y fríos,

teniendo como única compañía

un gato negro de ojos verdes, muy juguetón.

 

Un día se quejó amargamente de su suerte,

Mefistófeles, que por allí pasaba la oyó

y tentando su suerte le ofreció

vivir toda su vida humana

en su amado bosque

a cambio, ella debía entregarle su alma.

 

La niña aceptó y se transformó en una bruja

con la piel verde y los labios negros,

y podía volar sobre una vieja escoba de paja,

empero no perdió su forma original.

 

Una noche de luna llena

al ver su imagen reflejada en las aguas

de un pozo negro muy profundo

la pequeña bruja lloró al ver perdida su alma,

su llanto fue tan profundo

que desde el cielo Dios oyó su lamento

fue en su búsqueda y le ofreció

un cambio: Viviría solo cinco años

en su bosque amado,

bajo la sombra de los kollis

de los cipreses, de los pinos,

manzanos, capulíes, eucaliptos

no podría recuperar su alma,

pero en lugar de entregarla a Satán

entregaría su alma al bosque

por el resto de su existencia.

 

La pequeña bruja aceptó y fue feliz,

pagó un precio muy alto, pues su alma

quedó condenada a vivir en su bosque

no volvería al cielo, ni sería exiliada al averno

su alma vagaría por toda la eternidad

entre las sombras negras de los árboles

entre el susurro de sus ramas

y el canto de las aves nocturnas.

 

Nada de eso la asustaba

ella estaba en casa

y era profundamente feliz,

allí donde su alma habitaría

hasta el fin de los tiempos.

PALONIA NICE

Visitas: 245

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por Sir Galahanth el agosto 3, 2018 a las 12:05am

Vuestra pluma, posee la elegancia que caracteriza 

a quien sabe esgrimirla; capturando desde el principio,

toda nuestra atención .

Es un honor leerle

Atte. Sir Galahanth 

Comentario por luis Francisco Pardo Huertas el mayo 18, 2017 a las 2:23pm

Muy bonita su narración, hay magia, personajes, naturaleza y un juego de sentimientos de anhelos, un concierto maravilloso de palabras que entretienen, transportan he inspiran al seducir, son cuadros de bellas pinceladas que encierran la grandeza del bosque y la metamorfosis de varias transformaciones sucintas por los manejos de tiempos, gracias por dar a conocer sus dotes de escritora...

Comentario por Palonia Nice el agosto 28, 2014 a las 9:02pm

GRACIAS YOLI, TU LEYENDA ME INSPIRÓ; SIN EMBARGO, LA LEYENDA DE MI BOSQUE ES OTRA Y ES LA HISTORIA DE MI PROPIA ALMA. LAS METÁFORAS QUE USO, SON EVIDENTES AUNQUE A SIMPLE VISTA PAREZCAN IMPERCEPTIBLES. UN ENORME ABRAZO. 

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio