Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

Levanté el auricular al segundo tono, escuché una voz de mujer preguntando por mi marido, no me sorprendí ni poco ni mucho porque debido a su trabajo, las llamadas a casa eran lo más habitual sin distinción de sexo. Le transmití la llamada al estudio y me dirigí a la cocina para continuar con mis quehaceres habituales.
Habría transcurrido una media hora cuando escuché la voz de mi marido en un tono que denotaba alteración y enfado. De inmediato salí de la cocina con la intención de ir a ver qué le ocurría pero, al cruzar el pasillo, paré en seco ante el teléfono supletorio y la tentación se apoderó de mí.
Con sumo cuidado, para no levantar sospechas, descolgué el audífono y me dispuse a escuchar la conversación. Descubrí, a través de la misma, que mi marido había mantenido una relación con aquella mujer y que, desde hacía varios días, intentaba darla por zanjada. Ella se oponía, amenazándole con presentarse en casa y contármelo.
No quise escuchar nada más, colgué el auricular sin miramiento ninguno. Ya no me importaba que se enteraran de que les había estado escuchando y me fui a la calle intentando digerir todo aquello.
Me senté en un banco del parque, mi cabeza estaba embotada, un cúmulo de ideas y de sensaciones contradictorias me invadían y, de pronto, me vino a la memoria un episodio de mi infancia …

-Mi hermana y sus amigas estaban riendo y bailando en una de las habitaciones de casa, ella era varios años mayor que yo y me tenía prohibido acercarme cuando se reunía con “su gente”. Una tarde, no puede evitar pegar mi oreja a la puerta de su cuarto intentando descubrir de qué hablaban y se reían. Me sorprendió mi madre. Sin brusquedad pero con firmeza me cogió de la mano y me llevó al cuarto de estar, me miró directamente a los ojos y me dijo:

“El que escucha lo que no debe, oye lo que no quiere” No caigas en la tentación de espiar a los demás, te evitarás muchos problemas”

Tenía toda la razón del mundo y no supe verlo. Ahora tengo un problema enorme porque ya no confío en mi marido, si no hubiera caído en la tentación de escuchar su conversación telefónica no me hubiera enterado de nada y todo seguiría como antes. Decirle que lo sé todo es declarar abiertamente que le he espiado y ya no volverá a confiar en mí. Perdida la confianza por ambas partes, difícil solución tiene esta historia. El cayó en la tentación de otros brazos y yo en la tentación de curiosear en su vida. Ahora estoy tentada de tirarme al río pero, esta vez, no voy a caer en la tentación; prefiero seguir viviendo y asumir que lo que va a suceder es ir cada cual por su lado.

Visitas: 192

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por Consuelo Labrado el junio 2, 2018 a las 5:47pm

Hola FRANSISCO:

Como se suele decir: "Saber no ocupa lugar" pero en este caso sería más apropiado aplicar lo de "La curiosidad mató al gato"

Gracias por tu visita a mis letras.

Comentario por Consuelo Labrado el junio 2, 2018 a las 5:45pm

Hola JOSEFA:

Comentario por Fransisco Garrison Carter el junio 2, 2018 a las 1:46am

Sumamente complicado afrontar una situaciòn asì, que requiere de mucha madurez y anàlisis con cabeza frìa. Es bien sabido que el saber màs enriquece, pero en muchos casos (como el de la narrativa) resulta altamente contraproducente.

Es complicado opinar o juzgar y solo el que vive el embrollo sabrà como afrontarlo en busca de la mejor soluciòn.

Interesante lectura.

Comentario por Josefa Alcaraz Martínez el junio 1, 2018 a las 11:56pm

Comentario por Consuelo Labrado el mayo 31, 2018 a las 5:10pm

Hola BETO:
A veces es mejor no enterarse de ciertas cosas porque la verdad duele en ocasiones como ésta.
Un abrazo

Comentario por Consuelo Labrado el mayo 31, 2018 a las 5:07pm

Hola CELESTE:
Tienes toda la razón, hay que atenerse a las consecuencias de nuestros actos. Ya sabes: ¡La curiosidad mató al gato!
Un abrazo.

Comentario por Consuelo Labrado el mayo 31, 2018 a las 5:05pm

Hola MARÍA MARTA:
No te asustes querida amiga que "del dicho al hecho hay mucho trecho" . Muchas gracias por dejar tu comentario siempre es gratificante recibir tu visita.

Un abrazo compañera.

Comentario por Beto Brom el mayo 31, 2018 a las 1:28pm

No siempre saber la verdad es satisfactorio.

Interesante relato.

Abrazotes, amigaza

Comentario por celeste hernandez el mayo 31, 2018 a las 7:55am

Cuando la tentación domina al ser...a las consecuencias se debe atener...Gracias Consuelo por esta narracion que cada ves e hace mas cotidiana...Gracias por compartir.Celeste.

Comentario por María Marta Britos el mayo 30, 2018 a las 8:22pm

Ya me estabas asustando, mi querida Consuelo, pues si bien no se debe escuchar lo que para uno no es, la inficelidad es algo que, en l personal, te confieso, sería terminal.

Es como dices..¿ Cómo se puede volver a confiar?

Pero de ahi a tirarse al río.., no,eso no.

Si bien te lo digo así, me encantó esta narración.

Clara y contundente.

Gracias, amiga!!

© 2020   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio