Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

En esta historia, donde los personajes existen en la realidad, podemos ver cuan pequeña es nuestra cruz, y aveces nos quejamos de su peso!!!!!

LA OTRA MIRADA


Juan está sentado en la mesa de un bar de su barrio.
Está apesadumbrado, su vida no es la que él esperaba, su trabajo está en decadencia, no tiene ganas se hablar, su vida es un caos, nada lo conforma, todo es gris a su alrededor, maldice la vida que le toca vivir.
Tener que levantarse todas las mañanas para ir a trabajar. Los fines de semana está tan cansado que le aturde escuchar la risa de sus hijos, a su mujer ni la escucha, ella habla y habla pero el ni se entera, la costumbre, la cotidianidad, hacen que ellos pasen desapersibidos en su vida.
Si hace calor, se enoja, si hace frió, protesta, ni que hablar si llueve, nada le viene bien.

Esa tarde era uno de esos días, que ni él se aguantaba.

Había salido de la casa dando un portazo, como si todos tuvieran la culpa de lo que a él le pasara.

Y ahí estaba en la mesa del bar, tomándose la cara con las manos, los ojos cerrados; pensando, ¿Por que a él.?

En una mesa lindera, escucha que una joven con un lenguaje casi incomprensible dice que va a esperar que llegue su pareja.

Juan abrió los ojos giró la cabeza y vio a una joven en una silla de ruedas, con sus brazos y piernas inmóviles, muy bien arreglada, que al verse observada, saludó complacida a Juan, con una sonrisa.
En su lenguaje casi incomprensible le pidió que le alcanzara el diario que estaba en otra mesa.
Juan desconcertado se lo alcanza, pensando,” para que lo quiere, si no podrá dar vuelta las hojas”. Es evidente que es paralítica cerebral y sus miembros están incapacitados de moverlos en forma voluntaria.
Se lo deja sobre la mesa y vuelve a su lugar, acomoda la silla como para poder ver que hará con el diario, mirando en forma disimulada.

Para su asombro, Mónica, que así se llama la joven, agacha su cabeza y con la boca y su cara va cambiando las hojas, Juan no lo puede creer.
De pronto nota que esta muy alegre por algo que vio publicado.
En ese instante entra un muchacho con características similares, pero puede deambular sin la silla, tiene menor secuela de su PC se bambolea al caminar, pero al verla a ella sus ojos se iluminan, la besa con amor.
Ella le muestra la noticia, que parece es importante.
Los dos sonríen en silencio, luego Beto que así lo llama ella, lee como puede con su lenguaje en vos alta: “-MONICA C. CAMPEONA NACIONAL EN LA CARRERA DE 100 METROS CON SILLA DE RUEDAS”.
Se besan están alegres.

Juan no puede con su curiosidad, se levanta, y mira con ellos el diario, esta la foto de los dos con la bandera Argentina.

La cara de asombro de Juan hace que Beto le explique como hace Mónica para correr.
- “Ella solo puede dominar a voluntad su cabeza y el pie izquierdo, que le permite correr hacia atrás impulsándose con el pie que acepta su voluntad”.

A pesar de su dificultad para hablar, le cuenta todo sobre Mónica, sus ojos brillan.

Dice : “Mónica perdió a su mamá cuando tenia 9 años, quedó con su papá, que le enseñó a valerse por si misma y a buscar siempre una posibilidad más.
Él ya no está.
Ahora somos una pareja, ella pinta con la boca, y corre para el club, se entrena en la semana, yo trabajo en La Solidaria, somos muy felices y agradecidos a la vida por lo que tenemos”.

Juan quedó perplejo, volvió a su mesa, terminó el café, pago, volvió a la mesa de los chicos y les dijo-“ GRACIAS”

Beto y Mónica se miraron y dijeron:- ¿Gracias, por que’?

9-10-07
María Rosa

Visitas: 71

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

© 2020   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio