Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

LA RAMA DEL SAUCE

Durante la noche una tormenta estremeció hasta los cimientos del sauce al que pertenezco. Los poderosos vientos hicieron notar su presencia al arrancar y arrojar a sus dominios infinidad de objetos, incluyéndome a mí misma. Solo unos pocos minutos fueron necesarios  para desprenderme violentamente de mi mundo conocido.

Las interminables pláticas, las risas fraternales, las discusiones acaloradas y el amor infinito que compartimos por tanto tiempo junto con las demás ramas, hojas, tronco y raíces en nuestro querido sauce no se darían nunca más. Mientras caía hacia las caudalosas aguas de un río que siempre murmuraba y contaba infinidad de historias que ninguno de nosotros entendíamos, comprendí que nada sería igual, mi tiempo de vida  se reducía dramáticamente a unos pocos minutos. Crecí con la idea de que la longevidad de un sauce, incluyendo la de muchas de sus ramas era más que envidiable, siempre estuve convencida de que mi tiempo y calidad de vida me regalarían el privilegio de experimentar miles de situaciones. Un gran pesar se apoderó de mí al sucumbir a las aguas siendo yo la rama más joven de mi comunidad No era justo pensé, había tanto que aún deseaba ver, escuchar saber y sentir.

El pánico al caer a las aguas fue abrumador, una rama no posee  capacidad de acción, inerte por naturaleza se limita a ser testigo de lo que ocurre a su alrededor, fiel observadora de un universo al cual trata de sacarle el mayor provecho  gracias a amigos entrañables como  las aves, las nubes o las estrellas que nos transmitían los ecos de tierras lejanas.

El terror de los primeros minutos a la deriva disminuyó progresivamente, acepté con resignación lo que me depararía el destino. La tormenta desapareció súbitamente, los poderosos vientos se alejaron y la luna apareció iluminando con su plateado manto la última de mis noches. Fue entonces que los  interminables murmullos de las aguas, los que nunca había logrado descifrar, se transformaron en la voz que me guiaría el resto de mi camino. Desafortunadamente, el camino restante era corto, la voz se apagaba progresivamente junto con los rayos de luna que colapsaron ante la intromisión de la noche eterna.

Iván Alatorre Orozco

24-Diciembre-2016 

Visitas: 215

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por TRINA MERCEDES LEÉ DE HIDALGO el diciembre 30, 2016 a las 5:42pm

Imagen relacionada

Un cuento hermoso, me ha fascinado. abrazos de luz, FELIZ AÑO

Comentario por LUIS GONZALO MACHADO SÀNCHEZ el diciembre 27, 2016 a las 10:42am

Gracias por compartir tus bellas letras sensibilidad profundamente exquisita felicidades un fraternal abrazo

Comentario por celeste hernandez el diciembre 27, 2016 a las 7:24am

Comentario por celeste hernandez el diciembre 27, 2016 a las 7:20am

QUE SITUACIÓN MAS TRISTE QUE FORJMA MAS DESGARRADORA DE ESCRIBIR UN FINAL, GRACIAS IVAN POR COMPARTIR , GRACIAS DE CORAZÓN, CELESTE.

Comentario por Josefa Alcaraz Martínez el diciembre 27, 2016 a las 12:00am

Comentario por Alberto Antonio Echavarria V el diciembre 25, 2016 a las 9:51pm

FELIZ NAVIDAD Y ÉXITOS EN EL 2017  DIOS LE BENDIGA 

Comentario por Gina Di Benedetto el diciembre 25, 2016 a las 2:19pm

Me encanto gracias por compartir 

FELICES FIESTAS

Comentario por Beto Brom el diciembre 25, 2016 a las 9:18am

Me sentí acompañando a la tierna rama, en su viaje acuático.

Disfruté leyéndote.

¡¡¡FELICES FIESTAS!!!

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio