Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

LA VOZ DEL NUEVO HOMBRE

el hombre nuevo intenta armonizar mejor con la realidad de su entorno. Ahora se llama obrero al siervo, que jamás fue ni será liberto. No soy un necio vituperador ni un pitoniso anarquista. Es inmoral la arbitrariedad de los privilegiados. No es estorbar, el limpiarnos los ojos. ¿Debemos permanecer empalados, a la miseria? ¿Qué les pueden ofrecer unas manos vacías, sus hijos? ¿Cómo se puede compartir un pan, cuando se sienta el hambre a la mesa, con nosotros? Me sangran las encías de tanto masticar miserias. Muchos me admiran, pero nadie se atreve a abrir la nevera. Sólo el amor se apiada, y me tira algunos mendrugos. Es la osamenta misericordiosa de la que alguna vez fue, una mujer bella. Sé que existe otra vida y para bien o para mal, les enseñe a luchar a mis hijos con honestidad. No toleró la perversidad de la prostitución murte. No vale la pena conocer al mundo de las vanidades, ni incursionar en el paraíso de las muñecas de silicona. Toco el clarín para que las hormigas abandonen sus cavernas. La realidad es muy diferente, a las pocilgas de los marginales.

Héctor Cediel “El perro vagabundo” 2011-01-30

 

Visitas: 37

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio