Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

Memorias “Pajarito a volar” una mirada a tiempo.

Llegue temprano esa tarde, había un revuelo bastante inusual, unos minutos antes un auto de la policía había llegada con un niño pequeño, de unos ocho meses aunque parecía de menos edad.

Un NN, me arrimé al Dr. Walter Pérez que estaba tatando de valorar su condición, al fin lo despojamos de cuanto lo cubría, quedo al descubierto un cuerpo desnutrido, cubierto de sarna sin expresión alguna, con el mentón finito y el pelo tupido solo en la parte superior de la cabeza, como los niños que nadie alza en brazos.

-          Parece un pajarito, dijo Walter.

La sarna y la desnutrición acompañados por el abandono parecían demasiado para la corta vida de Pajarito, todo eso se podría tratar en cualquier hogar estatal y luego como tantos otro seria adoptado, hasta que él mismo decidió marcar la diferencia, durante el examen tomo el dedo de Walter y por fin fijo la mirada en un rostro.

Se estuvieron mirando alrededor de un minuto y luego comenzamos trabajar con él, Walter pidió que no vinieran cuidadoras estatales a acompañar al niño, él personalmente se encargaría de buscarle un hogar.

En una de las salitas el regalón de todas las enfermeras empezó a caminar sin que nadie lo viniera a reclamar y tampoco a adoptarlo, se había convertido en el pequeño con más posesiones terrenales de todo el hospital, y en un ser simpático y sociable con nombre de animalito.

 Es bastante corriente que varias personas nos juntemos fuera del trabajo para algunos eventos, no me llamó para nada la atención una  invitación a un almuerzo en una finca campestre donde se celebrarían varios bautismos de los hijos de los funcionarios nacidos ese año, un evento glorioso y de gran espiritualidad que tenemos anualmente y además participan nuestras familias.

 Ocho de marzo de 1986, el parlante comenzó a convocar a los padrinos, dijeron mi nombre, es un error, permanecí en mi lugar sin inmutarme hasta que caminaron hacia mi Walter y Roxana con sus dos hijos y Pajarito en los brazos.

Nadie me dijo cual sería su nombre, así que cuando el párroco me pregunto con que nombre lo bautizaría, lo miré y dije muy bajito, Santiago Federíco.

 

Dedicado al Ingeniero Santiago Federíco Pérez Buttler, la única persona que en este mundo me llama madrina,  él y  mis hijos son los amores incondicionales de mi vida.

Marina.

 

Visitas: 162

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por marina el noviembre 12, 2011 a las 11:08pm

Gracias Ariel, tu eres una maravillosa poetisa, yo simplemente cuento historias.

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio