Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

En el vientre de una madre

dos embriones engendrados

se van gestando a la vez

en un tiempo limitado.

Ella, al igual que todos,

cree que existe un solo parto

y con su voz melodiosa

canturrea dulcemente

nanas de sueños dorados.

Muy suave, le va contando

fragmentos de su niñez

mientras fabrica en presente

un futuro idealizado.

 

Lo ve plácido en su cuna

con un osito muy blanco,

lo ve gatear por el suelo

ya dando su primer paso

y lo ve junto a su padre

hacer piruetas y juegos

riendo en un día soleado.

 

Pero, despierta del sueño

y ve su sueño truncado.

Un quirófano la aguarda

con su dogal de quebranto

y un bisturí que traspasa

los tejidos del acuario

para dejar sin aliento

ese sueño tan deseado.

........... 

Sintió al mar del desconsuelo

mojar con su sal de espanto

la claridad que la vida

le había puesto en su regazo, 

hasta que la voz del médico

la volvió de su letargo:

-Eran dos niños y por suerte

un embrión sigue gestando.

Mujer, tu guardas un ángel

como guarda el sol sus rayos-

 

Y al fin llegó ese momento

ya por todos anhelado

en un catorce de abril

del año noventa y cuatro.

Sebastián se hizo presente

cual mejor de los regalos

embelesando a sus padres

y a todos sus allegados.

 

Sebastián, que ya camina

y que habla balbuceando,

mira a su madre con ojos

de niño dios o de santo

y en su mirada le dice

trasmitiendo sin palabras,

un mensaje que proviene

desde el fondo de su alma

y ella escucha esa mirada

mientras sigue idealizando.

-Mamá, mi hermano está en mí.

  ha de jugar con mis manos,

  ha de correr con mis piernas

y desandará el camino

que lo apartó de tu lado.

Ya con mis ojos verá

todo lo que estoy mirando.

Cuando te beso, mamá,

él también te está besando

y si juego con papá,

él también está jugando,

pues yo, que los amo mucho

duplicaré este amor

con el paso de los años.

 

Ya no quiero verte triste

ni ver tus ojos llorando,

que habré de ser en la vida

el gladiador que te apañe,

el refugio que atesore

la eterna perpetuidad 

de un recuerdo inalterable,

pues yo poseo el tesoro

que del cielo fue brindado,

de saber que en este cuerpo

dos almas te están amando.

Mely Bethencourt

Visitas: 61

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por Mely Bethencourt el julio 16, 2014 a las 10:04pm

Adriana, agradezco profundamente tu visita y los halagos que brindas a mis letras.

Comentario por Mely Bethencourt el julio 16, 2014 a las 10:03pm

Gracias Enrique por tus palabras de apoyo para mi poema.

Comentario por Adriana el julio 15, 2014 a las 3:01pm

es un poema bastante sentido Melly , pero mas alla de sus contenido tiene un un muy buen versar...Gracias por escribir y compartir.Adriana

Comentario por Enrique Nieto Rubio el julio 11, 2014 a las 6:27pm

es precioso amiga y cuando salgan para para darle alegría a su llanto si 

precioso felicidades . 

Comentario por Mely Bethencourt el julio 11, 2014 a las 4:24pm

Gracias Samara por llegarte hasta mis letras. Si bien el poema tiene un dejo de tristeza, está basado en un hecho real. Ha sido un placer verte nuevamente en este portal

Comentario por Samara el julio 11, 2014 a las 10:28am

Querida Mely, me ha encantado pasar al Desvan y disfrutar tu poema. Hacía mucho que no entraba. Aunque la tristeza se hace patente en el poema, su ritmo te lleva . Muchas gracias guapa por compartirlo, un abrazo.

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio