Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

Como a Pedro, también la cobardía
se adueñó de mi espíritu inclemente
y mi vida transcurrió indiferente,
negando conocerme cada día.
No me vi en el enfermo que sufría,
ni en el anciano o en el niño inocente,
y no le dí limosna al pobre indigente,
sabiendo que era Yo quien la pedía.
No tres, si no, mil veces Me he negado,
antes de cantar el gallo en la aurora,
y al traicionar Mi amor, he navegado,
perdida en fría noche, oscura y traidora.

Visitas: 54

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

© 2020   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio