Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.












 
 
NO SERIA YO, SIN MI SOLEDAD
Cuando las sombras de la noche, en comunion con mi soledad Hada Terror  
y la incertidumbre, ahoyaban mi corazòn
mi pensamiento vagaba sobre la tumba de mi existencia.
El pasado (tiempo muerto, irreversible)
Y contemplaba mi vida
como un solitario desierto
bajo el extremo día
donde su solana presencia, abrazaba mi existir
queriendo desterrar, todo hálito de vida.
Y la constelaciòn nocturna, me cobijaba
y los silfos del recuerdo, me llevaban
el canto de las ninfas.
Mi desierto, sigue siendo solitario
cuya flora exigua, son ilusiones
ilusiones ahogadas constantemente  
por un mar de arena, empantanadas
por las dunas de la soledad.
Cuyos espejismos son oasis de esperanza.
Mi desierto solitario, carece del tormento de la soledad
y angustias por la felicidad.
Siendo un extraño endémico de la soledad
para los seres que amo,
Y sobre mi tumba
me vi en el éxito, amado, rodeado de afectos;
de halagos, aclamado.
Mi ego estaba implado de dicha.
Y las pupilas del recuerdo
fotografiaban mi rostro,
con señales de felicidad, de poder y triunfo.
Y al mirarme de nuevo, 
encontré solo soledad, de pie junto a mi reinado
como un exiliado, juzgado, abandonado; desahuciado.
Alargando mi mano en todas direcciones,
pidiendo albergue, mendigando compasión
piedad, a almas insensibles                   
ante las heridas de mi espì­ritu y de mi cuerpo.
Y me vi enamorado de una hermosa mujer
hincándome ante el altar de su grandeza
y su mirada de ternura y amor
me cautivo
y me dije, ella, ella es la amante, buscada
y al verme en sus ojos,
el reflejo de mi imagen
mostró a mi corazón, solitario
Y los sentimientos de ella, como un mar desbordado
anegaron sus ojos, y en su transido corazón
de amor por este hombre, derramo lagrimas
llorando vanamente. Revelándome sus secretos
y yo le revele los mios.
Mi vida es una morada solitaria
el espíritu de mi existencia, está saciado por la soledad Soledad : Paisaje nocturno  
y si no fuese por esa soledad y ese abandono,
yo, no sería yo.
De no ser por esta soledad y abandono
dejaría de ser yo.
De no ser por esta soledad y abandono.....
Y una tormenta, azota nuevamente mi desierto



      M. Moisés  aut.

Visitas: 789

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio