Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

Levanta la pluma el poeta en forma cabalística y frunce el ceño, quizás la alcorza distrae su atención o la neblina difuminada en su inspiración, no le permite cabalgar en ese corcel; pero sea cual fuere el caso, su mirada está perdida en el mar de los suspiros, con frases balbuceantes que dejan entrever un malestar fuera de lo común, al no sentirse contento con el poemario que viene bordando con sus letras.

 

Los anhelos, sueños y esos afanes tan avivados, van perdiendo brillo al no poder posicionarse dentro el parnaso apetecido, según el monosílabo mantenido dentro del drama esgrimido por el poeta.

 

La gravedad de la rutina parecía calar en su alma, aunque se podía apreciar en su escritorio, legajos escritos cuyas líneas parecía que flotaban en el vacío, satélites vagando sin un planeta donde asirse, ni un cosmos sin Dios ni gravedad.


Recién ahora comprendía el bate luego de zigzaguear por algunos laberintos de su pensamiento, el remanso suave que van dejando los años y dentro de ese contexto, aplausos, críticas, sonrisas y pesares por grafemas escapadas en los suspiros de la inspiración.


Cómo lógica consecuencia, las arrugas ahora formaban parte de su extenso vocabulario. En ese rostro ajado, se podían divisar los párpados cansados; a la piel se habían adherido mil y un tertulias sabáticas veladas y consagradas a la delectación baconiana, tras los bastos y oros de las retóricas plasmadas. Los cabellos huyeron, igual que muchas palabras que se escaparon, exiliándose en el archipiélago de la utopía.


Pero también había que reconocer que todo estaba “allí”, hasta ese aire a sabiduría mundana del hombre que ha vivido y gozado de todos los deleites al que ha podido acceder, sin aferrarse a posturas dogmáticas ni morales.

 

La paciencia de la gaviota había volado y fue ahí donde el poeta encontró el gusto de apartarse de todo tipo de tertulias, escribiendo de esta manera la carta magna del silencio


Sus amistades cercanas atribuían a los caprichos de la edad y a la genialidad de su arte; pero el poeta se reía de la comprensión ajena y, aún más, de sí mismo.

 

Un día, el poeta tuvo frío y entonces lo comprendió: él era todo el que no era. Hizo las maletas y desapareció para siempre en las páginas en blanco de su obra inconclusa.

Nelson

Visitas: 97

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por NELSON LENIN el mayo 31, 2019 a las 4:19am

Gracias Edith por tu espontáneo comentario que lo aprecio, atesoro y saludo a la distancia  

Comentario por NELSON LENIN el mayo 22, 2019 a las 3:54am

Por eso es inconcluso mi buen amigo Enrique, gracias por tomarte la molestia por estar en estas letras, mis saludos a la distancia  

Comentario por Enrique Nieto Rubio el mayo 21, 2019 a las 8:15pm

PRECIOSO tu escrito de este poema que al final desapareció con su pluma. 

saludos.

Comentario por NELSON LENIN el mayo 21, 2019 a las 4:28am

gracias compañera de letras Josefina por tu fino comentario a estas letras que alborozadas te saludan a la distancia  

Comentario por NELSON LENIN el mayo 20, 2019 a las 10:47pm

Gracias José Antonio por tu lírico comentario que lo valoro y me pongo contento que haya sido de tu agrado, mis saludos y aplausos no se dejan esperar para ti a la distancia 

Comentario por José Antonio Sifuentes Jaimes el mayo 20, 2019 a las 9:28pm

Aunque comentes que tu obra fue inconclusa,fue bastante interesante lo que has dejado escrito,tanto que la atención ha atraído y te dejo mi comentario complacido...

Comentario por NELSON LENIN el mayo 20, 2019 a las 2:59pm

Gracias por tu gentil comentario y el destacado que me obsequias, te agradezco y a la distancia te envío mis saludos Celeste 

Comentario por celeste hernandez el mayo 20, 2019 a las 7:42am

                                                                    

Comentario por celeste hernandez el mayo 20, 2019 a las 7:37am

Que bien identificas las prioridades, un tejido de vida ,que pocas personas aprecian.A veces nos volvemos tan exigentes con nosotros mismos que nos olvidamos de vivir y es entonces que valoramos mas el tiempo.Los amigos de nosotros son tan poquitos que nos sobran dedos de la mano, y la soledad nos aprisiona, nos atrapa , pero...¡sin sentirnos victimas !¿hemos sido amigos nosotros de los demás?Gracias Nelson un abrazo cariñoso Celeste.

Comentario por NELSON LENIN el mayo 20, 2019 a las 2:47am

Gracias amigo Críspulo por dejar tus huellas en estas letras que alborozadas saludan a la distancia

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio