Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

Cada vez que consigues poner calma
a mis penas de amor y a mis enojos,
a los ojos, mujer, te llega el alma
y me llegas al alma con tus ojos.

De la tradición

Es este amor

dulce jardín florido

lleno de tu presencia

y sus              aromas,

tus pisadas      sencillas,

tal                     palomas,

hacen que sea    muy bello,

lo                             vivido.

Y es tan                    bonito

tu sentir               que pido

a Dios        nunca me falte

 paz                   y tu alma

siga muy        cerca a mi

como               la palma

y tu sombra me habite

con                su brío

y seas          aquella  

gota                 de rocío

cada vez  que consigues

poner                         calma.

Y este sendero azul      donde vivimos

sembrando besos        y caricias bellas,

haciendo  germinar              a las estrellas

y al cielo enamorados            nos subimos.

Hagamoslo más bello                si sufrimos,

limpiandolo, mujer,                de los abrojos,

No importa que los días         queden cojos,

si los dos nos  amamos             con locura

que no vistan la horas          de  amargura

a mis penas de amor y a mis enojos.

No sientes que mis manos te estremecen,

te estrujan y te aman           y te encienden?

No sientes que mis ansias          te pretenden

y mis olas de amor                contigo crecen?

Sabes que nos amamos                  y florecen

los bosques de eucaliptos         y de palmas,

y se incendia el amor         y son sus llamas

fragua que en los luceros             se ilumina

y habita en tus confines              y camina

a los ojos, mujer,      te llega el alma.

Sentado                        en la ribera

de tu                             aliento,

el beso             se convierte

en                  travesura

delira entre tus labios

y            apresura

liberar en tu boca

el     sentimiento.

Recibe  tu ternura

el     pensamiento,

y se queda ante ti  

puesto   de hinojos.

Y de tu pecho   amor

siempre           recojo

apasionada           luz.

En ti                  deliro

estoy                contigo

y con tu amor   suspiro

y me llegas    al alma

con                   tus ojos.

Antonio EScobar Mendívez

Imágenes Google

Visitas: 55

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

© 2017   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio