Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

Mi amado habló, y me dijo: levántate, oh amiga mía, hermosa mía, y ven. Porque he aquí ha pasado el invierno, se ha mudado, la lluvia se fue; se han mostrado las flores en la tierra, El tiempo de la canción ha venido, y en nuestro país se ha oído la voz de la tórtola”. (Cantares 2:10-12)





El libro de Cantares es sin duda exquisito. Una obra literaria hermosa que nos habla del verdadero amor que produce apasionamiento entre un matrimonio. Los personajes principales son la sulamita y Salomón. En este libro se nos relata el amor tan profundo, intenso y fuerte que tiene la sulamita por su amado y viceversa. Es un amor dulce, transparente, delicado y fuerte. Como el que debe existir entre un matrimonio.





Y espiritualmente debemos pensar entonces que nosotros somos la sulamita que espera ansiosamente el retorno de su amado. Que vive soñando y pensando en él. Que se desvela imaginando cómo será ese retorno y encuentro. Y Jesús es nuestro amado idóneo, perfecto, humilde, galante, hermoso, varonil y lleno de características y cualidades. Hoy tu amado Jesús te está llamando y lo primero que te dice es que te levantes. Como amigo te extiende sus manos y te invita a que vengas con él. Eres su hermosa creación, su novia perfecta, la causa por quien él derramó su sangre. Tienes mucha estima y valor a sus ojos, por tanto, no eres insignificante.





¡Ven, acércate a él porque ha pasado el invierno! Simbólicamente el invierno representa el frío, la soledad y la humedad. Un tiempo seco donde todo se ve blanco. Las hojas se caen de los árboles y estos se ven secos y muertos, aunque siguen estando vivos. ¡Cuántas veces has caminado sintiendo que mueres y que no tienes fuerzas! Donde te duele el cuerpo de tanta tristeza y tu alma espera calladamente la salvación e intervención de Jehová. Momentos donde tu corazón se siente prisionero y aunque quieres alabarle, de tu voz lo que sale es el quebranto. Pero tu amado te dice: “ha pasado el invierno, la lluvia también se fue. Es el momento ideal, llegó la primavera llena de flores, colorido y belleza. Ya no es tiempo de llorar, es tiempo de cantar y de celebrar porque tu Amado, tu Príncipe, Jesús viene a rescatarte de los lazos opresores del enemigo. La voz de la tórtola se escucha y su canto anuncia las buenas nuevas”.





Tu Pastorcillo fiel viene a despertarte del sueño con un beso puro. Sella sus labios con amor y te recuerda que eres de su propiedad. Él también ha estado esperando a que te percataras de que aunque te pareció larga la espera, siempre su amor te acompañó y te sostuvo hasta el final de ese largo invierno. Hoy su fuego arde en tu interior y estás vestida(o) con las mejores ropas. Hoy tu Señor te invita a que entres a su presencia para experimentar una nueva dimensión espiritual con él. Ha llegado tu momento, tu tiempo ideal de amores con el dador de la vida. Y esto sin duda es una época de primavera para que florezcas.





Autora: Brendaliz Avilés

Visitas: 131

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio