Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

Mi amigo y maestro Don Luis Mercadante, en esa noches que filosofábamos sobre las distintas maneras de ver un escrito, repito: en esas noches donde dejaba que sus palabras cabalgaran por el sinuoso lomo de su sabiduría, sabía decirme: Para triunfar en las letras hacen falta 3 cosas: Conocimientos, talento y la más importante de todas: Suerte.

Hoy, recordando sus dichos, quiero traer a este rincón mío, a una poeta ya desaparecida con la que compartí inolvidables veladas en cenáculos donde los poetas alzaban sus voces e incendiaban los ánimos. Y en ese fragor de ideas juveniles, ella, con su pequeña voz nos recitaba poemas de amor y desamor que no todos lograban comprender. 

Yo la miraba y en su lectura, no era ella, sino que era muchas veces la desolación que anunciaba un amor perdido Ella tenía conocimientos y también talento. Solo le faltó el último ingrediente para que la vara del reconocimiento la alcanzara.

Yo no quiero que quede en el olvido y aprovecho este espacio donde se posan ojos de distintas latitudes para que tengan una muestra de su elevada poesía.

RESPUESTA DESDE MI OTOÑO

Dices que te gusto

y quizás sea cierto.

Pero, estar enamorado

es algo muy diverso.

También tú me gustas-

¡Cómo no ha de gustarme

un brebaje tan dulce

en envase tan bello...!

Sin duda, te amaría

con un amor intenso

y sabio de caricias...

¡Oh! bien sé que arderíamos

en una misma pira

de anhelos y deseos

hasta quemar la angustia,

la soledad y el miedo,

¡O hasta que tú lo quieras!

Mas, no puedo entregarte

la mentira de un sueño-

Para mi otoño pálido,

(con algunos destellos)

tu verano incipìente,

es un festín ajeno...

Que sólo ha de mirarse

de afuera y en silencio.

He nacido temprano.

O tú has llegado tarde.

¡Yo, ya soy tierra arada

y tú, un labriego nuevo!

Nuestro tiempo es distinto,

sólo nuestras miradas

pueden tocarse, de lejos...

Autora: Dora Najles

de su libro "De abismos y resplandores"

Ediciones Clamor. Año 1979

PD) Dorita, ya he cumplido mi palabra, Tu poesía trascenderá las fronteras.

Visitas: 539

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por Ma. Gladys Quintero el junio 2, 2013 a las 6:53pm

Retomo: Conocimiento, talento y suerte!. El talento esta implícito entre el mismo conocimiento;  la actitud de liderazgo es la suerte la que nos permite abrirnos los caminos; incluiría a mi modo de ver las cosas la transcendencia se puede dar por medio del  sentir, expresar y transmitir, cada una tiene su propio proceso  en relación a objetivos y metas. La motivación es vital para encaminar cualquier tipo de tarea  ya sea por estímulos internos y externos que son las que nos permite seguir repitiendo el comportamiento porque se obra en consecuencia con  base a los resultados.  El escrito de la escritora impecable,  a criterio personal solo le falto “creer en ella misma para darle la transcendencia  a su propia obra y talento”  acariciar con sus manos su propio exito.  Felicitaciones Maestro por apoyar el talento!. Un fuerte abrazo para ti amigo.

Comentario por Ricardo Alvarez Morel el mayo 28, 2013 a las 5:14am

Gracias Isabel por tu acertado comentario.

Comentario por Ricardo Alvarez Morel el mayo 28, 2013 a las 5:12am

Josefa, me abrumas ante tantos elogios. Tus epítetos me elevan a una condición que no creo merecer, pero en este caso me siento orgulloso de este post destacado, pues intuyo que Dora Najles desde el cielo te estará bendiciendo

Comentario por Ricardo Alvarez Morel el mayo 28, 2013 a las 5:04am

Matilde agradezco la deferencia que tuviste al dedicar parte de tu tiempo en leer estas letras.

Comentario por Ricardo Alvarez Morel el mayo 28, 2013 a las 5:03am

Alejandra, yo no sé si el recuerdo es la canción que se ejecuta para volver imposible al olvido. Tal vez el recuerdo sea la esencia que permaneció detrás de nosotros mismos como un apéndice que indica que nada es tan absoluto y que por el tránsito hacia la ausencia hubo de trazarse el sendero de la presencia.

Hoy (como tantos) traje este recuerdo de bella nostalgia, pero es bien sabido que existen recuerdos amargos que también pretenden simbolizar parte de nuestros días.

Gracias por venir, por estar, y por dejar palabras presentes, que alguna vez pasarán a ser recuerdos y serán gratos.

Comentario por Ricardo Alvarez Morel el mayo 28, 2013 a las 4:48am

"Ella brota de una hoguera de fuego blanco en el centro del cielo. Ella es un humo blanco que anda, un humo encendido caminando por el aire: viene hacia Ganapán, se va acercando, de nube en nube bajando por las escaleras del cielo, y cuanto más próxima está, más chiquita es y más mujer.

(Eduardo Galeano, De su libro "La canción de nosotros")

Gracias María Lucero por la reflexión. 

Comentario por Ricardo Alvarez Morel el mayo 28, 2013 a las 4:41am

Leonardo, no pudiste esconder tu presencia, no lograste hacer temblar la llama de la vela porque el pabilo quedo tenso ante el chirrido de las cadenas del fantasma. Ahora estás aquí con tu coraza de hombre y tu esencia de niño para que logremos jugar al veo veo, piedra libre, gol. Dora te ha descubierto y ríe a mandíbula batiente. No te sonrojes; yo también te agradezco la intuición del silencio.

Comentario por Ricardo Alvarez Morel el mayo 28, 2013 a las 3:56am

Myriam, muy gentil de tu parte el leer este poema y dejar tu luminosa huella en el mismo

Comentario por Ricardo Alvarez Morel el mayo 28, 2013 a las 3:54am

Gracias Graciela, por dejar en este recuerdo a Dora Najles, la eterna canción de Ghost.

Comentario por Ricardo Alvarez Morel el mayo 28, 2013 a las 3:51am

Alguna vez, Pilar, cuando la puerta de los mundos se unifiquen en una única entrada y unidos a una copa de vino se encuentren Homero y Ruben Darío, Virgilio clarificando sus pasos con el Dante, Federico tallando sus peces de vidrio a la par que Machado hunde sus pies en las orillas del Duero, Góngora esboce una sota de bastos para que rompa en carcajadas Quevedo y Villegas mientras le grita ¡Mus!, blandiendo un clavel y una rosa para que la reina escoja, en ese día todos estaremos bailando la jota de las estrofas y las mayúsculas de un verso dardo. Y allí, subrepticiamente, nos veremos los rostros Dora, tu, quizás yo, y el resto de los que tenemos tinta en la sangre.

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio