Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

Tosía el pequeño niño

arrebujado en su cama

abrazando aquel juguete

de felpa amarilla y blanca.

 

-Duerme, mi niño- le dijo

su madre, con la mirada,

-que el mal que te aqueja ahora

con esa fiebre que avanza,

irrumpe en mi corazón

mientras destruye mi alma,

pues la llama de tu vida

lentamente ya se apaga-

Quiero estar siempre contigo

muy cerquita de tu cama,

porque no hay facultativo

que pueda por ti, hacer nada.

Sólo a Dios le voy pidiendo

si hay milagros, que los haga.

A cambio le doy mis ojos

para nunca más ver nada.

Han de bastarme las manos

cuando avancen las mañanas

para palparte tu cuerpo

e imaginarme tu cara,

y si él no lo quisiera,

le ruego con devoción

que si hay un cruel desenlace,

junto a ti, me vaya yo.

 

El niño ya está muriendo

entre sus gélidas sábanas

y la madre lo acaricia

aferrada a una esperanza

y suavemente le dice:

-voy a cantarte una nana-

 

Cuando lo tomó en sus brazos

y lo ubicó entre sus faldas,

abrió el nido de su pecho

que fue como abrir el alma.

 

Amigos y familiares

que en la alcoba acompañaban

quisieron sacarle el niño

para acostarlo en su cama

mas ella, con un sollozo

exclamó con voz quebrada:

-¡No me lo quiten, por Dios,

que el mismo Dios me lo arranca!-

 

Movió el pequeño los ojos

de bella mirada glauca

y murmuró en un susurro:

-Tengo seca la garganta-

 

Mojó los labios del niño

al par que le preguntaba:

-Hijo, di cuanto me quieres-

y respondió el niño aquel:

-hasta el cielo, madre santa-

siendo esa frase la última

que el querubín pronunciara.

Se extendieron sus pupilas

con la visión de la Parca

y de la luz que partía

cayeron dos gruesas lágrimas

que con sus besos, la madre,

en su boca las guardara

Con su mano temblorosa

le cubrió la nívea cara

y así cerró para siempre

los ojos que más amaba.

 

Llorando con desconsuelo

mirando a todos, les dijo:

-No saben ni han de saberlo

salvo que lo hayan vivido,

el dolor que siente el alma

ya convertida en despojo,

cuando se nos muere un hijo

y hay que cerrarle los ojos.

Mely Bethencourt

Visitas: 118

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por Mely Bethencourt el agosto 20, 2014 a las 4:42am

Es un gran honor Rafi , el que me haces al detenerte en mis versos. La tristeza, antítesis de la alegría, forma parte de nuestra existencia, de igual modo que el amor posee su contrapartida en el odio. Considero a manera muy personal, que en la amplitud de los opuestos se halla la gama de todas nuestras ideas volcadas en un papel. Gracias por haber llegado hasta mi pequeño rincón de locuras desatadas.

Comentario por rafi hermosa el agosto 19, 2014 a las 11:12pm
Que tristeza que bien narrada en el versar y en la pena...
Gracias Mely que bonito escrbes. Enhorabuena!!!
Comentario por Mely Bethencourt el octubre 12, 2012 a las 2:31am

Gracias Yoli por pasar por mis letras. Cuida mucho a tu hijo, pero te aclaro que no están los dos solos, Dios también acompaña, guía y protege. Te mando un beso y gracias por tu amistad

Comentario por Mely Bethencourt el octubre 4, 2012 a las 4:47am

Gracias Isabel por tus palabras. Es muy cierto lo que dices: Toda madre tiene un sentimiento especial para cada uno de sus hijos y cuando te falta uno siempre es el más importante, dado que como los dedos de una mano todos cumplen una función. 

Comentario por isabel rizzo el octubre 3, 2012 a las 5:35am

Amiga, es estremecedor tu escrito, muy fuerte, pero permitime decir que a pesar de la realidad  es aliviador poder derramar el dolor también en palabras. Nadie podrá sentir lo que no experimentó pero como madre, sabemos como y cuanto se ama a un hijo - Te dejo un abrazo de osa!!

Comentario por Mely Bethencourt el octubre 3, 2012 a las 5:20am

Gracias Rosamelia por tu comentario y tu visita. Realmente el tema es triste y provoca congoja, aunque la realidad y los pesares del mundo también nos acongojan.

Comentario por Mely Bethencourt el octubre 3, 2012 a las 5:15am

Agradezco profundamente tu preciso comentario a mi humilde romance. Siento una gran alegría saber que el tema te atrapó de principio a fin. Tu visita es apreciada y tu amistad también.

Comentario por Mely Bethencourt el octubre 3, 2012 a las 5:12am

Gracias Ricardo por tu elogioso comentario. El romancero español se nutre de diversos temas y este probablemente también pudo haber sido tocado. No obstante, acepto tu reconocimiento aunque dudo que pueda estar a la altura de los grandes cultores de este género.

Comentario por Mely Bethencourt el octubre 3, 2012 a las 5:08am

Gracias Pilar por tus palabras. Es muy triste la muerte de un hijo, porque aunque la muerte siempre nos sorprende, uno cree estar preparado para ver partir a los padres y no a los hijos. Eso lo sé muy bien ya que hube de padecer ese dolor.

Comentario por Ricardo Alvarez Morel el octubre 2, 2012 a las 8:25pm

Si bien la temática esta cargada de dolor y dramatismo, no por ello deja de apreciarse la belleza que enmarca al poema. El romance, forma que muchos consideran caído en desuso, es una de las características poéticas más difíciles de ejecutar, dado que es una forma de larga extensión y que a su vez debe mantener la atención del lector. Te felicito por tan bien logrado trabajo donde se demuestra que eres una poeta de alto vuelo. Una escritora española con romances en su haber es una genuina ibérica.

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio