Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

Los ojos negros del niño

se incrustaron en su padre

y su voz, suave, pequeña,

con la inocencia del alma,

como un eco de lamento

una pregunta forjaron:

 

-Padre, tú que eres grande

y ya has vivido más años.

Tú, que tienes en los labios

los consejos más humanos

y los refranes más sabios,

dime ¿por qué soy distinto

al resto de mis hermanos?

¿por qué no puedo encontrar

la fuerza que tienen tantos

y mostrarle a la vida

tantos juegos no jugados?

Dime, padre, ¿en que lista

anotaron mi pecado,

si yo no puedo acordarme

cuando mal me hube portado

y dios no quiere decirme

cuando seré perdonado?

¿por qué culpas del destino

a esta silla estoy atado?

¿en qué hilos invisibles

mis piernas se maniataron,

y dónde están esas brujas

que inmovilizan mis manos?

¿por qué no puedo correr

o realizar un recado,

o aprisionar con los dedos

las teclas del viejo piano,

o danzar por el jardín

sintiendo del sol sus rayos

que iluminen a mi pecho

y me vistan de dorado?

¿En qué distancia alejada

se fue perdiendo mi hada.

Esa, de vestido blanco

con adornos de oro y plata

que siempre lleva encendida

su dulce varita mágica?

¿Por qué no viene a salvarme

de las brujas que me atan? -

 

Padre, ¿Por qué no contestas?

¿por qué no me dices nada

para aliviarme de esta angustia

y alentarme en la esperanza

de saber en que momento

comenzará mi mañana? -

 

El padre abrazó a su hijo

sin murmurarle palabras,

mientras sus ojos cansados

derramaron una lágrima,

que se perdió en la impotencia

por no poder decir nada.

 

Le acarició los cabellos

con una caricia mansa,

que era un símbolo de amor

de su callada garganta.

Sintió fracaso en su voz

y ese nudo en las palabras,

que suelen sentir los hombres

cuando les tocan el alma.

 

Hizo coraje en su pena

hasta hilvanar una frase.

Quizás...con poco sentido,

tal vez...con mucho mensaje.

Le habló de un dios creador,

de duendes, hadas y ángeles,

de las estrellas, del sol,

y un mundo de chocolate,

donde jugaban los niños

que en la tierra no jugaban.

 

El niño cerró los ojos

mientras su padre le hablaba,

para montar el corcel

de un nuevo sueño escarlata

que lo llevaba a ese mundo

sin importar las distancias,

donde estaban esos niños

que en la tierra no jugaban.

 

Y cuando estuvo con ellos

encontró su hada blanca,

que lo envolvió con su halo

y le rozó con su vara,

para ahuyentarle las brujas

que maniataban sus manos,

mientras se soltaba el lazo

que a sus pies, habían atado.

 

Y en ese mundo de niños

sin cadenas, sin anclajes,

jugó, jugó como nunca antes

en la tierra había jugado.

 

Ricardo Alvarez Morel

 

 

 

 

Visitas: 366

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por Ma. Gladys Quintero el septiembre 16, 2012 a las 3:18am

Ricardo: Desde mi percepción psicológica podría interpretar el Romance del niño quieto: primero a nivel de dimensiones humanas traspasando los valores materiales e espirituales, luego aplicaría un poco de análisis transaccional para remontarnos en el alma del niño que es el juego existente entre hijo y el padre y comprender una realidad que sobresale a cualquier tipo de explicación humana sobre una condición de nacer con incapacidad ya por X o Y razón que no existe capa acidad de  entendimiento para justificar con palabras una situación  que lo imposibilita en  la respuesta y aceptar  comportarse en igualdad de condiciones  entre niño y adulto, que finalmente para resolver la curiosidad o expectativa del niño el padre le toco asumir el rol de niño para vivir el mismo trance en plena armonía de gozo sobre los resultados finales.   Felicidades amigo me acaparo toda la atención en su historia que va mas allá de los versos. Y te acompaño con mi estrellita.

Comentario por Ricardo Alvarez Morel el septiembre 15, 2012 a las 11:43pm

Gracias Nueva Vida por tus felicitaciones y por tu comentario. Eres una dama sensible y generosa, al poner tanta dedicación a mis escritos. Ojalá algún día pudiera ir a Rumania, para confraternizar con personas como tu. 

Comentario por Ricardo Alvarez Morel el septiembre 15, 2012 a las 11:40pm

Gracias Samara por este reencuentro con las letras. Yo, cuando escribí el poema, simplemente volcaba palabras, después, cuando ya estaba finalizado y lo leí en voz alta, sé que experimenté una rara sensación, pero muchas veces esas sensaciones de cariño que tengo para con mis escritos, es solo la alegría por ver ya nacido a un hijo de los pensamientos.

Tienes razón. No puedo medir que sentimientos causa en el lector, pero si los mismos mueven a expresiones como la tuya, entonces experimento la satisfacción por la obra realizada. Gracias por estar, por comentar y por tener esa fina delicadeza de cultura hecha mujer

Comentario por Ricardo Alvarez Morel el septiembre 15, 2012 a las 11:34pm

Carmen, vuestra visita me halaga y vuestro comentario me sonroja. Gracias por tan grata presencia en mi humilde rincón de sueños.

Comentario por Ricardo Alvarez Morel el septiembre 15, 2012 a las 11:32pm

Amigo Pablo. Es un grato honor el que me brindas con tan castizas expresiones. Siento un gran orgullo por ese comentario tan expresivo y a la vez tan detallado. Muchas gracias por el tiempo brindado a este poema. Él, desde su corazón de signos impresos, lo agradece.. 

Comentario por Ricardo Alvarez Morel el septiembre 15, 2012 a las 11:28pm

José Luis, tu paso por mis letras y tu comentario tan halagüeño me conmueve y a la vez me incita a seguir en esta difícil tarea de escribir, de logra conectarse con el otro a través de la palabra impresa. Gracias por tu presencia

Comentario por Samara el septiembre 15, 2012 a las 9:20pm

Querido Ricardo, sabes la cantidad de sensaciones y sentimientos que despierta este poema? los has medido?. No tiene medida, es ESPECTACULAR. mueve los cimientos del alma, agradezco enormemente lo hayas compartido con nosotros. ¡ Salve Poeta!, un abrazo

Comentario por Ricardo Alvarez Morel el septiembre 15, 2012 a las 7:29pm

Gracias Alejandra por tantos halagos. Realmente no creo merecerlos, pero los acepto porque sé que los brindas de corazón

Comentario por Ricardo Alvarez Morel el septiembre 15, 2012 a las 7:26pm

Pilar, tu comentario ha traído tantos recuerdos que las gracias te las respondo así;

Hay dulzura infantil

en la mañana quieta.

Los árboles extienden

sus brazos a la tierra

Un vaho tembloroso

cubre las sementeras

y las arañas tienden

sus caminos de seda

Federico García Lorca

Comentario por ANIEL el septiembre 15, 2012 a las 5:22pm

Por su belleza literaria y su sensible y duro contenido te destaco tu poéma estimado escritor...

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio