Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

Siempre junto a mi

en las más terribles de mis tempestades

y en mis apacibles calmas.

En las más frías y duras de mis incertidumbres

y en las más firmes de mis certezas.

En todas mis contadas alegrías

y en todas mis sombrías tristezas.

En lo claro y en lo oscuro...

Tú a mi lado siempre estabas.

Y yo, simplemente y sin piedad...

Dejé de verte, de sentirte, de seguirte, de escucharte.

Y un buen día de tu mano simplemente me solté.

Pero tu no te rendiste y seguias...

Siempre junto a mí.



Tu consuelo más sincero le ofreciste a mi sufrir,

me regalaste el más bello confort a mi descanso,

y el mas puro amor a mi necio corazón.

Y para mis crueles guerras

sin pensarlo ni un instante,

pusiste en mis manos tu paz infinita.

Pero yo cerré mis manos, mis sentidos y mi corazón

y nada de eso percibí...

Más sin embargo tu... tu...

Siempre junto a mí.



Cuando la soledad se apoderaba de mí

y la amargura me hacia llorar.

De inmediato me mandabas miles de flores

lunas, estrellas siempre las mejores.

días soleados, nubes y mariposas bellas,

atardeceres hermosos y arcoiris de colores.

Que mis lágrimas amargas nunca me dejaron ver.

Pero jamás renunciaste y seguiste...

Siempre junto a mi.



En mis trágicas y difíciles caídas

tu mano siempre me ofrecías.

Y en mis crueles batallas de mil noches sin dormir

extendías solo para mí, el mejor de tus abrazos.

Pero yo nunca mi mano te dí

y a tu abrazo jamas correspondí.

Y tú, con tu amor eterno... TÚ

Siempre junto a mí.



Hasta que un día,

todos mis terribles sentimientos

me atacaron y me golpearon tan fuerte

que una puerta se abrió dentro de mí.

Sin dudarlo por un instante

en mi interior te adentraste, de mi te adueñaste...

¡Y te sentí! ¡por primera vez tal como eres yo te vi!

¡Sin poder creerlo te escuche dentro de mi!



Fue como nacer de nuevo, 

sentir como jamás había sentido.

Amar como nunca había amado 

y vivir como nunca lo hubiese imaginado.

Tu abrazo me lleno de paz, tu beso de esperanza

y tu presencia le dio sentido a mi vivir.



Eres Hoy lo que me guía, 

mi alimento de cada día, la luz de mi camino,

la felicidad que dibuja mi sonrisa

y el resplandor de mi mirada.

Hoy por ti yo vivo, tu espíritu en mi ha renacido

y yo sin preguntar a donde tu vayas te sigo.

Te has convertido en el sol de mis mañanas

en la luna de mis noches, en el viento que percibo.



Yo sin ti mi Dios, ya no respiro.

Yo te quiero por querer

y no por que te TENGA que querer.

Te amo y te necesito,

Hoy y siempre aquí conmigo.

Como siempre lo estuviste, 

desde el inicio de mi vida y desde hoy 

hasta el final de la misma.

Como en cada instante, como en cada día

como en cada hora, hoy te pido y te lo imploro

¡No te vayas quédate en mi vida!

¡Vive en mí! por siempre y para siempre....

¡Sigue siempre junto a mí!


 

 

Por: Leti M. Fabián 


 

 

Proverbios 8: 34 “Dichosos los que me escuchan y a mis puertas están cada día, esperando a la entrada de mí casa”

                                                               

 

 

 

 

Visitas: 258

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por Leti M. Fabián el diciembre 1, 2011 a las 9:31pm

Gracias Alejandra, es hermoso contar con personas como tú.. Dios sabe por que nos pone en el camino..Abrazos para ti

Comentario por ANIEL el diciembre 1, 2011 a las 3:58am

hermosisima leti, realmente hermoso canto de amor a Dios. Te felicito amiga... Ale...

Comentario por Leti M. Fabián el noviembre 30, 2011 a las 11:59pm

Escuchemos lo que Dios quiere para nosotros, él no nos deja siempre toca la puerta de nuestro corazón para que lo invitemos a pasar. Si el Señor ahora está tocando a tu puerta, déjalo entrar no te arrepentirás. ¡ESCUCHALO!

 

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio