Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

 

De  pibes esperábamos  con ganas que llegara el domingo, porque   después de concurrir a la iglesia se nos premiaba con chocolate caliente, pororó azucarado y  coloridos copos de nieve pegándose en nuestros dientes, delicias  en que satisfacíamos nuestras necesidades de glotones.                                                                                                                                                            

Concurrir a la capilla por la mañana de un fin de semana era toda una fiesta,    después de oír los sermones interminables del cura Pepe  nos entreverábamos en un picadito en la canchita   de la capilla, con el padrecito de referí  sin dejarnos pasar una,  pero al final cedía ante nuestro vocabulario y patadas. Rindiéndose, le pasaba el pito a otro y se retiraba meneando la cabeza, preguntándole a dios " ay señor, que he hecho yo para merecer esto".

El padre Pepe tenía un firme concepto de los hombres, no escatimaba elogios  ante la grandeza,  la solidaridad y el perdón. Desde pibe nos tuvo al tanto  de cuanto en la vida nos esperaba, era como un resumen previo a lo que viviríamos. Mientras no se cansaba de decirnos.                                                                                                                                                       

-De la mano de dios encontraran el  camino, es más fácil, déjense guiar  y lleven de sus manos a todo aquel que de ustedes necesite-                                                                                                    

Era bello y a veces aburrido, pero no nos negábamos a sus palabras, en ella nos alertaba de los demonios, del paraíso y los infiernos, del perdón y  de la dignidad, de la vida y la muerte

Por él supimos  que después de la muerte existe otra vida, que Dios nos espera en su reino si en vida no lo rechazamos. En cuanto al eufemismo de la muerte todos teníamos nuestro interrogante. Un día le pegunte al padre Pepe.                                                                                                            

-padre como sabe dios cuando uno muere y el alma va hacia él. Tomándome de los hombros camine junto a mí.                                                                                                                                                   

-son los ángeles, los ángeles son quienes le dan aviso al señor.                                                                               

-en dónde están los ángeles padre-  pregunte ancioso por saber.                                                                                                                         

-mira pequeño, a ellos no los veras, pero están cerca de cada uno de nosotros y, si no piensa, en este mismo momento, un ángel está a tu lado cuidando por ti-                                                                 

Me di vuelta  buscando al mío, el padre se percató de ello y enseguida agrego.                                     

-no lo busques  a donde no lo hallarlas,  búscalo en tu corazón, veras que así sabrás de él-                        

Desde aquel día supe que alguien andaba a mi lado advirtiéndome de mis errores y de mis pecados,    yo respondía a él con miedo, en el temor del castigo y de que mi alma vagara después de muerto por un camino de sombras y llamas-

A pesar de los miedos sabíamos reír de la muerte, nos permitíamos ligeras libertades para poner en duda las serias aseveraciones del padre Pepe,

Una mañana el pueblo amaneció alborotado, las  vecina en la vereda comentaban  y daban detalles de lo sucedido, los hombres traían y renovaban las noticias más resientes y los niños nos encargábamos de revertirlas con pequeñas mentiras y oportunas ocurrencias que hacían más trágica la muerte de don Cayetano Martínez el peluquero del pueblo, se lo había encontrado muerto en su cama,  persignándose, los viejos daban gracias a dios por una muerte tan benigna y sin dolores.

Sentados en el suelo  al abrigo del sol tibio de la mañana   nos preguntábamos a qué hora partiría el alma de don Cayetano   y si la veríamos, No dejábamos de estar alertas y poníamos los ojos en el cielo  esperando verla partir.                                                                                                   

Luego, ya  con más profundidad alguien pregunto de repente dejándonos a todos boquiabiertos, -                                                                                                                                              

- ¿quién le avisara al señor que espere por ella?                                                                                                        

-su ángel -  grite yo,                                                                                                                                                            

-y si no le avisa,  que será de ella-  asevero el Luchito con un dejo de dolor.                                                             

-A mí se ocurre algo-  digo casi con vergüenza el panza que se ponía de pie para explicarnos de su planes                                                                                                                                                                  

Después, de recibir sus indicaciones  nos abocamos a la tarea de conseguir los utensilios para su logro.  El Martin trajo hilo choricero de su casa,  yo, aparecí con dos tarros de medio kilo  vacíos. "esos donde vienen los duraznos". El Panza  no proveyó de papel celofán.                                   

Manos a la obra, en poco tiempo tendríamos el elemento con que le comunicaríamos al señor de la partida de don Cayetano.  En hilo  pasaba por un augurito del fondo y se lo dejo allí con vario nudos para que no escapara,  a la otra boca se la tapaba con papel celofán atado con hilo en su perímetro exterior. Terminado ello, ya teníamos un teléfono para comunicarnos con el señor.

El Panza tomo un extremo del hilo y se retiró una prudencial distancia, puso en su boca  el tarro he intento llamarnos, luego, lo llevo hasta su oído y espero por  el retorno, mientras que de otro extremo todavía peleábamos por quien sería el que daría la repuestas al Panza  para activación de lo logrado.

El Martin gano  la pulseada y respondió alPanza.                                                                                             

-recibido, ¿me escucha Ud.? Agregaba a  los gritos mientras el Pansa alzando los brazos nos alegraba con su respuesta-                                                                                                                                            

Fue  el Martin quien trepo a los álamos .                                                                                                                      

- Bien alto-  le ordenábamos todos,  -bien alto para que el señor escuche mejor-

Una vez dejado un extremo de nuestro intercomunicador en la parte más alta de un álamo, nos dimos por satisfechos  convencido que desde allí el señor nos oiría. Luego nos abocamos a buscar la manera y las palabras para hacerle saber que el alma de don Cayetano  ya había partido.                                                                                                                                                            

-Recemos-  dijo el Mingo con cara solemne,  todos con gesto de trance rezamos un padre nuestro por el alma de don Cayetano,  mientras el Panza se ofrecía  a mandar el mensaje.

Miro el cielo  y con la voz más clara comenzó diciendo                                                                      

-Padrecito acaba de morir un hombre bueno, él nos cortaba el pelo a todos en el pueblo,  recíbelo en tu reino-  callo por un momento y siguió diciendo.                                                                               

- También tengo que confesarte algo,  yo a veces lo odie, perdóname. Pero tenía mis motivos. Cuando me largaba a la calle, para mi vergüenza y la risa  de todos con la cabeza rapada dejando mis orejas expuestas a la burla y las chanzas de los más grande que disfrutaban viéndomeasí                                                                                                                                                       

Oímos sus  últimas palabras y reímos de él,  después, alguien con sería dudas pregunto                                            

- y cómo sabrá dios que es el alma de don Cayetano , quizás en este momento estén viajandootras?  otras?                                                                                                                                                               

-Bueno-  dijo el Mingo - avisémosle que se llama Cayetano Martínez-                                                  

- Saben cuántos otros, se llaman así-   dije con agrandada zapiensa.                                                                                            -.

-bueno-  agrego el Panza  aseverando y, seguro que aceptáramos su propuesta                            

- pongámosle un numero-                                                                                                                            

- ¿cuál?  Preguntamos al unísono. Yo propuse rápidamente una cifra  y grite para que se me escuchara.                                                                                                                                                                      

-El seis cientos y ... –  no acabe de decir el resto, cuando vi que todos se persignaban                                     

- el número del diablo-  grito el Martin asustado.                                                                                                     

- el cuatro mil trescientos dos-  digo el Mingo y no se discutió más.                                                                           

Tomo el tarrito el Martin y se dio el gusto de ser el quien le hiciera saber al señor  el numero  con que distinguiría de las demás alma a la  del bueno de nuestro peluquero.                                                 

Respiramos satisfechos  en el cumplimiento cristiano de no desamparar una pobre alma,  después, cada uno dijo lo suyo y fueron más los que opinaron como el Panza "con respeto a los cortes del pobre finado", asegurándonos de próximos perdones.

Pasó el tiempo y quiso la vida que muchas otras almas partieran, viejas y desoladas almas de quienes ame  me fueron dejando  solo.  A cada una me detuve  a ponerles un número recordando nuestras tontas fechorías de niño.                                                                                                                    

Quien podrá saberlo, quizás, alguien se aventure enumerar la mía  "quiera dios que sea el del final"  Tal vez  alguien se detenga,  contemplando el cielo, viéndola  ir,  esperando por mi alma ya en desbandada.  A lo mejor equivoque su vuelo ¿Quién podrá saberlo? ...

 

 

 

Visitas: 114

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por Enrique Nieto Rubio el mayo 30, 2017 a las 7:58pm
muy bueno si
saludos .
Comentario por celeste hernandez el mayo 29, 2017 a las 7:12am

CHIQUILLADAS , SIEMPRE SON OCURRENCIAS RECORDADAS GRACIAS ROLANDO POR EL BUEN RATO QUE ME DEJASTE AL LEERTE, GRACIAS SINCERAS Y FELICIDADES. CELESTE.

Comentario por Josefa Alcaraz Martínez el mayo 28, 2017 a las 5:53am

Comentario por Josefa Alcaraz Martínez el mayo 28, 2017 a las 5:47am

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio