Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

Una segunda oportunidad.



Me llamo Luis, soy un hombre de éxito, conseguí un buen trabajo y una posición acomodada y lo mas principal una mujer que me ama tanto como yo a ella, mi Raquel, mi amor, vivíamos felices en un céntrico piso en Madrid y como cada viernes nos tocaba sesión de cine y pizza en casa con la mejor amiga de Raquel, Elena,que se vino ha vivir en la puerta de al lado para estar junto a Raquel.
----A ver, ¿a quien le toca escoger película?.
Preguntaba Elena.
---Creo que a Luis.
---Por favor que no sea el fantasma de la opera, ya me se todas las canciones.
---O esa o una de acción.
---Pero Luis, ¿que tienes en contra de las de amor?
---Para que quiero ver películas de amor cuando con Raquel ya tango la historia de amor perfecta.
---No te pongas empalagoso que estoy sola.
---A mi me gusta que sea así y me llene de mimos.
---Sois unos pervertidos.
---Y tu Elena para cuando un novio, me gustaría alguien con quien hablar de cosas de hombres.
---Cuando este libre mi gran amor, ahora esta un poco comprometido.
---Bueno voy ha poner la película sino vais ha parecer unas marujas.
---¿Marujas nosotras?.
Fueron las dos a por Luis y no pararon hasta tirarlo al suelo entre risas y cosquillas, el resto de la velada fue divertida entre criticas a los actores y al guion de la película, después salieron a una heladería cercana a tomar el fresco en una noche calurosa de verano donde la diversión y el buen rollo siguió animada mente.
Paso el fin de semana y llego el lunes y como cada mañana Raquel quería hacer el amor.
----Cariño, que voy ha llegar tarde.
---venga, hazme el amor, así te llevaras mi aroma contigo.
---Cariño que no puedo llegar tarde.
---Pon una escusa.
---Ya las tengo todas cogidas y no se me ocurre ninguna.
---Pues di la verdad, he llegado tarde por hacer el amor con mi mujer.
---Cariño eso no lo puedo decir, se reirían todos en el trabajo.
Ella no hablo mas y paso a la acción poniendo a Luis a cien a base de besos y caricias y acabando haciendo el amor como casi cada mañana, después el salia con prisas y remugando.
---No llego, otra vez hago tarde, es una cabrona, pero como la quiero.
La jornada de trabajo era agotadora, informes ,expedientes, archivos, todo un mundo de papeleo y eso cuando no le tocaba viajar a alguna sucursal de la empresa, en el que tenia que buscar un bello regalo para quitarle el enfado de Raquel, que no soportaba estar sola por las noches.
Los días felices se fueron sucediendo pero ya se sabia que las tormentas vienen sin avisar, y mi tormenta se acercaba.
Un día tuve que ir ha comer con un cliente importante y mi jefe, la comida fue estupenda sobre todo por que se llego a un acuerdo importante para nosotros, pero al final de la comida el cliente sin darse cuenta volcó la botella de vino manchándome el traje y la camisa, el cliente se deshizo en disculpas y mi jefe , como el acuerdo ya estaba claro decidió darme la tarde libre no sin antes decirme que le pasase la cuenta del lavado del traje.
Me encamine hacia mi domicilio pensando en lo que haría con mi amor, podríamos hacer el amor, salir ha tomar algo, cenar fuera no se tantas cosas que me dio animo para llegar lo antes posible, valla sorpresa que se iba ha llevar, sin hacer ruido abrí la puerta de casa, mire en el salón y en la cocina,pensé que no estaría cuando escuche risas en el dormitorio, me acerque lentamente y abrí la puerta, lo que vi me dejo helado, no me podía creer lo que estaba viendo, Raquel, el amor de mi vida estaba follando con Enrique, mi mejor amigo, ambos me miraron sin decir palabra yo me gire y salí de la habitación, me puse una copa y comencé ha beberla lentamente, me sentía mal, humillado, insultado, despreciado como una mierda a la que le dan un pisotón, el primero en salir fue mi ex amigo, me miraba y no sabia que decir.
----Lo siento Luis, no es lo que te piensas, vine ha traer unos papeles.
---Y los papeles donde están.
---Yo, bueno, veras, no lose.
----FUERA, FUERA DE MI CASA.
---No le dirás nada a mi mujer.
---FUERA Y NO VUELVAS MAS, DESAPARECE.
Se fue tan aprisa que ni cerro la puerta, mientras apuraba la primera copa y me servia la segunda apareció Raquel.
---Cariño, no es lo que píen...
---Valla, solo me faltaba oír la frase gilipolla de siempre, osea, no pienso, te he visto follando, que coño quieres que piense,¿te tengo que dar las gracias por beneficiarte a mi mejor amigo?.
----Solo fue un calenton, no pasara nunca mas.
----¿Que me estas pidiendo perdón?.
----Yo te amo, tu me amas y me pensare el darte un hijo, se que lo deseas.
---Coge tus cosas y vete.
---No me estarás echando.
---COGE TUS COSAS Y VETE DE AQUI, NO TE QUIERO VOLVER HA VER.
En silencio cogió su ropa y sus objetos personales y con lagrimas en los ojos salio, se fue directa a la casa de su amiga, a la puerta de al lado donde le explico todo a Elena, de pronto escuche los gritos de ambas.
---- QUE LE HAS HECHO ESTO A LUIS, PERO TU ERES IDIOTA, NUNCA HAS VIVIDO MEJOR Y LO ECHAS TODO HA PERDER.
---- VENGO A QUE ME RECOJAS NO A QUE ME DES EL SERMON.
----PUES AQUI NO TE QUEDAS.
---QUE LO QUIERES PARA TI, TE LO REGALO,
Oí el portazo y como sus tacones se alejaban y también me pareció oír el llanto de Elena y lo achaque a la perdida de su mejor amiga y pensé que la vida es una mierda.
Apure la segunda copa y la tercera y la cuarta, mi vida se había vaciado de repente, me acorde de una frase, que del amor al odio hay un paso y era verdad, de todo el amor que sentía por Raquel se convirtió en odio, un odio tan intenso que me hizo llorar de rabia, salí al balcón, pensé como seria ponerse al otro lado de la barandilla, pensé como seria saltar, pensé como seria recibir el aire en la caída y pensé como seria ese golpe mortal y salvador que calmaría mi dolor, pero hay que reconocer que los suicidas son valientes, yo no tuve valor y lance mi vaso con todas mis fuerzas hasta estrellarlo con la pared de enfrente, mi mente no podía pensar mas, el alcohol me la había nublado,entre en el salón y al final quede dormido en mi sofá.
Los días que pasaron fueron de mal en peor, mi modélica vida se derrumbaba a mi alrededor, mi jefe al que conté mi problema me ayudo con el psicólogo de la empresa y una baja por depresión, pero una mi abandono fue mayor, mi aseo personal, mis costumbres todo cambio para peor y la que peor lo pasaba era Elena que se desvivía por mi, me hacia las comidas que apenas tocaba, se preocupaba por la medicación y por mi estado y le pagaba con desprecios, abandonaba mi casa a altas horas de la noche solo para emborracharme pues acabe hacia días con el mueble bar, y en mis recorridos nocturnos veía a la gente reír, eran felices, veía a otras parejas que me hacían recordar a mi Raquel dándome cuenta de lo vacía que era vi vida sin futuro ni esperanza, solo vagar, vagar por las calles envidiando lo que un día perdí y que nunca volvería a hallar, las noches fueron mi refugio en las que como un vagabundo las recorría buscando los sitios mas desolados pues quería llorar mis penas en soledad, al despuntar el alba volvía a mi morada como un vampiro huyendo de la luz del sol, de la alegría de la mañana, del optimismo de la gente y de su alegría, me encerraba en mi mundo sin querer salir, solo con las visitas de Elena intentando darme ánimos y yo echándola de mi casa y oyéndola llorar a través del tabique pero sin darme cuenta de lo que ella hacia por mi y de lo que ella sentía.
En temporada de tormenta siempre hay un rayo de sol y ese fue el que vi cuando recibí la llamada de Raquel,aquella llamada que esperaba con ansiedad, quería perdonarla, quería volver ha amarla a sentirla en mi piel, quedemos en un bar cercano con el tiempo justo de ducharme y arreglarme y volver ha ser como era antes disponiéndome ha ir a su encuentro.
Me acercaba al bar pero antes de entrar mire por el cristal para comprobar si había llegado, estaba en una pequeña mesa y estaba radiante, hermosa, yo pensaba que estaría como yo pero no, estaba mejor que yo, entre en el bar y ella me hizo señas para que me acercase y después de saludarnos me senté y pedí una copa, al principio ninguno de los dos hablaba, fue cuando le cogí las manos cuando elle empezó ha hablar.
----No se como empezar, se que hice mal y quisiera que me perdonases, me he dado cuente de que no puedo estar sin ti, necesito volver contigo.
Mientras seguía hablando algo en mi cambio,me di cuenta que ya no pensaba con el corazón si no con la razón, me di cuenta de que ya no estaba enamorado de ella, de que esas cosquillas en el estomago no las sentía, de que lo que decía sonaba falso y soltándole las manos hable.
----Perdona, lo he pensado mucho, mientras lloraba tu traición, mientras me emborrachaba para calmar mi dolor, mientras paseaba por las noches para ver si te olvidaba, mira, ves este vaso de cristal, así era nuestro amor, limpio, puro, sincero, fuerte por que lo protegía el poder del amor, pero tu lo rompiste, lo hiciste añicos, aunque quisiera coger los trozos y pegarlos ya no sera el mismo, habrá grietas, fisuras que sera la desconfianza y la falta de sinceridad, y sabes, ya no sera tan fuerte por que no tendrá el poder del amor, sera frágil y lo único que nos hará sera daño, mas vale que lo dejemos estar, lo nuestro se acabo.
----¿ Se acabo ?, metete tu historia del vaso por donde te quepa,sabes vine por ti pero te puedes ir a la mierda.
--- Fuiste tu la que fallo, fuiste tu la que follo con mi amigo, en mi cama, yo soy el ofendido,no tu.
La gente del bar nos miraba y murmuraba cuando llorando se levanto y salio del bar, yo por vergüenza me quede y apure mi copa y tranquilamente salí del bar,
No me apetecía ir a casa, me dirigí al estacionamiento y dentro de mi coche llore, llore amargamente, llore por mi cambio de decisión, coño la quería y deseaba y algo dentro de mi lo mando todo a la mierda, cuando de pronto alguien golpeo la ventanilla del coche, era la vigilante del estacionamiento.
----Señor, le ocurre algo, no se encuentra bien.
---No, no pasa nada, solo problemas de amores.
---¿Sabe una cosa?, cuando un amor muere otro mas fuerte ocupa su lugar, que tenga un buen día.
Pensé en lo que dijo la vigilante, mi cabeza se puso ha pensar en lo acontecido últimamente y todo me hizo pensar en Elena, no se por que pero ella estuvo en todo momento conmigo, dándome ánimos, cuidándome y yo que , la despreciaba aunque siguiese a mi lado,no se por que me seque las lagrimas y salí del coche, cambie de opinión, subí a casa y encargue una pizza y unas cervezas, cuando llego la pizza cogí la película del fantasma de la opera y fui a casa de Elena, con miedo llame a la puerta viéndome ella plantado en la entrada con la pizza las cervezas y la película, y lo único que se me ocurrió fue, perdoname, ella rió como una loca y ha empujones me hizo entrar, fue como el los viejos tiempos, bromas risas solo faltaba Raquel, cuyo fantasma aun estaba en el aire.
Pasemos una velada maravillosa comiendo pizza bebiendo cerveza y cantando las canciones de la película, pero en la escena final cuando en la tumba de la protagonista aparece la rosa negra me salí al balcón, necesitaba aire fresco pues tenia los ojos húmedos de lagrimas, ella salio detrás miá y poniéndose en frente miá me seco mis lagrimas con sus labios, labios que fueron buscando mi boca y me beso, fue el beso mas dulce y tierno que había recibido, estaba tan lleno de amor que me deje llevar, la abrace, la bese,me di cuenta que en mi corazón algo fuerte nacía y crecía, cuando la mire a los ojos tenia ese brillo del amor en su mirada, iba ha hablar pero ella me callo, ella tenia algo mas importante que contar.
---Luis, ¿te acuerdas cuando nos conocimos?, estábamos en aquel garito Raquel y yo, yo era la seria de las dos, yo pensaba en el amor una relación seria y una familia, Raquel no, ella pensaba en el dinero y pasarlo bien, cuando te vi entrar algo me dijo que eras el amor de mi vida, recuerdas cuando me acerque y te hable, tu me mirabas y dentro de mi me empece ha enamorar hasta que apareció Raquel con su buen humor y sus ganas de vivir la fiesta que te embauco para ella, yo como buena amiga me limite ha dejarle el camino libre,cuando se vino ha vivir contigo yo tuve la suerte de poder alquilar el piso contiguo, no por Raquel, sino por ti, sabia que ella lo estropearía y quería estar a tu lado para coger tu dolor y calmarlo, y amarte como te he amado en secreto durante todo este tiempo, te quiero, te quiero , te quiero.
Me susurraba al oído, te quiero,esa noche hicimos el amor, con ternura y pasión, como dos adolescentes que comienzan ha descubrir su cuerpo, como dos enamorados que se entregan uniendo sus corazones en uno solo, como queriendo recuperar el tiempo perdido, fue tan hermoso que quisimos que durase una vida, nos casemos.
Mi vida volvió ha ser la de antes, conseguí un ascenso importante en el trabajo, vivimos en un chalet en una buena zona, mientras mi hija Ruth juega en el jardín, yo miro al cielo.
----Cariño que miras.
----Nada Elena, como cada día miro al cielo y doy gracias por haberme dado una segunda oportunidad para ser feliz.



Dedicado para Eli, que tu gusto por la escritura vuelva ha nacer y formes parte de esta gran familia.

Visitas: 66

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por Antonio Sánchez-Gil el junio 28, 2009 a las 2:43pm
Una bella historia bien contada, que engancha. gracias por compartirla.
Abrazos
Comentario por María Rosa el junio 27, 2009 a las 11:34pm
Hermoso relato tierno y romántico, me atrapó hasta el final, lo disfrute por el contenido, no me detuve a observar lo que comenta Aly, y disfruté del relato.
Un abrazo
María Rosa

© 2020   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio