Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

Vida de Camelia Ferguson Capítulo 13 de Enricostro

El joven y apuesto Pierre, se ha obsesionado con la preciosa y dulce Camelia; pues no pasaba minuto el día, sin que él se encontrara pendiente, de lo que sucedía en el jardín de la chica, para así contemplar la elegancia, y movimientos de la joven…


Ella siempre vestía de forma singular, pues sus vestidos eran muy largos…los cuales cubrían casi toda su piel; más dejaban entrever lo necesario, para percatarse de que era una hermosa mujer.

Pasados algunos días, desde su primer encuentro; Pierre determinó que debía de hacer algo…para poder volver a conversar con la chica; pues imposible le era apartarla de su mente, y ya no se conformaba con verla únicamente desde el balcón. 

Así pues, se marchó de compras, para obtener todo lo necesario, puesto que se arriesgaría a invitar a su dulcinea, a compartir una deliciosa velada….a sabiendas que todo podría resultar un verdadero fracaso; pues para comenzar desconocía si ella aceptaría; o en su defecto...si él, sería del agrado de su linda musa.


Empero como os exprese antes, los escritores son impredecibles…y usualmente, tienen bajo la manga; todo lo necesario para culminar con éxito, sus citas de amor.

Con todas las provisiones necesarias, contrató a dos cocineros y a un mesero profesional; provenientes de uno, de los mejores restaurantes de la capital…Quienes han preparado una exquisita cena, acondicionado el salón, dispuesto una mesa de lujo y ambiente fenomenal.

Cerca de las siete de la noche, Pierre casual pero elegantemente vestido, enfiló rumbo a la puerta principal de la casa de Camelia y ha llamado a la puerta.

Para infortunio del escritor, Nani ha sido quien se ha acercado a la puerta; y como supuestamente está ignoraba, del teje y maneje que se traían los dos tórtolos enamorados….ella, de forma cortante preguntó:
¿Qué desea…a esta hora de la noche?
-¡Buenas noches! Sé que no es hora de visita, más me preguntaba si, se encontrará la señora.

Aparentemente extrañada pregunto:
¿De parte de quién?
-Por favor, indíquele que le busca Pierre…el vecino de enfrente.
Permítame un momento, enseguida le informo.

Nani subió inmediatamente…encontrando a Camelia, escuchando todo cuanto sucedía en la planta baja, desde lo alto de las gradas…por lo que rápidamente la Nani le cuestionó:

-¿Qué haces allí?
¿Ocurre algo malo con el vecino de enfrente?
¡Ayyyy Nani…qué susto me has dado!
¿Por qué le has dicho que estaba en casa?
-Bueno mi niña, no me niegues que en algo raro andarás…que tienes el espíritu tan corto!
Y si no es así...¿Dime por qué, mirabas a escondidas?

-¿Yooo? ¿Cómo crees nanita? Yo nadita de nada…lo que sucede, es que estaba a punto de bajar, para observar en el jardín, la majestuosidad de la luna llena.
-Jummm! Conque nada…y después me dices de tu fascinación por la luna llena?
En fin, no sé qué te traes…más yo he venido a informarte, que hay un caballero preguntando por ti.
-¡Ahhh! ¿Sí?...Y quién es?
-Bueno mijita, quizás sea ese, a quien con tanto sigilo, espías día con día!
¿Crees que nací ayer?

La joven sumamente nerviosa y sonrojada, solamente esquivó la mirada…y bajó las gradas, directo a la entrada de la casa; y al encontrarse con el joven, quien se presentó más apuesto que nunca…apenas pudo balbucear tímidamente:
-¡Qué se le ofrece?
-Me encuentro aquí, porque me encantaría que aceptara, acompañarme a cenar en mi casa; hoy por la noche….a las ocho, si le parece bien.
¿Qué me dice?
-Uffff! No sé. La verdad es que no tengo costumbre de salir…y todo esto me ha tomado de sorpresa, por lo que creo; que desistiré de su amable invitación.

-Bueno mi bella dama, porque sé que no gusta salir, es que la he invitado a cenar en mi casa…y si es su deseo, la podría acompañar su Nani…Luego de esto, Pierre no pudo evitar esbozar una pícara sonrisa…

Camelia conociendo al arrojo de su vecino, percibió que este gesto, era con un tanto de ironía...y que el comentario era para retarla una vez más, a demostrar su templanza. Así pues, Camelia para sus adentros pensó:

Es un altanero…¿Quién se cree que es?

Por lo que, la joven respondió:
-Señor, yo me sé cuidar muy bien sola…Si no salgo de casa, es simplemente porque he conocido suficiente del mundo, y me cansé de tanto socializar. Más esta noche haré una excepción, y estaré en su casa, en punto a las ocho de la noche.

Pierre complacido y galante, agregó:
Si me lo permite, mi bella señora…seré yo, quien se presente de nuevo en su casa; para recogerla tal cual si viviésemos a kilómetros de distancia…
¿Qué le parece?

Este gesto le encanto a Camelia, y con una leve sonrisa...encantada acepto.

Continuará…

*Enrique Nieto Rubio*

 

Derechos Reservados

Visitas: 17

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por celeste hernandez el febrero 6, 2020 a las 5:25am

wuaw vere la otra parte claro que si...Gracias por esa chsiapa que dirige tu pluma,Gracias de corazón.Celeste.

Comentario por Enrique Nieto Rubio el enero 12, 2020 a las 8:31pm

 Isabel Flores Rodriguez muchas gracias amiga por tu valioso comentario, 

besitos . 

Comentario por Isabel Flores Rodriguez el enero 10, 2020 a las 4:25am

Te dejo mi huellita, ando por aquí deleitando tus relatos. 

Comentario por Enrique Nieto Rubio el enero 4, 2020 a las 12:53pm

 Josefina Camacho  muchas gracias amiga por tu comentario 

besitos . Imagen relacionada

Comentario por Enrique Nieto Rubio el enero 4, 2020 a las 12:52pm

Críspulo Cortés Cortés muchas gracias amigo por tu comentario,  saludos Resultado de imagen de postales de florecillas

Comentario por Críspulo Cortés Cortés el enero 4, 2020 a las 8:03am

GRAN LITERATURA ESTIMADO POETA Y AMIGO ENRIQUE NIETO RUBIO

Comentario por Josefina Camacho el enero 4, 2020 a las 2:17am

Enrique , compañero de sentires compartidos, un relato muy ameno y llevadero que entusiasma y deseamos seguir el nuevo capítulo . Gracias y abrazo desde el sur.

© 2020   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio