Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.



 



VIRTUD O PECADO




Es de noche y mi alma canta a mi amante
Mis ojos ansiosos la buscan para cantarle,
cantarle el lenguaje del amor.

Esta noche no es de virtudes, sino de pecado,
mi pérfida lujuria
excita a mi espíritu hacia la obscenidad.

Estoy ansioso
en el perenne deseo insaciable
de saborear el fruto de mi amada.

Virtud o pecado.
¿Que serea? !Que importa!
los dos nos deseamos
y nos presentamos uno ante el otro
como dos animales envueltos
en un halo de excitación carnal.

Alli esta ella, desnuda,
como hembra en celo,
escurriendo entre sus muslos
/el lubrico jugo de su fruto
cual raiz se contrae por los espasmos del deseo.

Sus pechos como dos dragones agitados
esperando ansiosos la húmeda
/y mordisqueante caricia,
preludio al fuego que los consumira
para transmutarlos en dos apacibles ciervos.

Mis manos anhelantes buscan su figura,
mi lujuria busca saciar mi insaciable deseo de su carne.

Deseo sus labios, mordisquear su cuello,
saborear sus pechos;
con hambre de perro hartar mis ansias,
tenderla en el lecho de la pasion
donde la lujuria urde mi plenitud carnal.

impregnando mi olfato, mis dedos, mi lengua 
/de su sabor perfumado.
(Espliego sexual que embriaga mis sentidos)
nos volcamos enlazando nuestros cuerpos
de un ensalivado beso
al preludio cortejo lubrico de la posesion y la entrega.

Mi olfato, mi gusto, mi vista, mi tacto;
todos mis sentidos están en ti, amada mia.

Recorriendo tu cuerpo, cada celula de tu existir,
de tu cabeza a tus pies,
hundiendo mi lengua en tu sexo
arqueando tus caderas por los espasmos
/contraidos del placer,
y como un vagido
grita tu garganta la proximidad de tu orgasmo
y retorno a tus labios palpitantes, rojos,
enardecidos por la carne,
temblorosos
como el pétalo de una rosa al caer la gota de agua;
labios que invitan al beso,
pechos agitados con promesa ha leche.

Todo en ti, no hay célula que no grite tu entrega.

Y al penetrarte te poseo y me posees
y en una cabalgata me entrego a ti,
con nuestros cuerpos enlazados
nos trasladamos al espacio
donde no existe nada mas que tu y yo,
donde no existe nada mas que el principio
de un todo entre el polvo de las estrellas,
mínimo fragmento de nuestra fusion,
efímero momento que llena el espacio
que me hace vivir y morir a la vez.
Y en el umbral de mi agonía
escucho como un preludio a mi muerte
tu dulce voz diciéndome,
"Amor, mi cielo"

!Ay amada mía!

Mis ojos amorosos te buscan para cantarte
cantarte
el lenguaje del amor.                                             
Mario Moisés aut.

Visitas: 90

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio