Poesia, pensamientos y reflexiones.

El desván del poeta.

 

Loreto no puede dejar de pensar en aquella tarde cuando el pequeño Nicolás se acercó a su lado sin despega sus grandes ojos de ella, camina sigiloso reflejando en su rostro  una gran preocupación, ella le toma con cariño  lo sienta en sus faldas, y sin dejar de sonreír le pregunta: 

Veamos, mi pequeñín  ¿Qué pasa por esa cabecita? Díselo a tu “Tía”. 

  El pequeño hizo un ademan, que quiere bajarse de tan cómodo regazo que le ofreció Loreto, y sin apartar su vista de la mujer,  que todos los días lo espera para saludarle en las mañanas, y despedirlo por las tardes. 

El pequeño alista sus pantalones, toma un mechón de su pelo que cae sobre su frente, el cual con suavidad  ordena hacia atrás, moja sus labios con su  lengua, carraspea y   con voz firme y decidida  trata de hilvanar las palabras justas y precisas que deberá decir a su maestra que lo mira con interrogante y muy ansiosa  de lo que dirá aquel niño de escasos seis  años de edad.

       -Rápidamente el pequeño Nicolás introduce su pequeña mano en el bolsillo, mira a su profesora, le muestra un anillo, y pregunta sin vacilar: 

       -¿Quiere casarse conmigo? 

       - Ella, asombrada por lo que acaba de oír, lleva sus manos al su rostro, queda en silencio, luego nerviosa, y con una leve sonrisa calmada, le mira y dice: 

       -¡Nicolás…. Eres un niño!  Además ¿que diría mi madre?

       Sin dejar de observarla, Nicolás le responde: 

       -Y ¿Cuál es el problema? A su madre la traemos a vivir con nosotros y listo. 

      Todo aquello Loreto no se lo esperaba, trató ahora disuadir a Nicolás de lo que estaba planteando, pero, no encuentra  palabras para persuadir  tal propuesta. Luego de unos segundos, el niño continúa con su petición y explica a Loreto lo que ha resuelto. 

       - Fue muy difícil prepararme para pedirle matrimonio, porque no sabía donde se realizaría la ceremonia, ni cuantos invitados vendrían, pero considero que deben ser pocos, para terminar pronto con la fiesta.   Luego nos iríamos a algún lugar para estar solos y así poder abrazarla y darle muchos besitos. Todo esto lo tengo aquí en mi mente, hace muchísimo tiempo. 

        Loreto sólo escucha. Quiere parar aquella conversación. No sabe como hacerlo, para no herir los sentimientos de Nicolás, se pone de pie, le toma suavemente de los hombros y  dice: 

       -Soy mucho mayor que tú, como podríamos andar en la calle, todos van a decir ¡Ahí va mamá con su hijito! 

       -Y ¿Cuál es el problema? Le responde de inmediato Nicolás.  ¡Que ellos crean lo que quieran! Ud. y yo sabremos que somos esposos. 

       Loreto respira hondo, frunciendo el seño, le responde, casi enajenada: 

       -¡Ya basta Nicolás! Esto no puede ser, debe existir amor entre ambos. 

       - Si, ya lo sé, dice el niño, con voz muy efusiva  Ud. todos los días dice que me quiere y yo igual, la quiero…..existe el amor entre nosotros, y no se  ¿cuál es el problema? 

       Ella ahora sólo atina  mirarlo fijamente a los ojos, le sonríe y con lágrimas que caen sin poder contener, le dice tiernamente: 

       -Nicolás… nuestro amor, pequeño mío  ¡es imposible!    El niño mira extrañado a su maestra y  pregunta  ¿qué es imposible?   

AUTOR: Bernardita Sandoval P.

( No puedo dejar de mencionar que suele suceder)

 

 

Visitas: 833

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por BERNARDITA DEL CARMEN S.P. el marzo 25, 2012 a las 10:40pm

Muchas gracias mi querido Eladio cariños Bernardita 

Comentario por BERNARDITA DEL CARMEN S.P. el marzo 25, 2012 a las 10:39pm

Gracias querida Josefa Saludos amiga linda Bernardita 

Comentario por Eladio Salvador Mora Peña el mayo 2, 2011 a las 12:59pm
Que problema tan bien descrito. EXCELENTE
Comentario por BERNARDITA DEL CARMEN S.P. el abril 28, 2011 a las 2:39pm

para ti  amiga mía.... gracia

Comentario por Josefa Alcaraz Martínez el abril 28, 2011 a las 11:35am
Dulce y tierno, lleno de inocencia y sensibilidad que solo se da en las almas nobles y sinceras de los niños que nos dejan estupefactos con sus respuestas llenas de sinceridad y nobleza que atesoran en su corazón y que nosotros los adultos vamos perdiendo con el paso de los años...
Gracias amiga Bernardita por compartir tan bellas letras...
Un abrazo y un beso con todo mi cariño para ti
Comentario por BERNARDITA DEL CARMEN S.P. el abril 28, 2011 a las 7:03am
...espero disfruten de la sensibilidad mas pura de nuestras almas ... ese primer amor, pero de cuando eramos chiquitos. Cariños

© 2019   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio